Inicio Noticias Chile: Tarjeta de prepago reabre debate y podría implementarse en 2016

Chile: Tarjeta de prepago reabre debate y podría implementarse en 2016

Compartir
Por Juan Manuel Villagrán S.
Luego de años en el congelador, esta semana el Ministerio de Hacienda reactivó el proyecto de medios de prepago, que estarán regulados por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF).

La discusión está en primer trámite constitucional en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, y hay grandes expectativas en el mercado con estas tarjetas que podrían revolucionar la forma de pago con un plástico de bajo costo y fácil acceso, que permita pagar múltiples productos, cuentas, servicios y transacciones en internet, sin ser necesariamente cliente de un banco.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ratifica el impulso que se le quiere dar a esta iniciativa y recalca a DF que “las tarjetas de prepago son parte de la agenda que tenemos”.

Distintos bancos revelan que ya tienen las plataformas y los sistemas listos para comenzar con este sistema.

Costo y competencia para Transbank

Altas fuentes del sector financiero aseguran que el costo anual de una tarjeta de prepago será de $ 15.000 de acuerdo a estudios que aún no son públicos. “A este valor, cada emisor podrá ofrecer otros beneficios que permita darla gratis”, aventura el mismo ejecutivo.

El sistema funcionará en la misma plataforma que las tarjetas de débito, indican fuentes relacionadas a Transbank, quienes agregan que esto no será una competencia para ellos, pues son el único adquirente con el comercio y aseguran que “si nos traen más transacciones, el costo de éstas va a bajar, y el descenso será para todos: crédito, débito y prepago. En ese sentido, el prepago ayudará a todo el sistema para que tenga menores precios”.

En el Comité Retail Financiero en tanto, sostienen que “el techo de las comisiones para esta tarjeta debería ser más bajo que el de las actuales tarjetas de crédito” y agregan que “Transbank va a ser la autopista para que transiten estos instrumentos. Al haber mayor volumen de transacciones esto puede animar a que existan más autopistas que le compitan a Transbank”.

Los flancos abiertos

Por otro lado, fuentes indican que los bancos administrarían estos nuevos productos, y que si se permite que otras instituciones las emitan, “el Banco Central tendría que pedirles exigencias de capital importantes”. Otro punto que tendrá que ser abordado es el del cumplimiento de las normas de la Unidad de Análisis Financiero, lo que ha llevado a que en Estados Unidos, por ejemplo, se haya limitado el monto máximo de dinero dentro de la tarjeta de prepago a unos US$ 500.

Otro aspecto que menciona la ley es que las empresas emisoras deben tener giro único. En este punto hay disidencia. En el Retail Financiero creen que esto se tiene que perfeccionar, pues las entidades de retail “en el ámbito del crédito ya son regulados por el Banco Central y fiscalizados por la SBIF, por lo que sería innecesario aumentar costos al incurrir en una empresa especialmente dedicada a esta materia, lo que se traduciría en mayores precios para los consumidores”.

Banca dividida

Fernando Massú, gerente general de CorpBanca, dice que “no la vemos (tarjeta de prepago) en ningún caso como una amenaza. En todos los países desarrollados está esta tarjeta de prepago y lo veo como un producto complementario para la industria bancaria. Como CorpBanca lo vamos a apoyar y a los otros bancos les debería interesar”.

Por otro lado. Guillermo Larrain, presidente (i) de BancoEstado asume que “todo puede afectar a la cuenta RUT. Es nuestro producto estrella y nuestro rol es fortalecerlo y para eso tenemos que estar mirando lo que está pasando tecnológicamente con soluciones que concurren con la cuenta RUT”.

Fuente: www.df.cl