El imán de Chile para atraer inversión en sus empresas

imán-chile.png

Por Vanessa Arenas | Digital Trends 

Tras convertirse en unicornios este 2021, Cornershop y NotCo han consolidado el talento que existe en el país y en la región para atraer capital de riesgo y continuar con su crecimiento.

Softbank Group Corp creó en el año 2019 el fondo de inversión de US$ 5 mil millones para Latinoamérica. Desde entonces se ha convertido en uno de los principales actores de capital de riesgo de la región.

Este año incursionó en su inversión directa hacia Chile, tras participar en una ronda de financiamiento de US$ 60 millones dirigidos a Betterfly, el emprendimiento de tecnología de la salud que aguarda en la fila de los posibles próximos unicornios del país.

Durante los últimos dos años ha crecido el interés de inversionistas en empresas chilenas, logrando que emprendimientos puedan acceder cada vez más a fondos de inversiones que los ayuden a expandir sus servicios y consolidarse.

Un informe de la Universidad de Cambridge destaca que “Chile ha experimentado un cambio sustancial en el mercado”, al lograr el segundo lugar de la región en financiamiento alternativo y liderar el volumen de financiamiento alternativo per cápita en LAC. Esto después de que en 2020 registrara US$ 42,04 superando los US$ 15,85 per cápita de Brasil.

Pero esto no es todo. Un reporte de Latam Fintech Hub revela que las Fintech de Latinoamérica cerraron 182 operaciones de financiamiento, lo que se traduce en un total de US$ 7.598 millones en inversiones durante el primer semestre de 2021. De esa cantidad, US$ 123 millones fueron para empresas chilenas. En el año 2020, la cifra de financiamiento en Chile fue de US$ 25 millones.

En esta línea, Pedro Vicuña, Investment Manager en StartUp Chile, responde a qué se debe este aumento de capital: “el ecosistema chileno está entrando a un círculo virtuoso, donde en el centro están los emprendedores sobresalientes que escalaron exitosamente sus startups a nivel internacional. Ellos han demostrado que la tecnología desarrollada en Chile es de calidad, lo que la hace competitiva con las que surgen en los ecosistemas desarrollados”.

Sin embargo, Vicuña resalta que parte importante de este financiamiento proviene de capitales extranjeros, ya que en Chile, “salvo algunas excepciones”, el sector privado ha sido conservador en su apoyo a las startups.

De hecho, agrega, la mayoría de los fondos de capital de riesgo nacionales cuentan con apoyo público, lo que limita su campo de acción. Afortunadamente, en el ecosistema local se está revirtiendo esta excepción privada y actualmente cuentan con más corporativos invirtiendo en startups, más family offices con foco en el sector y más fondos de capital de riesgo sin apoyo público.

El impulso de la pandemia

La Covid-19 provocó una de las peores crisis mundiales en todos los ámbitos: salud, social, económico. Sin embargo, las medidas de higiene y seguridad para prevención del virus también lograron reestructurar el enfoque de las empresas, que ahora se enfrentaban al cambio de comportamiento de los usuarios.

Vicuña lo ejemplifica con el caso de un restaurante que, limitado por los encierros y las restricciones de aforo, necesitó posicionarse en los marketplaces para ofrecer delivery de alimentos, y eso lo logró con financiamiento interno, al invertir en sus capacidades tecnológicas.

Frente a este escenario, las empresas buscaron la forma de encontrarse virtualmente con el consumidor. “Las startups con foco en la última milla se les presentaron múltiples oportunidades por un boom en la demanda por sus servicios, lo que hizo que invirtieran decididamente para expandir sus capacidades. Muchas de estas financiaron esa expansión con el apoyo de socios externos, los que aportaron capital a modo de inversión”, explica Vicuña.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top