Inicio Noticias Fintech y P2P, la evolución de la financiación personal

Fintech y P2P, la evolución de la financiación personal

Compartir
A menudo el mundo de las finanzas está sembrado de tecnicismos que hacen de barrera para los ciudadanos que no están muy puestos en cuestiones económicas. De hecho, quizás nunca hayas escuchado hablar de “fintech” o préstamos “P2P”.

La palabra fintech es en realidad un acrónimo de dos voces inglesas que responden a financiación y tecnología. Resulta de poner en práctica los desarrollos tecnológicos para mejorar la financiación de quien solicita un préstamo y rentabilizar las inversiones de quien está dispuesto a conceder el dinero. En definitiva permite utilizar las ventajas de Internet para poner en contacto a empresas y personas.

En España son varias las empresas que nos integramos en el sector Fintech. Contante es una de ellas. Gracias a las nuevas tecnologías y los desarrollos informáticos podemos hacer llegar dinero de forma rápida a los usuarios que lo solicitan. Sin necesidad de oficinas y esperar colas o estar sujetos a horarios. Basta con entrar en Internet, rellenar un formulario y tramitar la solicitud de dinero para que, en poco tiempo, lo tengas disponible en tu cuenta. Este es el modo de trabajo de muchas empresas del sector “fintech”.

PEER TO PEER

Cuando la banca tradicional cerró el grifo de la financiación a las empresas, autónomos y familias, los usuarios tuvieron que buscar alternativas de financiación. Gracias al sector fintech se pusieron en práctica los préstamos P2P (peer to peer).

Es probable que te resulte familiar este argot de los programas informáticos que comparten archivos entre usuarios. Y tienes razón. El sistema se basa en el mismo principio: poner en contacto a personas.

Gracias a la tecnología, las finanzas han podido pasar de los bancos a formas alternativas conocidas como P2P. Con estas formas de financiación se pone en contacto a quien solicita un préstamo o un crédito con los inversores que buscan rentabilidad en sus ahorros. Todo bajo el amparo de organizaciones que se ocupan de estudiar cada caso y valorar el riesgo.

CÓMO ES UN PRÉSTAMO P2P

Cuando una persona se decide a utilizar plataformas fintech para solicitar un préstamo P2P sabe que en realidad el dinero que se le concede no procede de bancos, sino de empresas y particulares que buscan inversión. Cuando se solicita el crédito se aporta una idea, junto con la documentación en que se sustenta (plan de negocio, proyecto…).

La plataforma P2P analiza las solicitudes y determina el nivel de riesgo de cada caso. En relación al nivel de riesgo, el solicitante tendrá un mayor o menor interés de devolución y el otorgante del dinero su correspondiente interés de beneficio.

Cuando un inversor decide poner parte de su dinero en proyectos de financiación P2P está aceptando un riesgo inherente a toda inversión, pero tiene como ventaja la diversificación de sus inversiones y un mayor interés del que dan los bancos y fondos de inversión actualmente. Cabe recordar que los tipos de interés en depósitos están rozando el 0%.

VENTAJAS PARA UNOS Y OTROS

Para quien solicita el préstamo a través de las plataformas P2P hay una serie de atractivas ventajas:

  • Mayor probabilidad de que la solicitud sea aceptada.
  • Menor interés que el requerido por los bancos y cajas.
  • Menos requisitos que los préstamos tradicionales.
  • Relación casi amistosa que evita demandas por impago como primera solución.

Quien busca una alternativa a los modos de inversión tradicionales en estos momentos con menos auge también encuentra ventajas en el sector del Fintech y los préstamos P2P:

  • Mayor rentabilidad, con una media de entre 5 y 15%.
  • Una alternativa a otros sistemas de inversión con menos intereses y mayor riesgo.
  • Las plataformas P2P analizan cada solicitud y determinan el grado de riesgo que se asume.

Las opciones y oportunidades del sector Fintech y las plataformas P2P son tan atractivas que muchos bancos quieren sumarse y ofrecer préstamos mediante formularios “on line” de forma rápida y sencilla.

Los estudios vienen a poner de manifiesto que las nuevas tecnologías tienen mucho que aportar al mundo de las finanzas. Desde créditos más rápidos y alternativas de financiación, a modos más efectivos para analizar el riesgo de un crédito.