Fintech y sector financiero comienzan a tener los primeros acercamientos de trabajo conjunto

fintech-14.jpg

Fuente: Diario Financiero 

A mediados de julio pasado el Grupo Consorcio anunció una inyección de capital por US$ 500.000 para la FinTech Pago Fácil, marcando un hito importante en una industria donde las relaciones entre las firmas que combinan finanzas con tecnologías y el sector financiero, no son tan evidentes.

En esa oportunidad el gerente corporativo de desarrollo de Consorcio, Tomás Zavala, comentó a DF que crearon un programa de corporate venture capital con un presupuesto inicial de US$ 10 millones para impulsar una nueva forma de relacionarse con el mundo FinTech e InsurTech para hacer frente a los desafíos tecnológicos y apalancar el crecimiento.

Diversos actores de la industria tienen miradas diferentes en torno a la relación entre las FinTech y el sector financiero, que incluye a la banca, empresas aseguradoras, cajas de compensación y cooperativas. Según estimaciones del ecosistema, hoy existen unas 140 startups financieras, la mitad agrupada en FinteChile, la asociación gremial que nació hace un par de años para representarlas y que pasó de tener tres socios en diciembre de 2017 a los 70 actuales. José Santomingo, presidente de FinteChile, señala que desde que fundaron el gremio, la relación entre ambos mundos ‘algo ha avanzado, pero muy poco’, y que si bien hay un grado de apertura mayor del sector bancario, todavía siguen ‘reacios o distantes’.

‘Hay algunos hechos, por ejemplo, el que el Grupo Consorcio haya comprado un porcentaje de Pago Fácil de alguna manera muestra un grado de acercamiento, pero una golondrina no hace verano. Todavía hay bancos que nos miran con distancia, con algún grado de recelo y poca apertura’, asegura Santomingo.

Una actitud que el líder del gremio y fundador de Fol atribuye a varios factores, entre ellos, poca apertura del sector bancario a realizar las cosas de forma distinta a la tradicional. ‘Lo más representativo son las miles de personas que trabajan en las áreas de tecnología en los bancos, en circunstancias que no siempre es más eficiente construir lo propio, hay que considerar otros enfoques, porque pueden llegar a un objetivo más rápido y más eficiente’, afirma.

Una visión más positiva tiene Patricio Silva, CEO de Digital Bank Latam. Afirma que hace siete años los bancos veían a las FinTech como una amenaza o las miraban con recelo porque no entendían lo que hacían estas empresas nuevas. Esto hoy ha cambiado bastante, dice. Todavía hay aspectos que resolver, pero ya hay bancos que están trabajando con estas firmas y hay FinTech implementando soluciones en la industria financiera, en el retail, compañías de seguro, y cajas de compensación y cooperativas’, afirma Silva.

Uno de los aspectos que falta resolver es una ley FinTech, la que en opinión del ejecutivo, lograría regular a todos los actores que participan en el mercado, un espacio en el que hoy las startups están fuera. ‘Existía y existe recelo, sí, pero hoy los bancos están más permeables a trabajar con FinTech, hay soluciones que ya están trabajando y piloteando en los bancos y eso ha permitido que los emprendimientos en este sector se multipliquen’, sostiene Silva.

El ejecutivo comenta que Digital Bank opera en 16 países de la región, lo que les permitió realizar un estudio comparativo. Específicamente respecto de la relación de trabajo entre las FinTech y el rubro financiero, la investigación reveló que los países que llevan la delantera en esta materia son Chile, Colombia, Argentina, México y Costa Rica.

‘En México salió la Ley FinTech y esto facilitó el trabajo en conjunto. El 72% de las firmas consideradas en el estudio señala que tener una ley FinTech sería beneficioso, porque permitiría trabajar desde dentro del mercado’, asegura Silva.

El ejecutivo dice que los modelos de trabajo son distintos en el resto de Latinoamérica. Por ejemplo, comenta que el grupo Bolívar en Colombia creó un departamento donde primero validan y procesan la capacidad financiera de las startups y luego trabajan en la implementación de un piloto. ‘Tienen diez casos de éxito con soluciones implementadas dentro del grupo – seguros, banco vivienda-, trabajan con FinTech de varios países, entre ellas la chilena Edifito y otras colombianas y peruanas’, cuenta Silva.

Los avances locales

Silva añade que además de Consorcio, hay bancos que están trabajando con las startups financieras en Chile. Menciona que Scotiabank incorporó hace un par de años Let´s Talk, una solución de chatbot para sus canales con clientes; Banco de Chile está haciendo MVP (Producto Mínimo Viable) y Bci está trabajando con InsurTech y Let´s Talk’, señala.

Banco Itaú en enero de este año dio los primeros pasos para relacionarse con este mundo y realizó el Itaú Fintech Event para escuchar de primera fuente a los emprendedores financieros y próximamente realizará una segunda versión. ‘Las Fintech pueden ser una contribución para mejorar la oferta de servicios a los clientes’, comenta Andrés Tocornal, gerente de Canales Digitales de Itaú.

El ejecutivo explica que están trabajando con estas firmas para abordar de manera innovadora algunas necesidades de la organización. Por ejemplo, la implementación de un sistema de gestión de visitas para clientes PYME y empresas minoristas.

Respecto de los planes para incorporar startups financieras, dice que están explorando alternativas en inversiones, validaciones y otros procesos y están trabajando en un modelo que permita que la integración entre el banco y las soluciones ‘sea lo más eficiente, segura y sencilla que sea posible, con tal de aprovechar al máximo el potencial que implica generar alianzas con este tipo de empresas’, dice Tocornal.

Añade que las FinTech cuentan con atributos muy valiosos que pueden aprovechar en la medida que sean capaces de integrarse adecuadamente. Entre las ventajas concretas de trabajar con estas firmas, está ‘el ahorro de costos de desarrollo de soluciones, flexibilidad para adaptarse a cambios del entorno o de comportamiento de clientes y eficiencia en el uso de nuestros recursos’, afirma el ejecutivo.

Acercamientos

Santomingo comenta que FinteChile ha estado explorando acercamientos. Crearon una instancia de encuentro que llamaron Conecta, en la que participan diversos actores del sector, como Visa, Banco Consorcio, Transbank y Refinitiv (filial de Thompson Reuters) para lograr una relación formal y metódica entre estas compañías y las firmas de que integran la asociación.

‘Se están incorporando más empresas, no solo del mercado de capitales, sino otras que ven que necesitan una herramienta financiera para enfrentar el cambio y se acercan. Ahora tenemos que trabajar en un plan concreto de encuentros para programar las necesidades de cada uno de ellos’, adelanta.

Comenta que también han estado trabajando con consultoras internacionales como EY y Accenture, las que están ‘tratando de abrir puentes entre ambas realidades, pero todavía no se ha concretado’, precisa el líder gremial. Pese a todo, Santomingo es optimista. Dice que la colaboración es indispensable. Pero advierte que hay que tener en cuenta que cualquier institución que toma una FinTech y la incorpora dentro de la institución ‘la mata’. ‘La habilidad consiste en hacer una suerte de asociación donde los grandes valores de los emprendedores se conserven, porque si no es como contratar cinco programadores más, en las FinTech vive otro espíritu, objetivos, motivaciones y formas de trabajo’, sostiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top