Las tres formas de hacer ‘open banking’ para expandir el negocio financiero

Open-Banking.jpg

Fuente: BBVA

La integración de servicios financieros a través de las APIs en plataformas de terceros, u ‘open banking’, empieza cobrar una gran relevancia como una vía de captación de nuevos clientes para bancos y ‘fintech’. Carmela Gómez, responsable global de Open Banking de BBVA, relató durante el Fintech Innovation Summit cómo las plataformas abiertas han permitido al banco un rápido desembarco en Italia o acceder a 25.000 trabajadores del hogar mexicanos para darles la oportunidad de bancarizarse.

El ‘open banking’ forma parte de una tendencia con la que las empresas responden a las nuevas exigencias de los consumidores, que no quieren cambiar continuamente de plataformas cada vez que hacen una compra o contratan un servicio ‘online’: por el contrario, necesitan que estas transacciones sean rápidas y fluidas. ”Por este motivo, si hace unos años la prioridad del diseño digital era crear productos para el móvil por delante de las webs (‘mobile first’), ahora asistimos a un giro hacia el ‘API first’, es decir, potenciar el diseño de APIs, las soluciones tecnológicas que permiten integrar parte del ‘software’ de una empresa en la plataforma de otra”, ha explicado Carmela Gómez, responsable global de Open Banking en BBVA, durante la entrevista que inauguró la segunda jornada del Fintech Innovation Summit 2021 celebrado la semana pasada.

Mediante esta integración en plataformas de terceros, los bancos ofrecen a sus clientes la posibilidad de utilizar su información bancaria de manera segura en el mismo espacio digital en el que empiezan una transacción. Además, permite a bancos y ‘fintechs’ ofrecer un amplio abanico de servicios, como ‘buy-now-pay-later’, pagos en varios plazos o a crédito, o la contratación de tarjetas y seguros desde portales no bancarios. Esta capacidad del ‘open banking’ de responder a las diversas necesidades de los consumidores facilita la captación de nuevos clientes por parte de las entidades financieras.

El cliente en el centro de la revolución

“Hay tres puntos principales que todo banco tradicional debe tener en cuenta en relación con el ‘open banking’”, explicó Carmela Gómez. “El primero de ellos es integrar todos los servicios en los lugares donde esté el cliente, para que puedan hacer uso de ellos sin tener que ir al banco”.

BBVA lleva años explorando estas posibilidades y ha sido uno de los bancos pioneros en abrir sus APIs a terceros con BBVA API_Market. Esto ha permitido sacar adelante proyectos como la integración de los servicios de BBVA México en la plataforma Zolvers, abriendo así la oportunidad de bancarizar a casi 25 mil trabajadores domésticos que no tenían una cuenta o un medio de pago para depositar sus recursos. “A través de una plataforma que ya conocen y en la que confían, pueden abrirse su primera cuenta y empezar a hacer su propia planificación”, profundizó Gómez. “Es un caso muy claro de inclusión financiera, que nos aproxima a las oportunidades que queremos ofrecer a la sociedad”.

En segundo lugar, la banca tradicional explora la colaboración con ‘partners’ que ofrecen servicios de ‘Banking-as-a-Service’ (BaaS) para identificar aquellos colectivos y servicios en los cuales, juntos, puedan dar valor al cliente. Ejemplo de ello es el desembarco de BBVA en Italia, con una oferta totalmente digital canalizada a través de los proveedores de servicios BaaS Banca Sella y Fabrick. Esta colaboración “nos permite tener una oferta para el cliente final muy rápida, ahorrando las partes más técnicas y regulatorias del proceso de montar un servicio desde cero en Italia”.

Por otro lado, BBVA es socio inversor de Solarisbank, una multipremiada plataforma tecnológica con licencia bancaria a través de la que cualquier compañía digital puede ofrecer servicios bancarios a sus clientes. “La inversión en Solarisbank nos permite aprender lo mejor de su modelo para evolucionar en el camino correcto y conseguir mejores servicios para el cliente final”.

Del ‘open banking’ al ‘open finance’

Y en tercer lugar, “trabajar con los datos del cliente, que le pertenecen y que puede utilizar para obtener mejores servicios, o servicios en el momento en que los necesita”, afirmó Carmela Gómez durante la entrevista. “El futuro va a estar muy centrado en la huella digital de nuestras operaciones digitales cotidianas, en las que vamos dejando muchos datos. Si los usuarios están dispuestos a ceder o compartir todos esos datos con una entidad financiera para obtener mejores servicios, llegará un momento en el que ya no hablaremos solo de ‘open banking’, sino de ‘open finance’”.

Es decir, los clientes llegarán a tener una información muy completa y unificada de todas sus finanzas, información que ahora está disgregada en diferentes entidades financieras (bancos, ‘fintechs’, fondos de inversión, sociedades de ahorro…), para así poder tomar mejores decisiones de gasto, ahorro e inversión.

Carmela Gómez puso como ejemplo el acuerdo al que BBVA ha llegado con Telefónica para ofrecer seguros del hogar a los clientes de la compañía tecnológica. “Es más sencillo descubrir quién puede necesitar un seguro de hogar porque está contratando la fibra óptica de la casa a la que se va a mudar o que se acaba de comprar. Se trata de estar en el lugar y momento adecuados con un servicio que el cliente va a necesitar tarde o temprano, facilitándole mucho su búsqueda”.

La responsable global de Open Banking en BBVA cree que “llegará un momento en el que nos parezca una evidencia sin la que no podríamos vivir, como ahora se nos hacen imprescindibles el móvil y el acceso a internet. Estamos al principio de lo que creo que es una verdadera revolución financiera”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top