Inicio Columnas Revolución tecnológica en el mundo jurídico: ¿los estudios de abogados serán empresas...

Revolución tecnológica en el mundo jurídico: ¿los estudios de abogados serán empresas de tecnología?

Por José Domínguez, CTO de Thomson Reuters en Ibero-América

El avance tecnológico es una de las megatendencias que están configurando el futuro del mundo. La revolución digital está  pasando por la forma de conectarse a través de diferentes dispositivos. Según Gartner, a finales de este año existirán más de 8.400 millones de “cosas” conectadas en todo el mundo. En 2020, se espera que haya más de 20.400 millones de cosas conectadas en todo el mundo, una cifra que hace años era impensable pero que con la revolución tecnológica se ha convertido en una realidad.

En este contexto, la tecnología dejó de ser una exclusividad de las empresas de tecnología y pasó a ser una necesidad de todas las empresas. En los últimos años el mundo jurídico inició, por un lado, un proceso de renovación interno propio de la profesión, y por otro lado, una revolución provocada por los efectos de la transformación digital que está impactando en todos los niveles de la sociedad.

De acuerdo a la Primera Encuesta LegalTech 2016, comandada por Thomson Reuters, si bien el sector legal en Chile estaba consciente de que las herramientas tecnológicas ayudan en la gestión de las firmas y gerencias legales, no era claro el conocimiento respecto al aporte en valor que éstas pueden representar para sus negocios.

Hoy, los estudios jurídicos necesitan modificar sus dinámicas y procesos tradicionales para poder ser eficientes en un escenario caracterizado por la automatización de tareas, el aumento de la interconectividad y movilidad. El mundo jurídico ya no sólo alcanza con tener equipos de abogados altamente capacitados, ni gestionar una cartera de clientes diversificada y fidelizada. Tampoco parece ser suficiente seguir ofreciendo los mismos servicios o utilizando los mismos procesos tradicionales de gestión jurídica.

Estas son algunas de las tendencias que ya están afianzándose en la práctica del derecho, orientadas a trabajar con mayor rapidez, eficiencia y calidad.

Migración a la Nube

Estamos atravesando un proceso de transición, en Chile y el mundo, hacia el software en la nube, impulsado por la necesidad de bajar costos, aumentar la seguridad y al mismo tiempo tener mayor interconectividad y movilidad.

Según la encuesta LegalTech anteriormente citada, un dato que llamó la atención tiene que ver con los altos estándares de ciberseguridad: prácticamente el 46% de los encuestados continúa utilizando servidores propios para alojar su información y softwares de almacenamiento, lo que difiere con la tendencia mundial de la migración a servidores externalizados y plataformas cloud.

La dinámica de las organizaciones está cambiando y los clientes cada vez valoran más recibir un servicio prácticamente 24x7x365. Los estudios jurídicos necesitan tener toda la información centralizada, con acceso remoto disponible para sus profesionales desde cualquier lugar y a cualquier hora. Los abogados y los estudios ven la nube como una forma rápida y escalable de utilizar sistemas tecnológicos específicos del sector sin la necesidad de hacer una gran una inversión inicial en hardware, software y servicios de soporte.

Según una encuesta realizada por el ABA’s Legal Technology Resource Center, el uso de este tipo de soluciones tecnológicas en el sector jurídico creció un 20% con respecto al año anterior y proyecta un aumento progresivo para los próximos años.

Automatización de tareas

El sondeo LegalTech también evidenció el bajo nivel de penetración tecnológica relativa a la automatización de tareas en el ámbito legal, donde un porcentaje no superior a 12% de estudios jurídicos manifestó utilizar herramientas de automatización documental o de control y administración de contratos.

Parece inevitable que el ejercicio de la abogacía cambiará de forma significativa al punto que las tareas menos complejas, aquellas que suelen ser calificadas como “comoditizables”, serán efectuadas primero por personas sin título legal y poco después por computadoras. De hecho, las tareas de rutina ya pueden ser automatizadas mediante algoritmos inteligentes, capaces de buscar documentos, ordenar de manera asociativa la información.

Big Data

Los abogados necesitan disponer de mucha información para poder ejercer de manera eficiente su trabajo. Las empresas están buscando profesionales que sean capaces de transformar los millones y millones de datos existentes en información, y esa misma información en inteligencia que sirva para tomar decisiones.

Según informe de la consultora Gartner alrededor del 30% de las empresas ya han implantado y están utilizando tecnologías Big Data. A pesar de que todavía hay directivos que no han tomado nota del costo de oportunidad perdido al no apostar por las tecnologías Big Data, todo apunta a que el boom de implantaciones puede ser inminente.

Blockchain

Cuando hablamos de blockchain, hablamos de un sistema distribuido, seguro e inalterable. Esta tecnología se puede incorporar al mercado jurídico a través de los smart contracts, por ejemplo. En este contexto, blockchain en sí va a ser la regulación y no se va a necesitar un tercero o una entidad central para poder validar un contrato, por ejemplo. En este caso, la tecnología tampoco va a sustituir el trabajo de un abogado. El valor del abogado residirá en la definición de las reglas que seguirán vigentes.

Según la Encuesta LegalTech, el 28% de los departamentos legales encuestados afirmó utilizar herramientas de generación y gestión de contratos, lo que demuestra la importancia que tiene en el sector legal la eficiencia en gestión, al igual que la mejora operacional. 

El futuro es hoy

La carrera para convertirse en el líder del mercado se está acelerando entre las empresas de todos los sectores. Independientemente si son tradicionales o start-ups, ganarán las empresas que mejor utilicen la tecnología para crear una ventaja competitiva.

Hoy se está trabajando en cómo las tecnologías agregan valor a las tareas del hombre, le reducen tiempo y le permiten estar pensando en cuestiones que la máquina no puede pensar para poder hacerlo. La distinción entre empresas de tecnología y empresas que no son de tecnología es cada vez menos relevante. ¿Tesla es una compañía tecnológica que está aprendiendo a convertirse en una organización automotriz? ¿Ford es una compañía automotriz que está aprendiendo a convertirse en una empresa de tecnología?

En este escenario, los estudios jurídicos y sus profesionales se encuentran frente a un gran desafío y a una gran oportunidad, y la clave será estar preparados para comprender e incorporar los cambios que están impactando de manera significativa en las personas y las organizaciones. Es el momento de que tomen la iniciativa y den un salto cualitativo iniciando un proceso de transformación digital que genere valor agregado al cliente y potencie la experiencia y la inteligencia organizacional.