Amazon empuja la revolución de la nube a su segunda fase

multicloud-01.jpg

Fuente: Milenio

Si eres uno de esos grandes clientes de la Tecnología de la Información (TI) al que no le entusiasma la idea de ceder el control sobre sus datos más sensibles a la nube,Amazon Web Services (AWS) tiene un mensaje reconfortante: la nube llegó a ti. Llegará en forma de un rack de servidores, cargado con el mismo software que se utiliza en los gigantescos centros de datos de la compañía.

No es necesario que los datos corporativos salgan de las instalaciones, ni los problemas de latencia que pueden surgir al tener tareas de computación manejadas desde muy lejos. Esto promete un único punto de control sobre las cargas de trabajo informáticas que se manejan localmente, así como aquellas que transfirieron a AWS.

Los puestos remotos destacan un nuevo frente importante en la guerra de computación en la nube. El negocio de la “nube pública”, donde Microsoft y Google han batallado por ponerse al día, hasta ahora reside en grandes centros de datos centralizados.

Las compañías de TI tradicionales han rodeado los vagones prometiendo defender los costos irrecuperables en las instalaciones existentes de sus clientes y, al mismo tiempo, ofrecen proporcionar un puente a estos recursos centralizados con el nombre de “nube híbrida”.

Ahora, las compañías de nube pública invaden el centro de datos corporativo. Microsoft, después de una salida en falso hace dos años, recientemente reestructuró su propio servicio, llamado Azure Stack, que implica plantar su software en la nube en los servidores propios de un cliente.  Incluso Google trabaja con un conjunto de herramientas llamadas Anthos, para mover libremente las cargas de trabajo entre los mundos de computación privado y público.

AWS también reveló que planea usar los mismos racks de los servidores para alimentar una nueva constelación de mini centros de datos bajo su propio control, el primero ya está en operación en Los Ángeles.

Al igual que los centros de distribución locales que respaldan las entregas el mismo día para el negocio de comercio electrónico de Amazon, esto garantizará la entrega inmediata de bits digitales. AWS siempre ha sido un partidario de la idea de que toda la informática debe estar centralizada para cosechar todos los beneficios de la nube.

El hecho de que cambia de velocidad muestra que ahora fija su atención a la gran porción del mercado de la Tecnología de la Información de 3 millones de dólares que estaba destinada a quedar fuera de su alcance.  Para las empresas de tecnología tradicionales como IBM, Hewlett Packard Enterprise y Dell, esto representa una nueva amenaza significativa. En realidad, gran parte de su “nube híbrida” no tiene mucha nube. En su lugar, se trata de vender el mismo hardware y software antiguo para que los clientes lo ejecuten en sus propios centros de datos.

IBM, por ejemplo, enumera 20,000 mdd de lo que la compañía llama “ingresos en la nube” en los últimos 12 meses. Eso parece que lo ubica no muy lejos de los 32,000 mdd del líder en la nube AWS. Pero gran parte implica gastos de la Tecnología de la Información que parecen tener poca relación con el negocio de la nube pura.

En los primeros nueve meses del año, por ejemplo, 1,600 mdd de ventas de la “nube” de IBM provienen de sus mainframes (computadoras centrales) tradicionales y otro tipo de hardware. La respuesta de IBM fue invertir 34,000 mdd en Red Hat para crear una mejor manera de vincular la nube con la TI ubicada en la empresa. Sin embargo, ya tiene una fuerte competencia. En su principal evento anual en Las Vegas, AWS señaló que ya no tenía uno, sino tres servicios como este, y luego agregó un cuarto.

Sin embargo, por ahora es Microsoft quien proporcionó la visión más clara de lo que podría seguir de la próxima invasión de la nube del centro de datos corporativo. Su último servicio se basa en una pantalla única para controlar las cargas de trabajo informáticas en donde sea que se encuentren: en las propias instalaciones de un cliente, en la nube Azure de Microsoft o en otras nubes públicas, incluido AWS.

Esto apunta a la nueva posición ventajosa de la informática empresarial. La capacidad de convertir todos los recursos tecnológicos a disposición del cliente en una red sin fisuras se encuentra detrás de lo que se habla mucho actualmente en la industria, las hybrid multiclouds (multinubes híbridas) que ahora dominan el sector de TI.

Al igual que con la mayoría de las nuevas ideas en el mundo de la Tecnología de la Información, esto sigue siendo más un bombo de mercadotecnia que la realidad. Las primeras compañías que realmente pueden construirlo están en posición de ganar la segunda fase de la revolución de la nube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top