Inicio Noticias Las Fintech que más crecen no compiten con los bancos, trabajan con...

Las Fintech que más crecen no compiten con los bancos, trabajan con ellos

Fuente: www.elfinanciero.com.mx

Los bancos tradicionales y las Fintech mexicanas han comenzado a borrar la barrera que los hacía identificarse como rivales en el sector financiero para dar paso a una relación de colaboración.

El último ‘Radar Fintech’, de Finnovista, revela que las firmas que ofrecen tecnologías empresariales a instituciones financieras y las dedicadas a ofrecer servicios relacionados con identidad y detección de fraude son las que crecen a un ritmo más acelerado, con alzas de 130 y 83 por ciento anual a julio. Las primeras pasaron de ser 10, a 23 startups en el mercado, y las segundas de seis a once.

Otros segmentos como pagos y remesas o préstamos, aunque son los más numerosos crecieron a menor velocidad, con 42 y 37 por ciento, respectivamente.

“Los emprendedores son cada vez más conscientes de las necesidades de los bancos y los bancos están hablando más con las Fintech”, explicó Fermín Bueno, cofundador de Finnovista.

Bancomer, Banregio, Santander y HSBC son los bancos que más activamente están optando por utilizar servicios de las Fintech, según un sondeo realizado por El Financiero. En el último año aparecieron cinco Fintech en el segmento de banca digital, y julio de 2017 no existía ninguna en este segmento.

Para los expertos, la relación entre los bancos y las Fintech era un paso natural, sobre todo cuando uno de sus mayores retos es mejorar el servicio al cliente.

“Las personas ya no comparan bancos con bancos, sino experiencias con experiencias. Esperan de un banco la misma experiencia que tienen con servicios como Netflix, Spotify, Uber”, dijo German Pugliese, cofundador de Technisys.

Otro de los sectores más buscados por los bancos es el de ciberseguridad, pues con una startup reducen sus costos. Por ejemplo, la mexicana Tesseract ofrece soluciones de ciberseguridad a los bancos por un costo 55 por ciento menor a lo que cuesta generalmente.

“Todavía vemos esta dependencia hacia las opciones tradicionales o más grandes, o a los desarrollos in-house, pero ahora ya empiezan a complementarse con pequeñas empresas o soluciones mucho más especializadas”, dijo Ricardo Arenas, cofundador de Tesseract.