Inicio Noticias Banca tradicional vs banca online: ¿realmente la segunda es mejor?

Banca tradicional vs banca online: ¿realmente la segunda es mejor?

Compartir

Han pasado casi veinte años y la comparación sigue estableciéndose como el primer día. ¿Banca tradicional o banca por Internet? Es la pregunta del millón que muchos ahorradores continúan haciéndose hoy a la hora de escoger un banco donde depositar su dinero. Rapidez, comodidad, transparencia, sencillez, exención de comisiones… son muchas las ventajas que airean a los cuatro vientos las entidades que operan por Internet pero, a la hora de la verdad, ¿realmente ofrecen mejores productos que la banca tradicional?

La proliferación de las entidades online es indiscutible. Conviene recordar que allá por 1995 Banco Santander fue el primero en lanzarse al mercado, impulsando su marca Openbank.

 El objetivo era seguir los pasos de otros países europeos lanzando un banco telefónico cuya gran ventaja fuera la exención de comisiones.

Una revolución de mercado por aquel entonces. La fórmula no iba mal encaminada y, prueba de ello, es que hoy son más de una decena las entidades que operan en España bajo el sello de Internet.

ING Direct, Self Bank, Inversis, así como filiales de bancos tradicionales como Activo Bank (Sabadell), Oficina Directa (Popular), Uno-e (BBVA)… Figuran en una lista que conviene tener en cuenta a la hora de contemplar las distintas opciones donde llevar nuestro dinero. No obstante, a la hora de destacar una ventaja de estas entidades, los asesores financieros consultados se quedan con la posibilidad que tiene el cliente de poder leer con calma las condiciones de los productos que se van a contratar.

“Las entidades están obligadas por ley a detallar claramente las condiciones de sus productos y este rigor se ha vuelto todavía más exhaustivo en los últimos años. La experiencia reciente nos demuestra que por Internet un cliente puede analizar con más detenimiento la letra pequeña de lo que va a contratar o hacer una consulta previa a un asesor de confianza si es pertinente. Creemos que este es el gran punto a favor de la banca online, más allá de otros factores, porque en la entidad física siempre está la presión añadida del agente comercial”, apuntan desde una conocida “eafi”-empresa de asesoramiento financiero-.

Pero más allá de cuestiones intrínsecas del negocio de estas entidades, se impone la pregunta: ¿realmente son mejores los productos que ofrecen los bancos que operan por Internet? La respuesta es no o, por lo menos, no siempre. Como en todo, hay que comparar.

Internet no es sinónimo de brillo en los depósitos…

En el caso de los depósitos, la etiqueta “contratable sólo por Internet” generalmente esconde detrás unas condiciones más favorables. Es la eterna guerra de las entidades por incentivar el hecho de que sus clientes utilicen cada vez más sus canales online y que, a su vez, se traduce en un progresivo ahorro de costes. Entre los productos más rentables a doce o trece meses hay dominio de la banca tradicional. Destacan el Depósito Nexo de Bankinter al 2,75% TAE (sujeto a la domiciliación de nómina) a partir de 10.000 euros y contratable por Internet o en sucursal.

Tampoco es exclusivo de Internet el depósito de Espirito Santo a un año al 3% a partir de 50.000 euros, ni el de Caixa Geral al 2% desde mil euros. Y en el caso del resto de la banca con bandera española la tendencia se mantiene. BBVA llega a ofrecer un 2% a 13 meses sólo negociable en oficina, Banco Popular sitúa la rentabilidad de su Depósito Gasol en el 1,25% y Bankia ofrece hasta un 2% por su Depósito Fácil desde 3.000 euros. Ninguna de estas ofertas son exclusivas de banca online.

Dentro de las mejores alternativas, tres entidades online posicionan sus depósitos entre los más rentables del momento. Banco Mediolanum (que, si bien no es una entidad online, carece de red física de oficinas) ofrece un 2,25% a 13 meses y un 1,75% a seis meses con una inversión mínima de 2.000 euros. En el caso de Openbank da un 2% desde 25.000 euros e ING Direct un 2,4% con un plazo de cuatro meses y sin desembolso mínimo.

A la hora de hablar de cuentas remuneradas… el cambio es más sustancial. La gran banca da poco o nada a cambio de los ahorros de los clientes. BBVA, Santander o CaixaBank no ofrecen cuentas con rentabilidad y sólo Banco Popular da un 1,5%, eso sí, en su Cuenta Más, contratable sólo por Internet.

Y es en este entorno donde se pueden encontrar las mejores cuentas. La Cuenta COINC de Bankinter, que tiene una rentabilidad indefinida del 2,25% TAE sin exigir la domiciliación de una nómina o un desembolso inicial determinado, es un producto pensado por y para la banca online.

Un producto con rendimiento similar es la Cuenta Naranja de ING Direct, con una rentabilidad similar a la del depósito antes mencionado al 2,4% durante los primeros cuatro meses de vida y del 1% después.

En niveles del 2% TAE está la Cuenta Más Open, también nativa de Internet, que ofrece esta rentabilidad durante los seis primeros meses y luego la rebaja al 1,5%. Eso sí, exige la domiciliación de una nómina o pensión por importe mínimo de 600 euros o, de lo contrario, la TAE global se reducirá al 1,38%.

Fuente: elconfidencial.com