El papel de las API en el sector financiero

iStock-1227056524-scaled-1-scaled.jpeg

API - Application Programming Interface. Software development tool. Business, modern technology, internet and networking concept.

Fuente: El Economista

Esta herramienta representan un factor medular para la transformación del sistema financiero a través de modelos como el Open Banking.

El sistema financiero está experimentando cambios importantes motivado principalmente por la transformación digital. La llegada de nuevos modelos y soluciones tecnológicas han permitido el desarrollo y la consolidación de nuevos actores en el ecosistema, lo que, a su vez, ha motivado una competencia abierta para ofrecer mejores servicios y productos para el consumidor final.

De acuerdo con la startup mexicana de finanzas integradas Finerio, algunos sectores como las fintech, han tenido un crecimiento exponencial, mientras que las entidades financieras tradicionales se han visto obligadas a acelerar su transición hacia la banca digital para poder competir y ofrecer mejores servicios y productos a los usuarios finales. Modelos como el Open Banking están desempeñando un rol fundamental en el rediseño del sistema financiero.

“El Open Banking está revolucionando el sistema financiero y detonando una nueva era tanto para las empresas del sector como para los usuarios. Esto no sería posible sin las soluciones y herramientas tecnológicas que permiten el intercambio de datos entre instituciones financieras, en este caso las APIs de agregación de datos bancarios”, señala Nick Grassi, Co-CEO de Finerio Connect.

Las APIs (Application Programming Interface, por sus siglas en inglés), o interfaz de programación de aplicaciones, son un conjunto de protocolos y definiciones que permiten la integración y comunicación entre aplicaciones y programas, siempre ceñidas a un conjunto de reglas. Estas soluciones permiten el intercambio de datos de manera segura y sin involucrar a terceros.

Una de las claves del funcionamiento de las API es la facilidad de integración. Estas herramientas tienen que resultar simples de integrar a otro software para que las comunicaciones puedan desarrollarse con éxito. De igual manera, sus actualizaciones no deberían generar conflictos para que su labor siga siendo óptima.

De acuerdo con el artículo 76 de la Ley Fintech, todas las entidades financieras, ya sean bancos, fintech, burós de créditos, etcétera, están obligadas a habilitar APIs para el intercambio de información.

Por medio de las APIs de Open Banking, las empresas del sector pueden consultar el historial de transacciones de tarjetas de crédito y débito, créditos hipotecarios e inversiones, productos contratados por el consumidor y saldos de cuentas, entre otros aspectos.

Esto permite que las entidades financieras puedan ofrecer servicios personalizados y a la medida de las necesidades, brindar herramientas a los usuarios para administrar sus finanzas de mejor manera, además de que puedan revisar las transacciones y saldos de todas sus cuentas en el mismo lugar.

Cabe señalar que las API solo se pueden usar internamente, así que las empresas tienen un mayor control sobre ellas. Esto les da a las empresas un mayor control.

Banca abierta

La banca abierta es un sistema que permite que los usuarios puedan, de manera voluntaria, compartir su información financiera con un tercero para poder acceder a mejores productos y servicios. Asimismo, las entidades financieras, tanto tradicionales como nativas digitales, pueden capitalizar la información que sus usuarios les dan, agrandar su cartera de clientes y aumentar sus ganancias.

Datos de Finerio Connect revelan que el 68% de las empresas mexicanas prevén que el Open Banking fomentará el crecimiento del sector financiero, el 65% que generará una competencia más variada y el 92% de las empresas que se asocien con proveedores de Open Banking tendrán más posibilidades de éxito.

“La revolución de la banca abierta sería imposible sin las API de agregación de datos bancarios”, indican.

“Las soluciones que ofrece este modelo pueden ser privadas y públicas. Las primeras son de acceso restringido y sólo pueden ser usadas por miembros de una organización; en el segundo caso, permiten intercambiar datos con socios, proveedores, entre otros actores, para una integración de servicios más eficiente. Finalmente, las APIs públicas permiten compartir datos con cualquier persona, pero suelen tener acceso limitado a la información”.

En el caso específico del sector financiero y la banca abierta, estas interfaces permiten que una plataforma se pueda sincronizar y conectar a las bases de datos de una entidad financiera, ya sea banco, fintech u otras opciones, para retomar la data de los clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top