Inicio Noticias La ciberdelincuencia pone en peligro la moneda virtual Bitcoin

La ciberdelincuencia pone en peligro la moneda virtual Bitcoin

Compartir

Según McAfee, casos como el reciente cierre de Silk Road, demuestran que el abuso que los cibercriminales hacen de Bitcoin está acabando con la posibilidad de que se convierta algún día en la moneda virtual oficial del comercio electrónico.

En un reciente informe, McAfee expresa sus reservas acerca de que Bitcoin se convierta algún día en la moneda virtual oficial del comercio electrónico. El idealismo y la comodidad que existe detrás de monedas virtuales como Bitcoin está en riesgo, debido a que el abuso por parte de criminales profesionales y grupos de delincuencia virtual organizada está alcanzando a niveles inaceptables en términos de seguridad, señala el estudio.

McAfee destaca en su estudio la lista de prácticas abusivas y los problemas conceptuales del manejo de la moneda, en especial, los fuertes rumores de que Bitcoin sirve como vía para el lavado de dinero. Entre los ejemplos al respecto, la compañía destaca el cierre por parte del FBI de Silk Road, un sitio web pionero en el uso del Bitcoin, en el que incautaron cientos de miles de dólares procedentes de la comercialización de drogas, y en el que, al parecer también se ofrecían servicios de asesinos a sueldo, escudados por el anonimato que permite en sistema “peer to peer” del sistema monetario.

Para la compañía de seguridad, lo que hace que el número de ciberdelincuentes que abusan de Bitcoin esté aumentando es que este sistema monetario es autónomo e independiente, y en consecuencia, no está controlado por los gobiernos ni las autoridades financieras locales o globales.

“La proliferación de monedas digitales dispara la proliferación de las herramientas y servicios necesarios para el cibercrimen. Esto a su vez ayuda a impulsar el crecimiento de la ciberdelincuencia y otras formas de amenazas digitales”, asegura Raj Samani, CTO de McAfee EMEA. “Además, los desafíos a los que se enfrentan esas monedas van más allá de su propensión a utilizarse en el lavado de dinero, ya que pueden emplearse en ataques dirigidos a intercambios financieros y en malware desarrollado para carteras digitales”.

El estudio concluye señalando que las monedas virtuales no van a desaparecer, y que, a pesar de las aparentes dificultades que plantea su uso en ataques DDoS, en el lavado de dinero, y en la facilitación de la ciberdelincuencia, las oportunidades también abundan para usos legítimos.

Fuente: csospain.es