Inicio Noticias Inclusión financiera digital: sus ventajas y retos

Inclusión financiera digital: sus ventajas y retos

En la segunda década del siglo XXI, el sector financiero mundial enfrenta el reto de crear mecanismos de inclusión financiera de la mayoría de la población para la generación de crecimiento económico y prosperidad, donde los avances tecnológicos digitales (uso de teléfonos móviles y del Internet) son una herramienta clave.

Según cifras del Banco Mundial, actualmente alrededor de 2,500 millones de personas no utilizan servicios financieros formales y 75 % de personas de escasos recursos no tienen cuentas bancarias. Esto agrega gran magnitud al reto.

Frente a este panorama presentamos lo que son, desde nuestra experiencia, algunas de las ventajas y retos que ofrece la inclusión financiera mediante tecnología:

Las ventajas

  • La inclusión financiera a través de tecnología beneficia al sistema bancario al dar acceso a un mayor rango de usuarios, a un costo mucho menor.
  • Los smartphones facilitan el acceso a los servicios financieros a pequeñas empresas y a sectores de la población que no eran usuarios, y brinda acceso a productos como transferencias, pagos y ahorros, hasta créditos y seguros para cubrir necesidades de manera responsable y sostenible.
  • Con la digitalización de pagos en efectivo, cada vez más personas usan cuentas transaccionales y ya no es necesario trasladarse para enviar /recibir pagos de terceros.
  • Para familias y empresas, ayuda a mejorar su calidad de vida al crear un historial de transacciones y operaciones, por ende, a tener acceso a créditos y seguros; esto lleva a planificar, iniciar y ampliar negocios, invertir en educación o salud, gestionar riesgos, sortear crisis financieras, e incluso ahorrar.
  • Para instituciones bancarias, permitiría reducir costos de procesos, eliminar espacios físicos y disminuir tiempos de procesos administrativos, además de cubrir zonas remotas al ofrecer sus servicios por telefonía móvil.
  • Una mayor disponibilidad de información sobre clientes ayudaría a los bancos a diseñar productos financieros digitales mejor adaptados a las necesidades de las personas no bancarizadas.

Los retos

  • En México, nuestra economía interna basada mayormente en transacciones en efectivo evita mejorar la penetración y adopción de servicios y productos financieros, de ahorro y seguros.
  • A nivel mundial, los servicios financieros de transferencias de bajo monto o micropagos entre personas generan pocas o nulas ganancias inmediatas para las empresas involucradas; no hay incentivos claros para impulsarlos.
  • La seguridad de la identidad y datos financieros del usuario por la incorporación de tecnología es un gran reto del sistema bancario.
  • La falta de cultura financiera, de ahorro bancario y de confianza en las instituciones bancarias.
  • La indisponibilidad de documentos de identidad y comprobantes de domicilio, básicos para abrir una cuenta bancaria.
  • La Comisión Nacional Bancaria y de Valores señala retos como la concentración económica regional y el bajo ingreso promedio de las familias.

La coyuntura digital es toda una oportunidad de crecimiento para el sector financiero y para generar mayor inclusión financiera, solo es cuestión de abordar tales retos.

Algunos métodos para dirigir esfuerzos refieren establecer marcos sólidos por los órganos legislativos para la protección del usuario de servicios financieros, tener políticas públicas apropiadas que fomenten condiciones propicias para instituciones bancarias y usuarios, además de mecanismos para garantizar la prestación responsable de servicios financieros, que es prioridad en la materia.

Adicional, las instituciones bancarias podrían diseñar productos financieros útiles y pertinentes adaptados a las necesidades de usuarios de bajos recursos, motivadas para ello mediante incentivos fiscales. Las autoridades incluso podrían optar por que la incorporación al sistema financiero no esté necesariamente ligada a la identidad fiscal de los usuarios, para no inhibirlos a adquirir productos bancarios.

En suma, la inclusión financiera es clave para generar el crecimiento económico, disminuir la pobreza y garantizar la prosperidad del país. La tecnología digital pareciera ser “el camino de la menor resistencia” para lograr esta inclusión, por lo que crear políticas públicas que lo apoyen es una herramienta imperativa para lograrlo.