¿Por qué los investigadores en IA son los perfiles más buscados por empresas innovadoras?

IA.jpg

Fuente: iProUp

Facebook, Google, Microsoft y Amazon han redoblado el esfuerzo para sumar a sus equipos a académicos que ayuden a diseñar sus productos con inteligencia artificial, que van desde autos sin conductor hasta traductores con capacidad de aprendizaje.

Las estrategias varían y van desde adquirir y contratar compañías, como hizo Google al adquirir por 400 millones de dólares Deepmind o Twitter con Magic Pony por 150 millones en 2016, a contratar profesores universitarios a los que les ofrecen hasta diez veces sus sueldos académicos, sumando al acceso a recursos informáticos casi ilimitados y burocracia limitada.

“Las firmas tecnológicas han reaccionado y saben que para comercializar tecnología de Inteligencia Artificial a largo plazo necesitan invertir en I+D. Facebook, como muchas otras tecnologías bien gestionadas, ha planificado mucho la forma de estructurar estos equipos” afirma Joelle Pineau, ex profesora de la Universidad McGill y actual directora del laboratorio de Inteligencia Artificial de Facebook en Montreal.

Esta “fuga de cerebros” está haciendo que organizaciones sin ánimo de lucro como OpenAIse tengan que convertir en empresas privadas para recaudar dinero y a la vez ofrecerincentivos financieros a los investigadores fichados por los gigantes tecnológicos.

“Actualmente, el poder, la experiencia y los datos están concentrados en manos de unas cuantas empresas”, afirma Yoshua Bengio, profesor de la Universidad de Montreal.

“Algunas empresas están aceptando contratos de cuerpos militares o de seguridad, por ejemplo, usando el aprendizaje automático en el reconocimiento facial”. Esto demuestra la preocupación de investigadores independientes ante la posibilidad de que la investigación en IA termine limitándose a pocas empresas privadas.

Greg Benson, profesor de informáticaen la Universidad de San Francisco y responsable científico en una compañía de softwarecaliforniana afirma “Es cierto que he firmado un contrato de confidencialidad, pero enSilicon Valley eso es algo normal,” y agregó que “Los académicos de todas estas compañíaspublican trabajos, asisten a conferencias y también presentan paneles, aunque yoconsultaría con mis superiores antes de hacerlo”.

Maja Pantic, profesora de aprendizaje automático en el Imperial College de Londres, quetrabaja tres días a la semana como directora de investigación del centro Samsung AI enCambridge, afirma que la situación actual es un “enorme problema” y considera que hayun “peligro real” de que el pensamiento creativo universitario desaparezca por la fugamasiva de expertos hacia lo privado, donde la investigación solo tiene fines comerciales. Otros sugieren que el sector de IA debería estar regulado para fomentar la competencia yproteger la seguridad nacional.

David Barber, profesor de aprendizaje automático en el University College de Londres se pregunta “¿cómo va a tener la salud una relación profundamente integrada entre los gigantes tecnológicos y las universidades? ¿Como país está bien tener esas relaciones con empresas de otros países? Hoy podría ser Google o Facebook, pero cada vez hay más empresas chinas que vienen a Reino Unido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top