Delivery en tiempos de pandemia: el objetivo es ayudar a sobrevivir a las PYMES

Screenshot-2020-06-28-at-11.01.51-PM.png

Por Vanessa Arenas

Las empresas de entrega a domicilio en Latam han tenido un gran crecimiento en los pedidos, sobre todo en las categorías de supermercados y farmacias. Pero también han sido conscientes de que son el único salvavidas para restaurantes y comercios pequeños en medio del confinamiento, por eso han adaptado sus medidas y estrategias para conectarlas con sus clientes, llevándoles lo que necesitan a sus casas.

La pandemia por Covid-19 ha traído nuevas reglas, confinamiento y una crisis de salud, social y económica en todo el mundo. Sin embargo, algunas compañías han tenido ventajas por la naturalidad de sus servicios y, quizás, la mayor oportunidad de crecimiento que se les ha podido presentar. Este es el caso de las empresas de delivery. Si bien en Latinoamérica han representado un boom e incluso lograron cuadriplicar sus ventas entre 2014 y 2019 (de acuerdo a Euromonitor International), ahora estos números han crecido en tan sólo meses.

De hecho, la cantidad de descargas de apps de delivery en la Región superó las 250.000 en el período de marzo a febrero, según la firma de datos, Sensor Tower.

En Chile, por ejemplo, Rappi aumentó en más de 120% la demanda en los pedidos de supermercados y farmacias. Tan sólo en el primer fin de semana de abril, el incremento promedio en estas categorías fue de un 35%. Así lo señaló Isaac Cañas, Gerente General de Rappi en Chile, en entrevista con Digital Trends.

Pero así como han aumentado los pedidos y algunos comercios se han sumado a estas plataformas, también hay locales que no han soportado los cambios radicales que ha traído la pandemia. El director general de Pedidos Ya en Chile, Juan Martín López, declaró a la agencia de noticias, Bloomberg, que cerca de la mitad de los restaurantes asociados a su aplicación ha cerrado.

Frente a este escenario, han surgido iniciativas como la de Uber Eats que, desde mediados de marzo, brinda apoyo a más de 30 mil restaurantes en América Latina al establecer envíos gratuitos e incrementar la visibilidad de estos locales. “Sabemos que las próximas semanas serán desafiantes para muchos propietarios de pequeñas empresas. Queremos respaldar a nuestros miles de socios restauranteros, en particular a las pequeñas y medianas empresas independientes; a los clientes que confían en nuestra plataforma para que los alimentos sean entregados de manera confiable en sus mesas; y a nuestros socios repartidores, que cuentan con la aplicación de Uber Eats para generar ganancias mediante las entregas”, señaló Eduardo Donnelly, Director General de Uber Eats en América Latina.

La finalidad de estas medidas es generar una demanda para los restaurantes locales y PYMES en Latinoamérica. Ayudarlas a sobrevivir ante la pandemia. Y este, precisamente, ha sido una de los mayores aprendizajes para las compañías. “Hemos aprendido a vernos a todos como una comunidad y la conexión necesaria que tenemos entre todas las personas de una ciudad o país, aunque estemos todos aislados en nuestras casas. Todos necesitamos del otro y, en ese sentido, estamos cumpliendo un rol muy importante en este momento de poder conectar personas son sus necesidades básicas como es la alimentación, la higiene y la salud en el menor tiempo posible”, resalta Cañas.

Más entregas, más competencia José Ramírez tocó la puerta para dejar la pizza encargada. Pidió disculpas por la demora y aseguró que era por la competencia. “Si antes éramos muchos, ahora es peor. Subió la competencia. En esta semana llegaron varios que habían sido despedidos de sus otros trabajos”, dijo antes de despedirse.

Se estima que la cifra de repartidores en Latinoamérica esté cerca de los 500.000. Sólo en Chile, de acuerdo a datos de las mismas empresas, la cifra asciende de los 15.000 asociados que se exponen a salir a las calles y estar en contacto con el virus por la necesidad de contar con sus ingresos diariamente.

Para recompensar estos esfuerzos, algunas plataformas han tomado la decisión de apoyar con asistencia financiera, durante un plazo determinado, a los socios conductores y repartidores a los que se les ha diagnosticado Covid-19, o a los que una autoridad de salud pública les ha pedido que se aíslen.

Rappi afirmó estar haciendo campañas internas y externas para lograr la mayor activación posible por parte de los repartidores en todo momento. “La dificultad radica en que normalmente tenemos horas de alta demanda y horas valle, pero ahora con la coyuntura todas son horas de alta demanda”, aseveró Cañas.

Nuevas opciones y medidas de higiene

Ante la contingencia y el peligro al contagio, estas empresas de entrega a domicilio han habilitado otras opciones a la hora de recibir el pedido, como el “contactless”, que consiste en que el repartidor lo deje en la puerta, sin ningún tipo de interacción física con el cliente.

También han proporcionado recomendaciones a los empleados de restaurantes y socios repartidores para promover que todas las órdenes estén debidamente selladas en envases a prueba de manipulaciones.

Ayudar a que los repartidores tengan un espacio para lavarse las manos, disponerles de alcohol gel y mascarillas son parte fundamental de las medidas de higiene y seguridad para el cuidado de toda la cadena que interactúa con el pedido.

Asimismo, las compañías aseguraron estar en constante comunicación con las autoridades de salud y atentos a las restricciones para determinar qué acciones pueden tomar en beneficio de sus empleados y usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top