Inicio Noticias Principal banco digital de Europa, planea expansión a Sudamérica

Principal banco digital de Europa, planea expansión a Sudamérica

Fuente: Diario Financiero
Tras una exitosa ronda de capital que lo convirtió en la mayor Fintech de Europa ahora planea su aterrizaje en Estados Unidos y Latinoamérica.
Ocho minutos en el teléfono móvil para abrir una cuenta y cero comisiones. Esa es la promesa con que el banco digital alemán N26 ha convencido a 2,3 millones de clientes, en 24 países, desde que obtuvo su licencia bancaria en julio de 2016. El mes pasado, N26 levantó US$300 millones en una sola ronda de financiamiento, liderada por Insight Venture Partners y con la que estableció un récord para las startups alemanas.

La operación hizo que su valoración subiera a US$2.700 millones, convirtiéndose en la primera empresa unicornio alemana -aquellas compañías que consiguen un valor superior a los US$ 1.000 millones en su etapa inicial- y la Fintech con mayor valoración en Europa.

Gigantes como la china Tencent Holdings y el fondo soberano de Singapur están entre los inversionistas que han apostado por el ‘primer banco móvil paneuropeo’. Sus aspiraciones son globales. A su casa matriz en Berlín y su oficina en Barcelona, piensan sumar Estados Unidos a mediados de año. Pero no se detiene ahí. ‘Tras el lanzamiento en Estados Unidos, N26 continuará en un período de expansión internacional.

Norteamérica, Sudamérica y Australia son mercados interesantes’, explican en N26. Su fundador y CEO, Valentín Stalf (33 años), ha sido más claro. En una conferencia en Múnich a fines de 2018, afirmó que el objetivo es pasar de una empresa europea a un banco global en un plazo de 5 a 10 años. Stalf afirmó a la cadena CNBC que, después del lanzamiento en Estados Unidos y la consolidación en Europa, el foco estará en Latinoamérica.

Licencia bancaria

N26 no juega solo en las aplicaciones de pago. Según cálculos de EY al cierre de 2017, en Alemania operan alrededor de 300 Fintech que ofrecen diversos servicios: pago, créditos, seguros, inversiones y operaciones bancarias.

De ellos, sin embargo, solo N26 cuenta con una licencia similar a la de cualquier otro banco tradicional, por lo que el capital de sus clientes está protegido por el Fondo de Garantía alemán. ‘La licencia bancaria fue clave para desarrollar e implementar nuevas tecnologías, lanzar nuevos productos y crecer aceleradamente a nivel internacional’, explican en N26. Antes del ‘sí’ del regulador alemán, esta era una Fintech más de pago.

En 2013, Stalf y su amigo de la infancia Maximilian Tayenthal idearon una aplicación para una tarjeta de débito prepago para menores de edad, que los padres pudieran administrar. Como nativos digitales, no había discusión de que el producto debía ser concebido exclusivamente para su uso en teléfono móvil. La idea evolucionó hacia un producto para adultos 100% digital. ‘El comportamiento de los consumidores ha cambiado en los últimos años de las tiendas a las compras en línea, a las compras móviles.

Están acostumbrados a usar servicios móviles como Google Maps o Airbnb, ¿por qué no esperarían que sus bancos también sean móviles?’, plantean desde N26. En abril de 2015, N26 ya contaba con miles de clientes y una veintena de trabajadores. Tras una ronda de financiamiento por US$ 10 millones, se plantearon obtener la licencia bancaria, que demoró alrededor de un año.

Cómo funciona

‘Un banco no tiene por qué ser complicado’, repite constantemente Stalf. En su empresa aseguran que ‘los clientes alrededor del mundo sufren de una experiencia bancaria anticuada e inconveniente. Nosotros resolvemos ese problema’. La forma de hacerlo es a través de una ‘experiencia digital’, con fuerte enfoque en el diseño y bajos costos. Con apenas un décimo de los costos de un banco tradicional, según cálculos de la propia firma, N26 está en capacidad de reducir drásticamente sus precios.

La cuenta básica no tiene costos de apertura ni de operación, permite retiros en cualquier cajero del país de residencia sin costo y pagos a niveles internacional. Las siguientes categorías (Black y Metal) tienen servicios añadidos, como seguros, uso de cajeros a nivel internacional y descuentos, a cambio de comisiones que varían entre los 9 y 16 euros. En los tres casos la apertura es completamente digital, sin envío de documentos y la confirmación de identidad es a través de una foto del documento de identidad y una selfie.

Los clientes pueden vincular su cuenta a aplicaciones como Google Pay y Apple Pay, y de necesitar efectivo, usar los cajeros automáticos con una tarjeta Mastecard, que además sirve para pagar en terminales sin contacto. Su acuerdo con Transferwise le permite ofrecer transferencias internacionales a menos costo; Clark es su socio en la oferta de seguros; Auxmoney le permite ofrecer créditos para estudiantes y empleados autónomos; y la Fintech basada en Frankfurt Vaamo tiene una alianza con la que ofrece a sus clientes poder invertir en ETF, tras crear su propio perfil de riesgo de inversión.