Phishing y pharming: delitos financieros más comunes

fraudefinanciero2-144736.jpeg

Fuente: Uno TV

Los delitos financieros han aumentado en los últimos tiempos, pues la pandemia del COVID-19 generó que las personas realizaran más operaciones por medios digitales; el phishing, pharming y la clonación de tarjetas son los más frecuentes.

¿Qué delitos financieros son más comunes?

Datos de la Condusef (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) explicaron que los delitos financieros se han diversificado; entre ellos destacan diversos fraudes:

Phishing

También conocido como suplantación de identidad. El objetivo es que al hacerse pasar por una institución financiera (banco), te enviarán un mensaje indicándote un error en tu cuenta bancaria, y al ingresar tus datos, obtienen tu información confidencial, como números de tus tarjetas de crédito, claves, datos de cuentas bancarias o contraseñas.

  • Dos variantes del phishing son el vishing y el smishing. En el primer caso, se utilizan mensajes de texto SMS fraudulentos para obtener datos personales de la víctima, y en el segundo, llamadas telefónicas o mensajes de voz.

Pharming

  • Consiste en redirigirte a una página de internet falsa, mediante ventanas emergentes, para robar tu información

Por medio de comercio electrónico

  • El comercio electrónico es la compra-venta de bienes y servicios a través de internet. Estas transacciones se pagan con tarjetas de débito y crédito, es por ello que debes poner mucha atención al momento de llevar a cabo tus compras, ya que no existe un contacto directo con el vendedor y puede convertirse en fraude.

Skimmer

  • Los skimmer son dispositivos para clonar tu tarjeta. Este dispositivo es pequeño y fácil de esconder. Se coloca en la ranura donde se desliza la banda magnética de tu tarjeta. Cuidado con perder de vista tu tarjeta.

Existen otros como las famosas pirámides o trashing; el primero se refiere a que quien está en la punta de la pirámide o en el centro de la flor, invita a dos personas a que, a su vez, reclutan a otras dos y así, sucesivamente; sin embargo, será insostenible y por lo general se perderá el dinero aportado. El segundo es cuando una persona busca datos importantes en tu basura, como estados de cuenta, copias de identificaciones oficiales y con ello tratará de realizar un fraude.

¿Cómo evitar caer en los delitos?

Recuerda no acceder a links o vínculos contenidos en correos electrónicos o mensajes de texto de un remitente desconocido.

  • Cerrar cualquier ventana emergente que pueda abrirse al navegar
  • Verificar la dirección del portal de tu banco o del sitio donde se requiera realizar alguna compra e ingresar datos bancarios; recuerda que las direcciones inician con https// y tienen un signo de candado 
  • Evitar el uso de computadoras públicas para acceder a la información personal
  • Por ningún motivo, proporcionar datos personales bancarios por correo electrónico, mensajes o llamadas
  • No dar clic en los hipervínculos donde se solicite actualizar datos bancarios
  • Evitar responder mensajes de texto en los que soliciten visitar un sitio web o llamar a un número telefónico para resolver problemas financieros
  • Nunca revelar el número de la tarjeta de crédito o el código de seguridad de ésta como respuesta a una llamada, mensaje o correo electrónico
  • Cambiar con regularidad claves y contraseñas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top