Inicio Noticias La era de las ‘startups’ ninis: ni generan beneficios ni reparan en...

La era de las ‘startups’ ninis: ni generan beneficios ni reparan en lo que se gastan

Compartir

03fd1129487c15711a825bc5b2f696aeQue una startup necesita que alguien invierta en ella para salir adelante no es ninguna sorpresa. El problema viene cuando estas empresas se alimentan en exclusiva de este dinero, en lugar de preocuparse en producir un modelo de negocio que genere beneficios. Es por ello que algunos expertos han empezado a dar una voz de alarma sobre la situación de algunas compañías emergentes.

“Decir que no existe una burbuja [tecnológica] porque no es tan alta como en 1999 es como decir que Kim Jong-Un no es malvado porque no es Hitler”. Así de claro lo explica el capitalista de riesgo Bill Gurley en la revista Wired, quien considera que la gran cantidad de dinero que fluye hacia las startup, y las altas expectativas que ello implica, obliga a estas nuevas empresas a gastar más. Y por lo tanto a correr el riesgo de quebrar si la corriente de capital se seca de repente. Es como el cuento de la cigarra y la hormiga pero en version Silicon Valley.

Gurley alerta sobre cómo muchas de estas empresas recaudan dinero aun cuando no lo necesitan, hasta el irónico punto de que no piden dinero pero “hay gente que intenta dárselo”.

startup_logo1El miedo de inversores como Gurley no es infundado, pues no sería la primera vez que explota una burbuja tecnológica. En 2001 muchas empresas de internet que habían visto inflado su valor por los capitalistas de riesgo cayeron en picado, como fue el caso de la española Terra, que se estrenó con subidas en bolsa de más del 200% en 1999 para luego desinflarse hasta su compra en 2005 por parte de Telefónica.

Dropbox, por ejemplo, fue valorado a principios de año en casi 8.000 millones de euros, cuando recaudó unos 200 millones de euros en una ronda de financiación. Pero la empresa de almacenamiento en nube tiene al menos un modelo de ingresos claro. Pinterest, por otra parte, ya ha recaudado casi 600 millones de euros, y su valor asciende a casi 4.000 millones de euros, cuando todavía está por ver cómo obtendrá ingresos.

Muchas ‘startup’ se nutren del dinero de los inversores sin ni siquiera tener que generar beneficios

Algo similar ocurre con Snapchat, a pesar de que rechazó una oferta de Facebook de más de 2.000 millones de euros. Y en España el fraude de Gowex abrió el interrogante sobre si se invierte demasiado en compañías de incierto futuro y valor real, incapaces de generar un modelo de negocio rentable.

Que no cunda el pánico

El emprendedor Pau Garcia-Milà, implicado en el mundo de la innovación a través de IdeaFoster y fundador de una startup de éxito como eyeOS, no cree que pueda explotar otra burbuja tecnológica, por mucho que adquisiciones como la de Whatsapp “inviten” a pensar que sí. “En 2001 se compraban empresas wannabe, proyectos futuros que todavía no valían nada”, afirma el empresario, “pero hoy en día las empresas que compran tienen beneficios, por lo que si la compra de Whatsapp le va fatal a Facebook tampoco significará su muerte”.

Fuente: El confidencial.