El rol de las fintech para avanzar en la inclusión financiera

las-fintech-clave-para-la-inclusion-financiera.jpeg

Fuente: Ámbito

Durante el primer panel del ciclo de charlas de Ámbito, se debatió sobre el crecimiento de nuevos ecosistemas que buscan facilitar el acceso a los usuarios de los distintos productos financieros y cómo la pandemia aceleró muchos procesos.

En una nueva edición del ciclo Ámbito Debate se analizó la realidad del mundo fintech desde distintas perspectivas, haciendo foco en la importancia que tiene la digitalización y la tecnología para lograr una mayor inclusión financiera.

Del primer panel participaron Fabricio Ladjet, Head of products en Naranja X; Santiago De María, Gerente Comercial de Liebre Capital; Emiliano Porciani, Chief Commercial Officer en Prisma Medios de Pago; y Malena Martín, Head de Producto y Marketing de Banza.

“Liebre se fundó a fines de 2019 y a principios de 2020 implementamos la app que tenemos hoy. En cinco minutos se puede bajar la app e invertir. Aceleró muchos procesos, tanto en la parte de inversiones como de bancos”, graficó De María.

“Liebre se fundó a fines de 2019 y a principios de 2020 implementamos la app que tenemos hoy. En cinco minutos se puede bajar la app e invertir. Aceleró muchos procesos, tanto en la parte de inversiones como de bancos”, graficó De María.

Los especialistas hicieron mención en un eje que atraviesa a la mayoría de las compañías: integrar cada vez más servicios dentro de las mismas plataformas. “Hoy todas las industrias están tratando de crear ecosistemas para que el usuario haga cada vez más cosas en sus plataformas. En Banza somos una app dedicada a las inversiones y al ahorro y buscamos incorporar productos para que los usuarios puedan hacer todo en la plataforma: pagar un servicio, tener una tarjeta, que puedan invertir. El proyecto que tenemos es tratar que los usuarios puedan cubrir la mayoría de sus necesidades dentro de la plataforma”, señaló Malena Martín.

Por su parte, Emiliano Porciani, sostuvo que actualmente “el cliente dedica poco tiempo a su core bussiness”. “El cliente necesita servicios para gestionar sus negocios y ahí empezamos a concentrar todo dentro de nuestra suite de productos. Alrededor de eso se empieza a conformar un núcleo que va a ir creciendo a lo largo del tiempo con cada vez más servicios que le facilite la vida al comercio”, remarcó.

“El propósito de Naranja siempre tuvo que ver con la inclusión y la educación financiera de las personas

“El propósito de Naranja siempre tuvo que ver con la inclusión y la educación financiera de las personas», aseguró Fabricio Ladjet.

El rol de las fintech en pos de una mayor inclusión financiera fue otro de los aspectos que se abordaron. Al respecto, Fabricio Ladjet, aseguró: “El propósito de Naranja siempre tuvo que ver con la inclusión y la educación financiera de las personas. Pasando de dar créditos a tener una tarjeta de crédito. Pero hoy el desafío es generar un ecosistema de productos, que tiene que ver con cuentas, préstamos, seguros y productos que den valor a los clientes y que contribuya a esa inclusión. El 40% de los nuevos clientes que tienen Naranja, nos dicen que es la primera experiencia financiera que tienen. Es cómo ingresan al ecosistema financiero”.

«El proyecto que tenemos es tratar que los usuarios puedan cubrir la mayoría de sus necesidades dentro de la plataforma”, señaló Malena Martín.

El centro es el cliente y la idea es facilitarle la experiencia al usuario. Y que se dedique a su core del negocio o poder invertir y generar ingresos. Desde ese lado, todas las empresas apuntamos a eso. Y a crear un ecosistema único, para que de ahí el cliente pueda ingresar y tener esas experiencias. Todas las empresas estamos de acuerdo. Desde Liebre, además tratamos de estar cerca del cliente a la hora de invertir y asesorarlo. Qué productos le recomendamos. Más allá de la facilidad que da la tecnología, es importante el factor humano”, remarcó De María.

La pandemia, en ese contexto, ayudó a acelerar la transformación digital y, en muchos casos, acortó plazos. “Liebre se fundó a fines de 2019 y a principios de 2020 implementamos la app que tenemos hoy. En cinco minutos se puede bajar la app e invertir. Aceleró muchos procesos, tanto en la parte de inversiones como de bancos”, graficó De María.

Porciani sostuvo que actualmente “el cliente dedica poco tiempo a su core bussiness. El cliente necesita servicios para gestionar sus negocios y ahí empezamos a concentrar todo dentro de nuestra suite de productos. Alrededor de eso se empieza a conformar un núcleo que va a ir creciendo a lo largo del tiempo con cada vez más servicios que le facilite la vida al comercio”.

Porciani sostuvo que actualmente “el cliente dedica poco tiempo a su core bussiness. El cliente necesita servicios para gestionar sus negocios y ahí empezamos a concentrar todo dentro de nuestra suite de productos. Alrededor de eso se empieza a conformar un núcleo que va a ir creciendo a lo largo del tiempo con cada vez más servicios que le facilite la vida al comercio”.

“Hay mercados más tradicionales, como el mercado de capitales, que tienen que seguirle el rimo a las fintech. Y creo que la pandemia lo que ayudó es a acercar mucho más esa nueva experiencia para que los usuarios puedan elegir, ya sea un banco o fintech, soluciones más rápidas y ágiles. Con una mejor experiencia al usuario. La pandemia, con todo lo malo, ayudó a mejorar eso”.

“Con la pandemia se generó un salto muy grande. En pandemia creció todo lo digital. Después se volvió a lo físico y ahí entramos en un proceso de recambio tecnológico. Implementamos terminales de capturas, con más capacidades y servicios para el comercio. Saliendo de la digitalización extrema de la pandemia a un mundo que termina siendo hibrido. De los más de 200.000 comercios que operan con nosotros, vamos a estar cambiando 150.000 terminales este año”, señaló Porciani, quien agregó: “Lo que nos desafió la pandemia y la digitalización, son estos nuevos estadíos: revisando los números del Hot Sale, por ejemplo, se ven saltos de una semana a la otra en la que crecen en un 100% las transacciones”.

Por su parte, Ladjet: “Nos permitió generar alianzas estrategias muy buenas. Poder experimentar, segmentar clientes. Y llegar a clientes que de otra forma iban a quedar excluidos. Pero seguimos teniendo desafíos, como la digitalización del dinero, la educación financiera, que no dejan de ser problemas: es como tener un auto y que no te enseñen a manejar. Creemos que hay mucho por trabajar. Sabemos que el 80% de las personas viven con menos de $75.000 al mes. Y las respuestas que esas personas se encuentran en el sistema financiero es un ‘no’, sin propuestas para que eso se transforme en un ‘si’. Por eso buscamos cambiar eso. Y utilizamos un score financiero, que le pueda presentar un camino al cliente para que sepa cómo puede acceder acredito. La educación financiera tiene que darse en términos prácticos. Hace seis años, las personas no tenían ida de qué era la TNA. Cuando salieron las cuentas remuneradas, se empezó a saber. En la práctica tiene un impacto muy bueno. Vemos un impacto fuerte en apostar a la educación financiera”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top