Portabilidad Financiera en Chile: Más de cien mil solicitudes a dos meses de implementación

CMF.png

Por Vanessa Arenas

Las postulaciones y ofertas de las instituciones financieras se han hecho, en su mayoría, a través de los canales digitales. Para ello se han empleado herramientas tecnológicas como la firma digital, entre otras.

El 8 de septiembre de 2020 entró en vigencia la Ley de Portabilidad Financiera en Chile, que permite a los usuarios poder postular a varias instituciones financieras para traspasar créditos y productos bancarios. Dos meses después, se han hecho más de cien mil solicitudes, sobre todo en el área hipotecaria y priorizando los canales digitales para ello.

Entre los objetivos estaba el promover la competencia en el mercado, reducir los costos y tiempos para realizar trámites y transacciones y, lo más importante, desarrollar más y mejores productos financieros que beneficien a las personas. En Latinoamérica está el ejemplo de México que tiene esta opción legalizada desde hace algunos años, al igual que España y Francia en Europa.

Erik Berwart, Jefe del Departamento de Inclusión y Educación Financiera de la Comisión para el Mercado Financiero en Chile, fue entrevistado por Digital Trends para conocer cómo ha sido el proceso e implementación de la Ley de Portabilidad.

¿Qué beneficios supone esta Ley a los clientes y al ecosistema financiero del país?

La Ley de Portabilidad tiene como objetivos disminuir los costos, ya sea de tiempo y dinero, que los usuarios del sistema tienen para cambiarse de institución financiera, haciendo el proceso más expedito. Potra parte, la Ley apunta a que los usuarios pidan solicitudes de portabilidad en varias instituciones, de manera de recibir varias ofertas y poder tomar una mejor decisión.

Adicionalmente, se fortalece la protección al consumidor financiero al establecer plazos y estándares en la información.

En términos globales, se espera que esta Ley traiga más competencia al disminuir los costos de cambio de las personas y también fomente la inclusión financiera.

Una forma de enfrentar el aumento de competencia es que las instituciones financieras creen o modifiquen productos y servicios financieros de manera que se adapten mejor a las necesidades de sus clientes. Sin embargo, este es un proceso lento y habrá que revisar en el tiempo para poder ver realmente los efectos de la política.

¿Cuál es la evaluación del regulador ante el volumen de peticiones de portabilidad y las respuestas de las entidades financieras?

Actualmente se han recibido más de cien mil solicitudes. Es muy importante tener en cuenta que una persona puede hacer múltiples solicitudes. Las instituciones tienen plazos que señala la Ley para responder, pero es importante hacer notar que el reglamento del certificado de liquidación, que es parte fundamental de todo el proceso, aún no sale de contraloría y por tanto esto podría afectar al proceso. Se espera que esto se regularice prontamente.

¿Las instituciones financieras han incentivado el proceso?

La gran mayoría de los bancos y otras instituciones, como cajas de compensación, tienen en sus páginas web secciones informando y posibilitando que las personas soliciten la portabilidad financiera a dichas entidades. Actualmente, la gran mayoría de las solicitudes se han realizado por canales digitales.

¿Cuál modalidad ha tenido mayor implementación?

El proceso de portabilidad tiene sus plazos. Por ejemplo, el cambio de un crédito hipotecario puede llevar meses, desde la solicitud, la generación del certificado de liquidación, la evaluación del cliente y generación de ofertas, la recepción de ofertas y análisis por parte del cliente, la aceptación de la oferta, el cierre de productos y contratación de los nuevos, la rendición de cuentas.

Este es un proceso complejo y no es automático. Cada portabilidad está sujeta a la evaluación crediticia del cliente. Por lo que, si bien el nombre nos hace pensar en la portabilidad numérica, este es un proceso distinto.

Teniendo lo anterior en cuenta, creo que deben pasar al menos seis meses para tener información para que el regulador pueda responder este tipo de preguntas de buena manera, ya que en la actualidad se han materializado aún pocas portabilidades.

¿Cuáles son las condiciones por las cuales una de las instituciones financieras puede rechazar o brindar una oferta de portabilidad a un usuario?

Como se señaló anteriormente, las instituciones deben realizar una evaluación crediticia del cliente que ha hecho la solicitud de portabilidad. Una institución financiera puede abstenerse de realizar una oferta de portabilidad si su análisis le muestra que el cliente no cumple con sus políticas de crédito.

¿Con la entrada en vigencia de la Portabilidad, se abren espacio para más empresas Fintech, como el caso de la Fintech local Portal Bancario?

La Ley al estandarizar información y establecer plazos abre la puerta a que nuevos desarrollos apalanquen estas características y se construyan nuevas soluciones.

Portabilidad en productos hipotecarios

De acuerdo a Enrique Villarroel, Gerente Desarrollo Marketing y Experiencia de Clientes del Banco Bice, las casi 130 mil solicitudes de Portabilidad en la industria financiera se centran, en su mayoría, en los productos hipotecarios. “Además, hemos visto que, en promedio, las personas han realizado dos solicitudes de portabilidad en dos instituciones diferentes”.

La firma digital y autenticación biométrica ha sido la herramienta tecnológica a la que se han aliado los bancos para la disponibilidad de portabilidad digital. Cada institución ha definido los mecanismos apropiados para un servicio ágil.

“La Ley puso de manifiesto una serie de requisitos y un nuevo modelo de servicio que sólo con apoyo de la digitalización de procesos y canales era posible. Por lo tanto, impulsó y aprovechó todas las tecnologías que estaban disponibles para que, en un plazo récord se implementara una solución con exigentes estándares de servicio”, señala Villarroel.

Colaboración

En relación al impacto en el ecosistema financiero del país, Nicolás Giordano, Gerente Comercial de Redbanc, señala que desarrollaron una plataforma multindustria, que permite hacer más ágil y eficiente el proceso para las instituciones financieras y, con ello, impactar positivamente a los clientes del sector.

“Nuestra solución propicia la interrelación entre instituciones bancarias y financieras para la portabilidad de los productos, a través de una solución estándar que controla e informa los flujos de información necesarios para que un usuario se porte”, detalla.

Para Giordano, la nueva Ley también impactará a los pequeños o medianos proveedores de productos financieros, ya que podrán acceder a las soluciones que Startups o Fintech les puedan ofrecer, tanto para mejorar el onboarding de nuevos clientes y la interconexión con otros proveedores financieras.

En esto coincide Villarroel, quien apunta a que la salida de esta Ley ha impulsado iniciativas de colaboración entre todos los actores de la industria financiera, colocando el cliente en el centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top