Cinco tendencias y desafíos para la digitalización 2020

transformaciondigital-02.jpg

Fuente: La Tercera

Durante 2019 varias organizaciones internacionales dieron rienda suelta a la digitalización. Las inversiones, en este aspecto, se enfocaron en conceptos como mejorar la seguridad en la nube o la automatización, que se convierten en acciones cada vez más más recurrentes para los negocios que apuestan por incorporar nuevas tecnologías en distintas áreas.

Los avances en este aspecto han cambiado la manera en que las empresas hacen negocios, pero aún queda un punto clave, que es superar los problemas generados por la resistencia al cambio, por parte de los trabajadores. Pese a las tareas pendientes, un artículo publicado en Futurum Research analizó cómo las tendencias están cambiando el mapa.

1.Inversión en herramientas de analítica

El análisis de datos se convierte cada vez más en un aliado fundamental para las empresas. Algunas, incluso, han comprobado que su uso los ayuda con las estrategias de venta de sus negocios, permitiéndoles -por ejemplo- generar una mejor experiencia con sus clientes.

Este resultado se logra gracias a que todos los usuarios de internet dejan una huella de navegación con sus preferencias y estilo de vida. De esta forma, los dueños de las grandes internacionales y StartUps, están apostando por contratar tecnologías de almacenamiento de datos para innovar cambiando la anticuada forma de hacer negocios que se basaba en la intuición. Gracias a estas herramientas, hoy es posible tener los perfiles de cada consumidor.

2. Automatización 2020

La automatización robótica de procesos (RPA) evoluciona a pasos agigantados gracias. La robótica es la rama más popular de la inteligencia artificial y se estima que su evolución permite agilizar procesos complejos y ahorrar costos significativos para las industrias.

En este punto, muchas personas creen que las tecnologías RPA reemplazarán a los humanos, pero lo cierto -por ahora- es que son manejadas por humanos para optimizar funciones que a una persona les puede costar mucho tiempo o esfuerzo. Sin embargo, esto no significa que algunos puestos de trabajo no se vean amenazados en el futuro, pero el objetivo principal es que la pérdida de empleos sea mínima y contribuya a mejorar la calidad de vida.

3. Conversaciones reales con la Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial no es algo nuevo, pero lo cierto es que se espera para 2020 una mejora significativa en las capacidades de entendimiento de los asistentes virtuales que funcionan con ella. De esta forma se destacan, por ejemplo, los avances de Microsoft Conversational AI, que busca crear plataformas con un reconocimiento de voz mucho más agudo y capaz de entablar conversaciones complejas donde el asistente logre comprender emociones humanas, por ejemplo. Así, se podrán designar tareas de organización de forma más rápida y efectiva que se registrará directo en nuestras cuentas de usuario, teléfonos o computadores.

Además, en el ámbito del hardware se está avanzando poco a poco en la creación de chips específicos para los dispositivos inteligentes empleados como interfaz para los asistentes virtuales. Aquí se distingue entre procesadores de lenguaje natural, por hardware, y dispositivos de captación de sonido especializados, capaces de reconocer la voz en ambientes ruidosos.

4. Un ordenador portátil siempre conectado

Cada vez más trabajadores optan por trabajar conectados a su ordenador desde cualquier lugar. Por lo mismo en 2020 se espera que el concepto Always Conected Personal Computer, resuene en las oficinas. Se trata de una tendencia que busca optimizar la capacidad de los computadores para obtener conexión a las redes de internet desde cualquier lugar.

El esfuerzo científico-tecnológico sugiere que los equipos portátiles comiencen a operar con chips de comunicación LTE (o 5G), además de solucionar los problemas asociados a la duración de la batería debido a que deben soportar el uso de chips de alto rendimiento, como los Intel Core i7 o similares.

5. Vehículos conectados

Si bien, algunas empresas ya optaron por incorporar GPS en sus vehículos. Ahora la tendencia será -gracias al 5G, otra vez- la llegada de vehículos hiperconectados a ciudades inteligentes permitrá monitorear constantemente cada movimiento de los automóviles.

Algo parecido sucede con los vehículos conectados actuales, que sí generan muchos datos, pero estos no están repercutiendo como deberían en los servicios al conductor. En este aspecto el 5G, otra vez, y los nuevos computadores a bordo serán los que sienten las bases de los nuevos niveles de automatización, inteligencia aplicada de los datos y servicios al consumidor y las empresas.

Estos cambios, pese a lo maravilloso que suenan, están directamente ligados a la expansión de las redes 5G y de cuánto invertirán los gobiernos en infraestructuras capaces de hacerse cargo de los datos generados por el Internet de las Cosas (IoT) en smart cities con los nuevos y potentes compañeros de cuatro ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top