Inicio Noticias Kaizala en Argentina, el WhatsApp para empresas de Microsoft

Kaizala en Argentina, el WhatsApp para empresas de Microsoft

Fuente: iproup

En la actualidad existen decenas –por no decir cientos o miles– de herramientas que permiten que las personas se comuniquen entre sí. Las aplicaciones de mensajería son un servicio infaltable en el teléfono de todo usuario, pero hay una que está por encima de todas: WhatsApp.

Con una constante expansión, nuevas herramientas y un mercado más que consolidado, la compañía propiedad de Facebook tiene dominio a nivel global. Si bien posee grandes rivales de peso, como la asiática WeChat o la rusa Telegram, su hegemonía es casi incuestionable. En este marco, llegó una nueva solución que promete competir cabeza a cabeza.

Con tres años de desarrollo y una primera puesta a punto en la India, Microsoft alzó su bandera en el mundo de la mensajería móvil. Kaizala es la gran apuesta del gigante de Redmond para dominar un negocio que en la actualidad le es esquivo.

Como dato comparativo, el mercado de computadoras tiene 1.000 millones de usuarios activos, con un crecimiento proyectado de 200 millones en los próximos años.

Sin embargo, la compañía detectó la oportunidad en un segmento para el que está previsto un crecimiento mucho mayor: el móvil. Hoy, en el mundo hay 3.000 millones de personas que tienen celulares y en los próximos cinco años se espera que llegue a 6.000 millones.

Microsoft no le vende casi nada a este público y ahí vemos una oportunidad muy grande”, explica Juan Carlos Puente, director de ventas para Canadá y América Latina de Microsoft.

¿Pero cuál es la estrategia de Kaizala para conquistar un mercado que parece ya acostumbrado a las comodidades de WhatsApp?

Una aplicación para dominarlas a todas

Con la oportunidad ya identificada en 2016, en Microsoft comenzaron a explorar alternativas de comunicación en la India, país de origen del actual CEO de la compañía, Satya Nadella.

En un ecosistema de Interent de baja velocidad y escasa infraestructura, pero con necesidad de conectar a millones de habitantes, el desafío se hizo presente.

En pocas palabras, Kaizala es “una plataforma para digitalizar procesos y manejar tareas”. La herramienta está basada en un chat con un diseño muy similar a otras propuestas. Pero que funciona como un “habilitador” de comunicaciones.

“El mundo se maneja con WhatsApp porque se usa en todos lados. A simple vista, Kaizala parece lo mismo, pero va más allá y te permite, entre otras cosas, conectar grupos muy grandes, de hasta millones de personas, en un mismo lugar”, suma Puente.

El diferencial de esta plataforma está en sus “mini-apps” o “action cards”, que integra aplicaciones dentro del mismo ecosistema.

¿Qué significa esto? Que los usuarios de un grupo pueden utilizar herramientas básicas –como encuestas, citas, anuncios o pedir cobros–, pero además las plataforma está abierta para que terceros puedan desarrollar sus propias apps.

“Esto tiene un gran potencial para que las empresas desarrollen sus aplicaciones y obtener analíticas de esa información. Por ejemplo, una compañía puede tener datos de las rutas compartidas por sus camioneros y así optimizar su trabajo”, agrega Emerson Pinha, director de Kaizala para Argentina.

En los grandes grupos, que pueden albergar desde un puñado de oficinistas de una firma hasta miles de clientes de un banco, se puede tener una conversación unidireccional (del administrador hacia el resto) para difundir información u obtener datos de un servicio.

Por ejemplo, en menos de 30 segundos es factible hacer una encuesta “sofisticada”, donde el administrador del grupo recibe una tarjeta que entrega datos en tiempo real sobre las respuestas del resto. Asimismo, es posible exportar los datos a una planilla de Excel ya tabulado con la información de los participantes.

Con su propuesta, Microsoft quiere salir a pelearle a los reyes del mercado. “Con Kaizala queremos posicionarnos para competir con el App Store de Apple y con el Google Play de Android, donde la plataforma de desarrollo móvil va a ser este ecosistema”, asegura Puente. Y agrega que “es una manera diferente a la tradicional y para transformar el mundo móvil”.

A diferencia de los sistemas operativos tradicionales, las apps se desarrollan una sola vez, aunque requiere una adaptación para que funcionen en iOS y en Android. Así, los usuarios no tienen que estar actualizando todo el tiempo sus aplicaciones.

Impulsar la digitalización desde el teléfono

Este ecosistema, que está inicialmente apuntado a los negocios, tiene especial atención la seguridad de sus clientes. La aplicación garantiza el trabajo en equipo, tanto de empleados internos como externos (proveedores, socios y clientes), empleando altos estándares de seguridad para proteger los datos que se distribuyan.

Mediante criptografía de punta a punta y otras técnicas, Kaizala también permite al administrador de un grupo mantener protegidos los datos que difunda para que sólo puedan ser vistos por las personas que él desee.

Además, una vez que un usuario sale o es eliminado del grupo, ya no tiene acceso a los archivos que se enviaron por ahí. Pinha explica al respecto: “Esto hace a una identidad corporativa, donde podés asegurar los datos para que no haya fugas”.

En este camino, la app quiere simplificar los procesos burocráticos que atraviesan las organizaciones gubernamentales. Puente explica que, por ejemplo, ya tienen una ciudad entera utilizando Kaizala en la India. Son unos 60 mil habitantes a los que les es posible efectuar trámites desde la app, como pedir partidas de nacimiento, por ejemplo.

“En vez de gastar de cuatro o seis horas en una oficina, las personas pueden hacer el trámite, seguir algunos cuestionarios y que en pocos minutos le llegue un archivo PDF con la partida. Esto también es aplicable a otros casos en los que hay que pagar, porque la plataforma permite realizar cobranzas e integrar aplicaciones de pago”. Allí las autoridades pueden obtener información en tiempo real sobre todo sus trámites.

La app “básica” de Kaizala es gratuita para todos los usuarios de Android e iOS. En cambio, la versión Pro (que ofrece herramientas avanzadas, como las estadísticas) se consigue por u$s1,4 mensuales y está bonificada para los suscriptores de Office 365.

Cambio cultural y de negocios

Desde la empresa apuntan a vislumbrar el potencial futuro de la herramienta. En la búsqueda de obtener datos ­–el “petróleo” de la actualidad–, las compañías pueden acceder a lugares que antes no.

“Es posible lograr engagement con los empleados. Tradicionalmente, se hace por mail, pero hay gente a la que no se podía llegar. Obtener información de los llamados frontline workers, o de primera línea, los que no tienen computadora como los policías o los cajeros de un supermercado, fue el sueño idealista de las empresas en los últimos 50 años”, explica Puente a iProUP. En este punto, hay un gran potencial para hallar valor en datos perdidos por todos aquellos que tienen un teléfono en el bolsillo.

A todo esto se le puede sumar la integración con herramientas de inteligencia artificial de Microsoft como Cognitive Services, que se integra con Azure. Gracias a esto, se obtienen datos en tiempo real cuando alguien interactúa con alguna de las apps.

Asimismo, esta información se puede usar como materia prima para alimentar laInteligencia Artificial y a los bots, asistentes digitales cada vez más presentes.

“Por ejemplo, los técnicos de un avión pueden resolver dudas en pleno trabajo, al consultar por texto o voz a un bot que busca la respuesta en su base. Hay un beneficio enorme para las nuevas generaciones de empleados. Parte de este trabajo está en entrenar al sistema, un proceso cada vez más agilizado”.

Con una visión a largo plazo, Microsoft comenzó la expansión de su novedosa herramienta de comunicación y digitalización para empresas en la Argentina y el resto de América Latina. El objetivo es claro: ser el próximo WhatsApp.