Ni tímidos ni rockstars: este es el perfil de trabajador que buscan las startups

startup.png

Fuente: América Economía

En busca de talentos que se adapten a los valores y creencias, la mayoría de las startups están privilegiando ciertos perfiles de colaboradores, dejando de lado a aquellos que desbordan talento pero no se ajustan a sus necesidades. Todo para que los seleccionados estén alineados con su cultura organizacional y así se mantenga el buen clima laboral.

¿Por qué una startup podría preguntar a sus candidatos a empleo cuáles son sus formas de trabajar, relacionarse y lo que les apasiona y motiva? De un tiempo a esta parte, los conocimientos técnicos son fundamentales, pero no el Factor X que están buscando las empresas. En varias startups de América Latina están muy interesados en conocer a fondo a sus futuros colaboradores y así mantener un buen clima laboral.
Por lo mismo, al buscar talento están considerando cada vez más el perfil de los postulantes, dejando de lado, incluso, a trabajadores talentosos pero que no se adapten a su cultura organizacional, es decir, a sus ideas, valores, creencias, prácticas y valores que tienen en común.
Mientras en la startup chilena de delivery de productos locales a domicilio Lomi es fundamental que los candidatos sean sinceros, curiosos y que puedan adaptarse fácilmente al ritmo de una startup; en Mine-Class, que ofrece educación a distancia, buscan personas que quieran crecer con ellos y que estén motivados por aprender constantemente y por desarrollarse totalmente en su cargo.
María Jesús González, gerente de Personas y Cultura de Lomi
, añade que la pasión es muy relevante también, porque para llevar a cabo las tareas se necesita entusiasmo e innovación, para moverse de forma ágil y autónoma hacia los resultados. “Estamos abiertos a escuchar nuevas ideas, aprender del resto del equipo y compartir nuestros conocimientos”, dice.
Para Mario Mora, CEO de la empresa de RR.HH. FirstJob, esto se explica porque en general las empresas “están en la búsqueda de talentos proactivos y que muestren un alto compromiso con el propósito de la compañía. La creatividad, disrupción, disposición a los desafíos y la alta capacidad de adaptación a los cambios son las principales características que persiguen las compañías”.
En el caso de la empresa Beetrack, que ofrece software de gestión de flotas, “buscamos personas apasionadas por lo que hacen, que quieren ser los mejores en lo que hacen y que sean capaces de movilizar e influir en otros para alcanzar los objetivos que se proponen”, dice Bernardita Huidobro, Culture and Talent Manager de Beetrack-DispatchTrack.

Hay que considerar que la pasión, curiosidad y deseos de aprender constantemente son especialmente requeridos por el estilo de trabajo de las startups, que tienen un acelerado crecimiento. “Esto implica contar con personas que busquen ir más allá, pensar ‘fuera de la caja’ ,estar constantemente innovando y probar cosas nuevas, mucho más que una empresa consolidada con rutinas establecidas y difíciles de cambiar, porque es un trabajo muy dinámico, proactivo y en equipo”, dice González.

En busca del match perfecto

El fit cultural resulta indispensable para que los colaboradores puedan estar alineados con la forma de trabajo y propósito de la empresa.“A mayor satisfacción y buen clima laboral, más compromiso con la empresa. Sin embargo, encontrar el match perfecto no siempre es sencillo. Por ejemplo, para nosotros el trabajo en equipo es fundamental, pero que a la vez se complementen para conseguir los objetivos y salgan adelante”, dice González.

Así que cuando se integra a la empresa gente que está alineada con la cultura organizacional, se genera mayor compromiso y motivación, además de garantizar un espacio de trabajo donde todos puedan sentirse realizados y se logren los objetivos y superen los obstáculos. “Esto es muy necesario a la hora de enfrentar los constantes cambios a los que nos enfrentamos las compañías en un mundo laboral donde la flexibilidad y adaptabilidad son claves”, indica Claudio Valenzuela, CEO de la startup Mine-Class.

¿Cómo los escogen?

Para conocer a los candidatos y dilucidar si encajan o no, generalmente se realizan entrevistas donde intentan profundizar en pasatiempos y motivaciones. También se llevan a cabo dinámicas grupales, donde se les se les plantean diferentes desafíos a los candidatos con la finalidad de medir su capacidad de respuesta en momentos bajo presión, junto con sus aptitudes, valores y cómo se comportan en situaciones retadoras y que involucran el trabajo en equipo.

Tanto en Mine-Class como en Beetrack llevan a cabo pruebas técnicas y entrevistas grupales que hacen los miembros del equipo al que el candidato se integrará, para después pasar a la entrevista psicolaboral. “Realizamos entrevistas en las que el postulante nos cuenta sobre su vida laboral, su trayectoria y las metas que tiene para crecer profesionalmente. Para nosotros también es muy importante conocer su historia, las cosas que le apasionan y los valores que posee”, explica Huidobro, de Beetrack.

Y desde Lomi afirman que es importante darse el tiempo para conocer a los candidatos en una entrevista: sus formas de trabajar y relacionarse, lo que les apasiona y motiva.

Finalmente, el rápido crecimiento que experimentan las startups obliga a reclutar el mejor talento, dejando de lado la creencia de que sólo es importante el conocimiento técnico.

Qué buscan las generaciones más jóvenes

En general, las startups cuentan con talento que bordea los 30 años, es decir, se trata de millennials, nacidos entre 1981 y 1996, que tienen ciertas características y se diferencian de aquellos aún más jóvenes, como es la generación Z, también conocidos como centennials, nacidos después de 1996, pero que empiezan a abrirse paso en la esfera laboral.

En el estudio Centennial vs Millenial EFY 2021, de FirstJob, en Chile el 24% de los centennials o generación Z priorizaron el aprendizaje y desarrollo como el atributo más importante para elegir su lugar de trabajo, mientras el 21% de los millennials lo valoró. La misma situación en cuanto al ambiente laboral, donde los centennials y millennials lo valoraron en un 18% y 14%, respectivamente.

Lo que realmente diferencia a estas generaciones es la actitud ante el trabajo. “En general, el millennial tiene una noción de éxito más ambiciosa asociada a alcanzar el trabajo de sus sueños y sobresalir; mientras que para el centennial, al ser la primera generación inmersa en un mundo más automatizado y tecnológico, su desafío se asocia al conocimiento y éxito personal”, dice Mora.“En nuestra experiencia, la generación Z busca más bien crecer dentro de una empresa innovadora y desafiante, siendo parte de distintos roles, por ejemplo, más que estar constantemente cambiando de empleo. Algo que sí es más visto en los millenials”, comenta Valenzuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top