Pago Móvil interbancario, la solución de los venezolanos para pagar sin efectivo

Pago-Móvil-Venezuela.png

Por Vanessa Arenas

La crisis económica en Venezuela ha obligado, tanto a las instituciones
financieras como a los usuarios, a adaptarse a nuevos métodos de pago.
Los altos índices inflacionarios en la nación han provocado que la
moneda oficial, el Bolívar, pierda estrepitosamente su valor y, por lo
tanto, se redujera el efectivo que circula en la población. Pago Móvil
fue el sistema que lanzó el regulador como una forma de solucionar el
problema. La mayoría de bancos locales lo implementó a través de su
app con un nombre propio para cada uno de ellos.

Es 24 de diciembre y Arnaldo Espinoza, periodista venezolano, decide viajar de Caracas a la Isla de Margarita, en el estado Nueva Esparta, a pasar Navidad lejos del caótico tráfico de la capital de Venezuela. El hospedaje y el resto de los gastos básicos los puede pagar en dólares, divisa que cada vez tiene mayor circulación en el país por causa de la acentuada devaluación del bolívar; sin
embargo, hay otra opción como medio de pago que ha cobrado fuerza durante los últimos años en el país caribeño: el Pago Móvil Interbancario.

Para este sistema de pago sólo se necesita un celular, descargar la app (que varía dependiendo del banco), cédula de identidad y número de teléfono del destinatario a pagar. Se trata de una plataforma unificada que permite hacer pagos electrónicos P2P y P2C de manera inmediata, sin importar el banco de los usuarios e, incluso, si no posee cuenta en alguno de ellos. Su lanzamiento fue iniciativa de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario
(Sudeban) que lo hizo oficial el 13 de octubre de 2017, luego de probarlo durante diez días con una muestra seleccionada de clientes de distintas entidades financieras del país.

Atrás quedaban las transferencias, cuya modalidad era la afiliación de datos de una cuenta bancaria a otra; pagar con la tarjeta de débito o crédito mediante el punto de venta y, por supuesto, el efectivo. Pagar con dinero físico dejó de ser una opción para muchos a medida que recrudecía la crisis económica y la devaluación obligó a la reconversión monetaria del Bolívar en el año 2008 y, posteriormente, en 2018.

Más de 5 millones de usuarios

El último informe de la Sudeban, que da cuenta sobre el sistema Pago Móvil Interbancario (P2P), fue publicado en junio de 2018. Allí se reseña que la plataforma ya contaba con 5,2 millones de usuarios registrados y que de 62 mil pasaron a 116 mil transacciones durante ese año.

Espinoza cuenta que, incluso estando a la orilla de la playa, llegó una vendedora de postres que tenía un cartel en el que se leía: “sólo acepto Pago Móvil”, refiriéndose al medio de pago disponible para comprarle.

“Pago Móvil vino a satisfacer una necesidad que es poder pagar, en una economía de inflación alta, alimentos y artículos de uso diario. Es evidentemente una solución en Venezuela pero que aún depende de un bien que es muy importante: el acceso a internet, que sabemos que en el país no es muy bueno”.

Al respecto, el Banco Central de Venezuela (BCV) habilitó a mediados de 2018 la utilización del Pago Móvil Interbancario a través de mensajes de texto, lo que permitiría ejecutar la transferencia sin necesidad de tener acceso a internet. Esto aún se mantiene únicamente para sus clientes.

Locales de comida rápida, bodegones, panaderías, tiendas de ropa, grandes y pequeños negocios, todos tienen habilitada esta modalidad de pagos online.
Actualmente (principios de enero de 2020) el salario mínimo en Venezuela es de 250.000 bolívares (3,17 dólares) y el billete de mayor denominación es de Bs. 50.000. Sin embargo, son pocos los ATM que funcionan y que cuentan con el efectivo para girar la cantidad máxima aproximada por día: Bs. 50.000.

Partiendo de esto como base, en un local de comida rápida un perro caliente (nombre local del hot dog) cuesta 82.500 bolívares, se necesitarían al menos dos billetes de Bs. 50.000 para pagarlo. Si se toma en cuenta la cantidad máxima que giran algunos ATM´s, no sería suficiente para cancelarlo. Es allí donde el papel del pago electrónico se vuelve fundamental en Venezuela.

Nuevos medios de pago

El regulador anunció a principios de 2018 que estaba evaluando implementar nuevos medios de pago digitales como: Zelle, criptomonedas, wallets móviles, código QR y botones digitales para tarjetas de débito y crédito.

Este anuncio fue realizado tras reunirse con distintas entidades bancarias del país y darles un plazo para presentar nuevas propuestas.

En el último año tomó mucha fuerza la plataforma interbancaria Zelle para las transacciones en dólares en los comercios. Esta app no cobra comisión entre los usuarios, lo que le permite tomar ventaja sobre otro de los modos de pago en el país, Paypal.

La criptomoneda Petro, que funciona con Blockchain, también está siendo habilitada por el Banco de Venezuela. De acuerdo a la Asociación Nacional de Criptomonedas en Venezuela (Asonacrip), la entidad financiera tendría su sistema de punto de venta, BioPago, exclusivamente para realizar transacciones en Petro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top