EE. UU. y la EU se unen para proporcionar ayuda exterior en ciberseguridad

EE.UU-EU-Cybernetic-Protection-scaled.jpg

A hand on the keyboard is seen with binary code displayed on a laptop screen in this illustration photo taken in Krakow, Poland on August 17, 2021. (Photo by Jakub Porzycki/NurPhoto) (Photo by Jakub Porzycki / NurPhoto / NurPhoto via AFP)

Fuente: Diálogo Américas

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) proyectan trabajar juntos para financiar y ayudar a proteger la infraestructura digital de países vulnerables a los ataques cibernéticos, indicó el 15 de junio el diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ).

Es posible que África y Latinoamérica sean las primeras regiones en recibir financiación. La asociación podría estar en funcionamiento a finales de 2022, detalló el diario. La invasión de Rusia a Ucrania subrayó la importancia de proteger las redes de telecomunicaciones y otros equipos en esos países, abundó.

“Actualmente no sabemos que parte de la infraestructura latinoamericana es más propensa a ser víctima de un ciberataque en su infraestructura crítica”, dijo a Diálogo Esteban Jiménez, jefe de Tecnología de la firma costarricense de ciberseguridad Atticyber. “Incrementar el nivel tecnológico de los países es crucial”.

El acuerdo podría hacer que empresas estadounidenses y europeas presenten ofertas a los países para proporcionar infraestructura digital que, de lo contrario, podrían aceptar fondos de China, señaló el portal de análisis tecnológicos Tech Monitor, del Reino Unido. La tecnología china tiene riesgos para la seguridad de los datos, precisó WSJ.

Las conversaciones de la financiación digital comenzaron en mayo de 2022 en el

Consejo de Comercio y Tecnología, aseguró la UE.

“La capacidad de vigilar Internet, llevar a los ciberdelincuentes ante la justicia y cooperar en la consecución de objetivos mundiales requiera la ayuda de todas las naciones”, escribió el experto en ciberseguridad Daniel J. Lohrmann, en Government Technology, un portal estadounidense de tecnología de la información de gobiernos locales y estatales.

Bajo ataque

Los países centroamericanos y sudamericanos, según Tech Monitor, son blanco habitual de hackers en los últimos años. La pandilla Lapsus lanzó su campaña en Brasil, atacando al Ministerio de Salud; recientemente Costa Rica padeció diversos ataques de la banda rusa de ransomware Conti, que desactivó muchos de sus servicios públicos.

El Centro Cibernético de la Policía Nacional de Colombia reportó el 24 de junio que registran aumento de la actividad de Conti, que roba archivos, cifra servidores y estaciones de trabajo, amenaza con divulgar información confidencial, y exige el pago de rescates.

“Los ataques rusos han dado prioridad a los gobiernos”, indica un reporte de junio de Microsoft. Por ello, la principal preocupación son las computadoras gubernamentales que funcionan en oficinas, en lugar de en la nube. Esto refleja el estado actual y global del espionaje cibernético ofensivo y la protección cibernética defensiva, aseveró.

“Hasta este momento [inicios de julio] Costa Rica todavía está a un 30 o 40 por ciento de capacidad con respecto al estado antes del ciberataque [del 18 de abril] de Conti. Todavía faltan muchos servicios por rehabilitar de las más de 27 instituciones que sufrieron afectaciones”, explicó Jiménez.

El Banco Interamericano de Desarrollo muestra en un estudio de ciberseguridad que sólo siete de los 32 países estudiados en 2020 tenían un plan de protección de infraestructuras críticas, mientras que 20 habían establecido equipos de respuesta a incidentes de ciberseguridad. Esto limitaba su capacidad para identificar y responder a los ataques, destacó.

Tiempos difíciles

En este momento puede ser complicado traer iniciativas de tecnológica a algunos países de Latinoamérica, expresó Jiménez.

Por ejemplo, “los venezolanos en su momento iban a tope con las iniciativas tecnológicas en el continente. Se vieron completamente frenados de toda capacidad tecnológica porque la tecnología es un vehículo para el conocimiento (…) y eso no le sirve a la extrema izquierda o fundamentalistas de la línea socialista”, comentó Jiménez.

Para “levantar el programa de financiación digital, [los EE. UU. y la UE] necesitan trabajar con cada país [latinoamericano] de manera independiente para establecer una evaluación detallada sobre sus capacidades defensivas y ofensivas, así como su resiliencia para responder a los ataques”, concluyó Jiménez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top