Soluciones antifraude crecieron en Latinoamérica

antifraude.png

Por Vanessa Arenas | Digital Trends 

Los ataques de ciberseguridad aumentaron a medida que la digitalización se aceleró. Tecnologías tendencia durante los últimos años se consolidaron tras la pandemia y buscan hacer frente a los fraudes en la banca digital.

De acuerdo a Fortune Business Insights en su último estudio, el mercado de soluciones tecnológicas para la detección y prevención de fraude tuvo un valor de 794 millones de dólares en 2020 y se estima que el valor del mercado incrementará en 12% en 2021.

El crecimiento en conectividad y uso de dispositivos móviles en Latinoamérica es una buena noticia. Pero, también trae el incremento de la vulnerabilidad de ser víctima de ataques y fraudes. De acuerdo al portal de estadísticas, Statista, el uso de las redes sociales y otros servicios de mensajería es uno de los principales incentivos para el quiebre de la barrera digital en Latinoamérica. Al igual que el acceso a internet, el consumo de redes sociales en América Latina y el Caribe ha ido en aumento en los últimos años.

“A finales de enero de 2020, la mayoría de los países de la región tenían un porcentaje de usuarios de estas plataformas superior al 60%. En México, en particular, se espera que el número de personas que interactúan a través de redes sociales supere los 95 millones en 2025”.

Y con el uso de las redes, la pandemia ha cambiado todo lo que tiene que ver con servicios y formas de relacionarse con el cliente. La digitalización en la banca y medios de pago desplazó el efectivo en países como Chile, por ejemplo, y permitió la adopción de nuevas tecnologías en otros.

Por su parte, el Informe global de Fraude e Identidad 2021, realizado por DataCrédito Experian desde junio de 2020 hasta enero de 2021, en Latinoamérica se generó un incremento en los reclamos fraudulentos, conocidos como autofraude o fraude amistoso, y del cibercrimen, concluyendo que cuatro de cada diez fraudes financieros se hacen a través de canales digitales.

En esta línea, Carlos Chavarría, CEO en NA-AT Technologies, indica que pese a que la región ha sabido responder adoptando nuevas tecnologías, su velocidad ha sido limitada.

Soluciones antifraude

Debido a los efectos del confinamiento causado por la pandemia, nuevas oportunidades de negocio han surgido en sectores que, si bien han tenido un crecimiento interesante, no se esperaba tal demanda de servicios financieros, especialmente en el segmento de pagos digitales, los cuales se han vuelto fundamentales en sectores como el comercio electrónico.

Este escenario ha dado paso a soluciones de onboarding y de atención, entre los cuales Chavarría destaca tecnologías de validación de documentos de identidad, biometría y tecnologías de aceptación de acuerdos a distancia. “Hoy podemos ver un creciente interés en el sector financiero, no sólo por tecnologías concretas, sino por soluciones que combinen tecnologías en casos de uso concreto. Por ejemplo, hoy en muchas entidades financieras, para la emisión de un producto, como una tarjeta de crédito, el prospecto valida su documento de identidad, valida que es quien dice ser utilizando biometría facial, dactilar o voz y acepta los términos y condiciones del contrato utilizando tecnología de firma digital”, detalla el fundador de la solución Firma Autógrafa Digital.

Todo esto sucede en tiempo real y desde el teléfono inteligente. Para las entidades financieras representa un sustancial ahorro en términos de costo operativo y una oportunidad de posicionar nuevos productos y servicios en segmentos de la población cada vez más acostumbrados a la digitalización. Biometría, códigos PIN enviados a los dispositivos, análisis de comportamiento a través de Inteligencia Artificial, entre otros, son los métodos de seguridad que, de acuerdo al estudio de DataCrédito Experian, se perciben como los más seguros por los clientes.

“El 74 % de los consumidores mencionó como método efectivo la biometría física, mayormente aplicada mediante dispositivos móviles e incluyendo reconocimiento facial y huellas dactilares; el 72 % mencionó que los ya mencionados códigos PIN y el 66 % mencionó el análisis de comportamiento, que aprovecha señales observadas pasivamente en los navegadores y dispositivos móviles, sin requerir ningún esfuerzo por parte del consumidor”, explicó Eric Hamburger, Country Manager de la empresa en Colombia.

De acuerdo al último estudio de Fortune Business Insights, el mercado de soluciones tecnológicas para la detección y prevención de fraude tuvo un valor de 794 millones de dólares en el año 2020 y se estima que el valor del mercado incrementará en 12% en 2021, para cerrar en 821 millones de dólares.

Esto representaría un crecimiento anual compuesto de 20%, desde este año hasta 2028, debido principalmente al efecto post pandémico y a las nuevas tendencias de consumo digital. En este sentido, “el sector bancario, servicios financieros y seguros en Latinoamérica destaca al ser uno de los sectores más vulnerados pero con mayor gasto superando el 15% del gasto total en 2020”, agrega Chavarría.

A medida que las empresas se comprometan y adopten soluciones y tecnología para proteger a sus clientes, los cibercriminales también buscarán nuevas formas de atacar, por lo que, la educación en ciberseguridad también es fundamental para que, tanto empleados como usuarios, reconozcan e implementen más medidas de seguridad, de la mano con las organizaciones financieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top