Inicio Noticias Bitcoin: una moneda digital todavía inestable

Bitcoin: una moneda digital todavía inestable

Compartir

Dos expertos explicaron en cómo funciona y cuáles son las ventajas de la moneda que ya utilizan unos 4 millones de usuarios.

El bitcoin es noticia desde hace tiempo, pero su modelo de autoregulación, “minería” para generarla y la necesidad de conocer aspectos no convencionales sobre su funcionamiento generan interés y muchos interrogantes.

Dos expertos explicaron los principios liberales que inspiran el bitcoin, sobre todo en lo que hace a su control descentralizado, la principal “virtud” de esta moneda digital.

El presidente de la Fundación Bitcoin Argentina, Diego Gutiérrez Zaldívar, explicó que el “Bitcoin es una moneda digital que existe, es concreta, pero fundamentalmente está descentralizada”.

Desde España, Félix Moreno, miembro de Bitcoin Foundation, resume que una de las principales virtudes de esta moneda es que es voluntaria, como lo fueron las primeras representaciones monetarias, adoptadas por el valor que les daban quienes las usaban y no por las decisiones de un gobierno.

Moreno hace hincapié en el valor de la descentralización. “El dinero se ha dejado en manos de gobiernos e instituciones supranacionales que acaban favoreciendo a unos pocos y perjudicando a una gran mayoría”, asegura.

Descentralización vs. Control monetario

En la década de los 70, el presidente de EEUU, Richard Nixon, impuso el fin del patrón oro para fijar la cotización del dólar. Es decir, dejó en manos de la Reserva Federal el control total de la emisión de dólares, sin necesidad de que el oro fuera el respaldo. Así comenzó un proceso de emisión de billetes basado exclusivamente en la confianza que la sociedad tuviera. La consecuencia de esa decisión ha sido la inflación.

La FED inyecta cada mes US$ 80.000 millones en la economía de EEUU para estimular la recuperación. Los economistas más ortodoxos aseguran que los “estímulos monetarios de hoy son la inflación de mañana”.

En Argentina, el Banco Central expande la base monetaria con una emisión de pesos estimada en el 40%, y eso provoca una tasa de inflación del 25% anual y una devaluación ante el dólar que no se puede detener mediante los controles cambiarios.En ambos casos, existe una autoridad monetaria que decide la política de expansión de la moneda.

El Bitcoin tiene una gran diferencia y es que, desde su nacimiento, el límite está establecido en 21 millones, cifra que cuando se alcance (hoy se estima que hay unos 10 millones de Bitcoins en circulación), ya no se podrá crear más moneda digital. Esa limitación de emisión es la que garantiza que, una vez que se llegue a ese límite, nadie podrá violarlo por el hecho de que no existe un organismo centralizado que lo decida, lo que permitiría asegurar que su valor tendería a apreciarse frente al dólar o el euro, y sería deflacionaria.

Por eso, Moreno y Gutiérrez Zaldívar coinciden en que “es un punto central que el Bitcoin sea una moneda descentralizada”.

El dinero es como un “depósito de confianza”, reconoce Gutiérrez Zaldívar y agrega que la emisión de Bitcoin “es transparente y predecible”, al estar limitada a un máximo de 21 millones.

Experiencia Bitcoin

Consultado sobre la conveniencia o no de comprar Bitcoin para preservarse de la galopante inflación argentina, el presidente de la Fundación Bitcoin de ese país aseguró que “uno tiene que comprar los Bitcoins que está dispuesto a perder”, ya que si bien hasta ahora el resultado ha sido favorable, ya que la moneda digital se revaluó fuertemente ante otras monedas tradicionales, también suele padecer de procesos de alta volatilidad, como ya ocurrió meses atrás.

“Es algo novedoso, está en un proceso de desarrollo”, asegura Gutiérrez Zaldívar, quien admite que se necesita de dos semanas de análisis para comprender el funcionamiento de la moneda digital.

Ambos expertos coinciden en que el bajísimo costo de las operaciones y la instantaneidad de cada transferencia son una fortaleza destacable ante los altos costos de comisión bancaria que tienen los envíos de remesas internacionales.

Félix Moreno explica que en España, si se quiere enviar dinero a otro país, será prácticamente gratis si se adquieren Bitcoins allí y se transfieren a la cuenta de un usuario en otro país, que podrá cambiarlas por el precio del Bitcoin en el mercado local.

El principal inconveniente es que todavía se depende de contactar con usuarios avanzados que hagan la tarea de cambiar esa moneda digital por los billetes en la moneda deseada.

Bitcoin es al dinero lo que internet ha sido para los periódicos o el email al correo tradicional. Será cuestión de tiempo y de ver en qué medida la gente opta por una manera diferente de utilizar un signo monetario cuyo exclusivo respaldo será la confianza de sus usuarios.

Fuente: infobae.com