Inicio Noticias Argentina es uno de los países que más usa el Bitcoin, la...

Argentina es uno de los países que más usa el Bitcoin, la moneda virtual

Compartir

Los expertos estiman que ya 5.000 personas tienen algún ahorro en este nuevo billete, y ya empezaron a aceptarlo en restaurantes y hoteles. Cómo funciona y dónde conseguirlo.

La palabra Bitcoin todavía no aparece en el diccionario de la Real Academia Española, pero sí está en el boca a boca de mucha gente, en los diarios –y no sólo en los económicos– y hasta en la puerta de algunos negocios. Esta moneda virtual, que a fines de noviembre superó por primera vez los 1.000 dólares de cotización, encuentra también en Argentina a una gran comunidad que la usa como medio de pago y como inversión.

Según los especialistas, está entre los tres países con más poseedores de Bitcoin en el mundo –los otros dos son EE.UU. e Israel–, con más de 5.000 usuarios, según se estimó en la Conferencia Latinoamericana de Bitcoin, que se hizo a principios de diciembre en Buenos Aires.

“El Bitcoin es una moneda y es una tecnología”, explica Diego Gutiérrez Zaldivar, uno de los principales impulsores de la moneda a través de la Fundación Bitcoin Argentina. “Es una moneda porque se puede usar como medio de pago y también sirve para atesorar. Pero es también una tecnología. Yo siempre digo que no tiene mucho sentido entender cómo funciona la tecnología, de la misma manera que no entendemos del todo cómo funciona una central telefónica o una computadora. Pero sí sabemos que es una tecnología confiable”.

Su creación tiene también algo de misterio. La idea apareció en 2009 en un paper llamado “Bitcoin: un sistema p2p de dinero electrónico”, firmado por un tal “Satoshi Nakamoto”, aunque se cree que es un trabajo conjunto de varios programadores. Valía sólo un par de dólares y ayer estaba 739 dólares. Según Cristian Borghello, experto en seguridad informática, fue desarrollado por expertos con un “alto nivel de conocimiento en programación”, y es una tecnología que hasta ahora no ha podido ser vulnerada.

Hay dos variables que se cruzan para explicar por qué el Bitcoin ha logrado tanto éxito en Argentina. Por un lado, este siempre fue un país líder en incorporación de nuevas tecnologías (pasó con la televisión por cable, Internet, telefonía celular y las redes sociales) y por el otro, es un país acostumbrado a las fluctuaciones económicas (devaluación, inflación, cambios de moneda), con lo cual hay muchos argentinos atentos a nuevas posibilidades de inversión. Mientras que en algunos países el bitcoin es un modo de inversión de apenas una elite de emprendedores y millonarios, aquí tiene un alcance mucho más extendido.

“Hay comercios que comenzaron a aceptar esta moneda virtual como parte de pago, entre ellos, los restaurantes El Histórico de San Telmo y Antidomingo en Saavedra. La lista incluye hoteles, alquileres de departamentos, venta de obras de arte y, sobretodo, servicios tecnológicos”, dice Mariano Gorodisch, autor de “60 Opciones para invertir en pesos y ahorrar en dólares”.

bitcoin argentina cuerpo

Hay dos maneras de obtener Bitcoins. Una es a través de un procesamiento que hace la computadora de manera automática. Es un tipo de trabajo similar al que hacen las PC conectadas entre sí cuando intercambian música y películas. Son recursos puestos al servicio de una red. Esa es la manera en que se producen los Bitcoins, aunque el sistema tiende a complejizarse a medida que hay más gente trabajando en su extracción (y así evitar que se devalúe). Hasta ahora hay 11 millones de Bitcoins en circulación, y la emisión de moneda terminará cuando se llegue a los 21 millones, con lo cual se garantiza su valor. Se emite lo suficiente como para que pueda circular y sea deseado, pero no tanto como para que llegue a devaluarse.

Cada Bitcoin se almacena en una cuenta única –una especie de billetera virtual–, que cada usuario puede administrar a través de sus dispositivos electrónicos: PC, tablets o teléfono celular. La otra manera de hacerse de Bitcoins es comprarlo a alguien que ya los tiene, de la misma manera que se pueden comprar bonos o acciones.

La diferencia es que el Bitcoin no depende de ningún país o de ninguna institución financiera. “Es un fenómeno disruptivo, relacionada con los cambios que trajo Internet. No confiamos en un Banco, confiamos en una red de computadoras conectadas entre sí. Como toda innovación, es parecido a lo que ocurrió con los primeros días de Internet. Había unos pocos entusiastas que entendían el potencial de lo que tenían en sus manos”, dice Santiago Siri. “Yo me enteré en 2011, y compré cuando cotizaba a 4 dólares. Me beneficié mucho si tenemos en cuenta el valor actual”.

El éxito de esta moneda virtual, uno de los fenómenos globales de este año que termina, ha generado que instituciones tradicionales, como el banco de inversión JP Morgan Chase, haya solicitado patentar una aplicación para comercio electrónico con características muy similares a las de la moneda digital Bitcoin.

Fuente: elclarín.com