Inicio Noticias Confianza, volatilidad y bancarización son los grandes retos del Bitcoin en Colombia

Confianza, volatilidad y bancarización son los grandes retos del Bitcoin en Colombia

Compartir

En los últimos meses, es extraño un día en el que no se publique algo nuevo sobre la divisa de moda, el Bitcoin. Así, la fama ya la tiene, pero, ¿eso es suficiente para que logre desarrollarse en Colombia?

Los expertos creen que para que eso pase, hay ciertos retos por delante como son la confianza, mejorar en seguridad, mitigar la volatilidad, evitar transacciones ilegales y una mayor bancarización.

La moneda, creada en 2008 por el seudónimo de Satoshi Nakamoto, ha generado en todo el mundo tanto fervientes seguidores, como acérrimos detractores, sobre todo después del gran repunte que registró el pasado noviembre, mes en el que tuvo alzas cercanas a 500%, lo que le llevó a superar los US$1.000.

Desde entonces, la divisa digital se ha vuelto tan relevante en el escenario internacional, que ha provocado que el todavía presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, escribiera una carta al Senado para destacar el potencial del Bitcoin o por el otro lado, que las autoridades chinas prohibieran a los bancos su uso.

Lo que no se puede negar es su éxito, que le ha llevado a realizar transacciones de más de US$416 millones, con los que ha superado a otros medios de pago como el conocido Paypal.

La cuestión es si ese éxito que ha tenido en Estados Unidos o Europa, podrá trasladarse a Colombia, una posibilidad que para los expertos, no está clara. “El éxito que tenga el Bitcoin es muy limitado, porque todavía hay una gran preocupación sobre la seguridad de las transacciones”, asegura Carlos Corredor, director del departamento de economía de la Universidad La Salle.

Y es ese precisamente el principal reto que tiene la moneda para no ‘chocar’ con el escepticismo colombiano con los métodos electrónicos de pago. “Hay que contar con que es una moneda sin un banco central, ni una regulación clara y presenta riesgos de hackeo”, explica Alejandro Reyes, director de estudios económicos de Ultrabursátiles.

La gente, al mismo tiempo que lee sobre los movimientos del Bitcoin, también recibe información sobre los fraudes que se le han hecho a la moneda, y es por eso que la confianza, tiene mucho que ver con las dudas sobre la seguridad del sistema, lo que sería el segundo reto a solventar para la moneda.

“Tener que lidiar con un tema como la seguridad informática es muy delicado para la divisa y el problema es que los riesgos de fraude siempre se van a presentar. Además, también hay dudas en la seguridad por el hecho de que no haya una institución detrás, nadie que le dé un valor concreto”, deja claro Luis Carlos Guzmán, director de economía de la Universidad Central.

 Sin embargo, se está avanzando en este asunto. Según los expertos, las mismas compañías emisoras de Bitcoin ofrecen otros productos como ‘caja fuertes’ para evitar los robos, el problema es que supondría mayores costos a las operaciones con la moneda, lo que va en contra de su ideal.

Sumado a la seguridad y confianza, la volatilidad es otro de los aspectos que no ayuda, ya que el mercado local no está acostumbrado a unas variaciones tan importantes. “La incertidumbre que genera tener ‘Bitcoins’ y no saber cuánto dinero valen, es otro aspecto que dificulta su expansión y no hay algo que dé a la gente tranquilidad”, considera Corredor.

El anonimato es otro aspecto que tienen las operaciones que se realizan con Bitcoin, lo que ha suscitado diversas críticas en todo el mundo, por su posible uso para prácticas como lavado de activos, fraude o movimientos de dinero proveniente de negocios ilícitos.

“Se puede prestar para lavado de activos y prácticas ilegales, sobre todo porque no existe regulación en los diferentes países, en especial para su conversión a moneda local”, asevera Julián Villamizar, docente de la Universidad Externado.

Pero este, parece el menor problema de la divisa. “Por más que haya anonimato, hay formas de rastreo y hay la posibilidad de hacer el seguimiento de saber dónde vino la transacción. En ese sentido, es mucho más seguro que el uso de efectivo”, aclara Guzmán.

Por último, otro de los grandes frenos que tiene el Bitcoin en Colombia es la baja bancarización. Según los expertos, la falta de cultura de una gran proporción de la población para usar medios electrónicos de pago, hace que el ecosistema de gente susceptible de usar la divisa, sea muy inferior que en otros mercados.

A pesar de las limitaciones, en la comunidad Bitcoin Colombia, tal como recogió una publicación local, son optimistas y creen que en cuatro años, el uso será masivo.

Los ‘Bitcoins’, ¿para comprar o invertir?

La gran pregunta es si el Bitcoin se debe considerar como un método más de pago o como un mecanismo de inversión, algo que se definirá según el perfil de riesgo de cada uno.

Si se es un inversionista de alto riesgo y quiere especular con la moneda, el Bitcoin puede ser una buena opción para lograr valorizaciones importantes, pero por supuesto, también pueden generar grandes pérdidas.

Sin embargo, si ese perfil no es el suyo, se recomienda tener la moneda para hacer pagos a través de internet, aunque en Latinoamérica, aun sean pocos los puntos donde se acepta la divisa. Hay que recordar que el Bitcoin se adquiere casi exclusivamente a través de internet.

Fuente: Escrito por Rubén López Pérez, Diario La Republica