Inicio Entrevistas Llegó la era del adiestramiento on-line

Llegó la era del adiestramiento on-line

EbankingNews

El proceso de digitalización avanza a pasos agigantados. Hoy en día, ningún sector escapa de estos procesos que hacen la vida de las personas más fácil, y logran que las operaciones de las instituciones sean más ágiles y precisas.

El sector educativo no es la excepción de estos desarrollos. Con la digitalización, el proceso de adiestramiento ha logrado llegar directamente al computador de las personas.

La época de los cursos por correspondencia, es historia. Ahora es posible que las academias, y los departamentos de adiestramiento de las empresas y organizaciones, dicten sus cursos on-line.

Esta opción que ofrece la digitalización, permite a las personas estudiar en el horario de su conveniencia, alcanzando los objetivos a su propio paso. En tanto la modalidad, permite una evaluación continua de los avances de los cursantes.

Entre estas iniciativas del adiestramiento digital, se encuentra Wisboo. Un emprendimiento que ofrece una plataforma para que, tanto organizaciones como gobiernos, puedan crear su propio centro de capacitaciones 100% en la nube y a marca blanca.

Nos señaló Federico di Benedetto, fundador de Wisboo, que poner en funcionamiento la plataforma, no requiere de ningún conocimiento técnico. Su diseño hace que sea una plataforma amigable e intuitiva, en donde cualquier usuario va a poder autogestionarla -o auto administrarla- al 100%.

Wisboo está concebida para brindar la experiencia educativa más moderna del mercado, siguiendo y combinando las mejores y últimas tendencias de la educación online”, afirmó. 

El producto es una solución llave en mano. Cuenta con un área específica para ayudar en la producción de los cursos online. “Nos involucramos de punta a punta en el proceso de digitalización: el diseño instruccional, los recursos didácticos, y la animación”.

Explicó el fundador de Wisboo, que la plataforma intuitiva y amigable, ha sido desarrollada completamente por profesionales.

“Los administradores e instructores de la plataforma, gracias a la modularidad del diseño, pueden desde el dashboard de administración, y de manera muy sencilla, parametrizar la experiencia, tanto de la academia en general, como de cada uno de los cursos individualmente, habilitando o deshabilitando funcionalidades según el público objetivo y la dinámica de clase”, agregó.

Resaltando que esta posibilidad reduce la complejidad de uso, elimina distracciones y ajusta la herramienta a tus necesidades. Lo que presenta como característica, que lo que se deshabilite no será visible para el usuario final.

Asimismo, la solución tiene la ventaja de ser responsive, por lo que se adapta a cualquier dispositivo y sistema operativo. Lo que lo hace multidispositivo. Algo que los grandes LMS no lo pueden ofrecer.

“La implementación es bastante fácil. Wisboo ofrece un plan de roll-out simple y económico, en el que acompañan a los clientes para que tengan la academia corriendo lo más pronto posible”.

Di Benedetto también llamó la atención sobre otra característica importante de la plataforma. Es que, al ser una locación en la nube, las mejoras y actualizaciones son constantes y sin ningún costo.

Para la creación de contenido, el plantel de profesionales de Wisboo ayudan a los clientes a crear tu primer curso, guiadoles en el proceso de digitalización de los contenidos.

“Simplemente necesitamos conocer a nuestro interlocutor, quien tenga el know how de la temática a transmitir. Nosotros, en contacto con la persona indicada, iniciamos el proceso de diseño instruccional de cursos, aplicando nuestro framework y guiándolo desde lo pedagógico para crear el índice y desarrollar los conceptos a transmitir”, explicó Di Benedetto.

Finalmente, el fundador de Wisboo expresó, que frente a plataformas similares, el producto ofrece favorables ventajas que le convierten en amigable.

En este sentido, tiene conectividad, no presenta elementos distractivos al proceso de aprendizaje, la academia puede subir sus propios contenidos, tiene contacto directo con sus clientes, deciden sus propias ofertas comerciales y, no caen en el negocio de pagos de comisiones, entre otras ventajas.