Latinoamérica ha avanzado en equidad de género en la industria TI, según Kaspersky

mujeres-en-TI.png

Digital Trends

“¿Dónde estamos ahora? Entendiendo el rol de las mujeres en la tecnología” es un estudio realizado por la empresa internacional, Kaspersky, dedicada a la seguridad informática. En este se encuestó a 13.000 mujeres y hombres que trabajan en TI y en el que la región latinoamericana se destaca como “campeón mundial” cuando se habla de equidad de género en este sector.

Incentivar a más mujeres en el espacio de TI ha sido tradicionalmente un desafío en términos de lograr resultados rápidos. Esto se debe, en gran parte, a las estructuras arraigadas y el efecto de bola de nieve que debe ocurrir en nociones de empleo, patrones de trabajo, modelos a seguir, representación en la sala de juntas y educación.

Sin embargo, en los dos últimos años se han producido avances positivos en muchos de estos parámetros, ayudado por un empujón de la pandemia y su impulso hacia el trabajo a distancia.

El mundo en el que vivimos y trabajamos hoy se ve notablemente diferente al experimentado en 2018, o incluso hace 12 meses. La pandemia de Covid-19 ha provocado cambios en cómo y dónde trabaja la gente. En este escenario, el 95% de las mujeres que trabajan en tecnología a nivel mundial han trabajado en casa desde marzo de 2020.

En 2018 y 2020 Kaspersky realizó investigaciones entre mujeres que trabajan en TI y tecnología, en Latinoamérica, Norteamérica y Europa. El objetivo era descubrir cómo se sienten las mujeres en la industria y lo que ha cambiado durante este período.

Hay varias señales alentadoras y muchas de las mujeres encuestadas han sentido un cambio en la mentalidad o las actitudes entre sus empleadores, o incluso han visto una progresión tangible con respecto a más mujeres de TI o líderes tecnológicos que ingresan al sector.

En general, más de la mitad (53%) está de acuerdo en que ha aumentado el número de mujeres en puestos superiores de TI o tecnología en su organización durante los dos últimos años. Sin embargo, las perspectivas no son del todo positivas y aún queda mucho por hacer. Solamente el 10% de las mujeres que trabajan en un rol tecnológico están en un equipo de mayoría femenina, en comparación con el 48% trabajando en un equipo de mayoría masculina. Aquí es donde el trabajo remoto puede jugar un papel importante, con muchas mujeres encuestadas que afirman que un buen equilibrio entre el trabajo y la vida es clave para fomentar más carreras relacionadas con la tecnología.

Encontrar un camino

En 2010 Kaspersky dio la alarma sobre la falta de mujeres que trabajen en tecnología. En aquel entonces, las mujeres eran muy conscientes de los beneficios que podía aportar una función tecnológica, pero la falta de otras mujeres que trabajen en el sector las hizo desconfiar de perseguir sus propias carreras TI.

Sin embargo, la última investigación demuestra que se ha avanzado con organizaciones que avanzan para brindar a hombres y mujeres más igualdad de oportunidades en los roles de TI.
De hecho, más de la mitad (56%) de las mujeres encuestadas coinciden en que la igualdad de género ha mejorado en su organización durante los dos últimos años. Además, el género se ha convertido en una preocupación menor a la hora de postularse para un puesto. Siete de cada 10 (70%) mujeres creen que sus habilidades y experiencia se consideraron má importante que su género durante el proceso de entrevista para su primer puesto de tecnología o TI.

Esto también se ha traducido en la dinámica del espacio de trabajo. Más de dos tercios (69%) de las mujeres que trabajan en tecnología o TI estuvieron de acuerdo en que ahora tenían más confianza, que su opinión sería respetada desde el primer día, independientemente de su género.

Más allá de los aumentos porcentuales tangibles en puestos de trabajo o en la sala de juntas, entender cómo se sienten las mujeres en el espacio tecnológico y cómo experimentan la vida diaria en el sector de las tecnologías de la información es fundamental para comprender la evolución real.

Latinoamérica

Más de la mitad (65%) de las mujeres latinoamericanas que trabajan en tecnología ha visto que, en lo que respecta a la igualdad de género, la cancha de juego se ha nivelado en sus organizaciones durante los últimos dos años, en comparación con sus contrapartes norteamericanas (57%) y europeas (50%). Es más, el 67% de las mujeres latinoamericanas está de acuerdo en que sus habilidades y experiencia se consideraron más que su género al aspirar a su primer puesto en la industria. Este avance obtenido en tan poco tiempo representa un paso positivo hacia la inclusión en el sector, de acuerdo a las conclusiones presentadas durante el foro virtual de Kaspersky “Mujeres Latinoamericanas en Tech: situación actual y desafíos futuros”, realizado el 3 de marzo de 2021.

Durante el evento en vivo, ejecutivas de Kaspersky expusieron los resultados del informe de la empresa ¿Dónde estamos ahora? Entendiendo el rol de las mujeres en la tecnología, realizado a partir de una encuesta aplicada a 13.000 mujeres y hombres que trabajan en TI y en el que América Latina se destaca como “campeón mundial” cuando se habla de equidad de género en este sector.

“La diversidad e inclusión ya no son sólo una cuestión ética: hoy representan un factor importante en la eficiencia empresarial y en particular, la industria tecnológica ha sabido entenderlo”, dijo Andrea Fernández, gerente general de la región SOLA en Kaspersky.

Destacó que una señal positiva de avance es que, más de dos tercios de las mujeres de la región (71%) se siente segura de que sus opiniones son respetadas desde el primer día de trabajo en la industria de TI. En este sentido, las mejor posicionadas son las peruanas (89%), seguidas por las mexicanas (72%), brasileñas (71%), argentinas (67%), las colombianas (66%) y finalmente las chilenas (62%).

Fernández también explicó que cuando se consultó a las mujeres sobre la brecha de género en la industria, ejecutivas de toda la región coincidieron en que, desde hace dos años, ésta ha comenzado a reducirse: las que más coinciden con esta afirmación son las peruanas (83%) seguidas por las chilenas y colombianas (ambas con 61%), mexicanas (59%), brasileñas (58%) y argentinas (57%).

La mayoría de ellas también mencionó que, al aspirar a su primer puesto en la industria, sus habilidades y experiencias se consideraron más que su género: las peruanas también llevan la delantera en este aspecto (88%), seguidas por las argentinas (72%), brasileñas (66%), mexicanas (65%), colombianas (58%) y chilenas (56%).

Durante este foro también se habló de los retos futuros en favor de la inclusión en la industria; Carolina Mojica, gerente de ventas de consumo para las regiones SOLA y NOLA en Kaspersky, expuso que, a pesar de una mejora global en la equidad de género, 30% de las latinoamericanas dijo que la falta de representación femenina las hizo dudar de ingresar al sector. Las que más dudas tuvieron fueron las brasileñas (39%) y chilenas (34%), seguidas por peruanas (30%) y colombianas (29%), y finalmente mexicanas (26%) y argentinas (24%).

Esta noción está respaldada por una impresión aún más amplia y es que 39% de las latinas sostiene que los hombres progresan más rápido que ellas en la industria tecnológica. Quienes más tienen esta idea son las peruanas (65%), seguidas por las brasileñas y chilenas (36% en cada caso), argentinas y mexicanas (33%, respectivamente) y las colombianas (29%).

“En mi opinión, el problema no es tan solo de la industria: la cuestión de los estereotipos de género debe abordarse tanto en el hogar como en la escuela, ya que es justamente ahí donde debe fomentarse la inclusión y el interés en la tecnología”, comentó Mojica, quien además expuso que, al momento de elegir una profesión, la mayoría de las niñas no considera a la tecnología como una alternativa laboral, pese a que solo el sector de ciberseguridad actualmente reporta casi tres millones de vacantes a nivel mundial.

Otro de los factores que ha tenido un efecto positivo en el progreso de las mujeres es el esquema de Home Office que se incrementó considerablemente desde el año pasado; 43% de las
mujeres de la región coincide en que la igualdad de género mejora entre los equipos que trabajan a distancia. Las colombianas y argentinas son quienes están más de acuerdo con esta afirmación (52% y 50% respectivamente), seguidas por brasileñas (48%), mexicanas (47%), y finalmente, chilenas (36%) y peruanas (28%).

Judith Tapia, gerente de ventas de consumo en Kaspersky México, explicó que, de acuerdo al estudio, el teletrabajo ha tenido impactos diferentes entre las mismas mujeres, pues mientras algunas valoraron la flexibilidad que logran al trabajar desde casa, otras comentaron que este esquema de trabajo durante el confinamiento las tiene al borde del agotamiento, tratando de balancear sus responsabilidades familiares con el progreso de sus carreras.

Esto puede explicarse a partir de que las mujeres que participaron en esta encuesta fueron cuestionadas sobre las funciones cotidianas que están restando valor al avance en sus carreras y 53% de las latinas dijo que habían hecho la mayor parte del trabajo doméstico en el hogar, en comparación con el 39% de los hombres.

“Pese a todo, el esquema de Home Office ha traído flexibilidad a las mujeres que trabajan en la industria y esto las ha hecho sentirse más fortalecidas para que, cuando se vuelva a la rutina pre-pandemia, exijan que se les permita trabajar desde casa. Además, el confinamiento nos ha permitido a las mujeres de todos los sectores demostrar que podemos hacer frente a múltiples tareas, entregar resultados bajo estrés y contribuir al crecimiento de cualquier industria”, resaltó Tapia.

Las panelistas concluyeron que los resultados de este estudio revelan que la industria de la tecnología tiene la oportunidad de impulsar el cambio en favor de las mujeres y lograr que éste se replique en otros sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top