¿Cómo y por qué migrar a digital puede salvar miles de emprendimientos?

0.jpg

Por Cristian Tala | MBA. Founder, CEO, and Business Developer at Pago Fácil

“Si no está en Google, no existe”. Personalmente, encuentro que esta frase es poco precisa e injusta. Si fuese verdad, ya hubiese podido reparar varios pantalones que tengo que tengo con bolsillos rotos en mi closet

El número de trabajadores informales en Latinoamérica son uno de las más elevados del mundo. En Chile, el 30% de la fuerza laboral pertenece a este segmento.

Lamentablemente, muchos de estos trabajadores y emprendedores no han descubierto el potencial que tiene el mundo digital y los beneficios que les puede traer.

Hoy día es fundamental revertir este paradigma.

En la actualidad, estamos viendo cómo cientos de empresas grandes, medianas y pequeñas están quebrando, debido a los efectos del Covid-19. Sin embargo, ¿qué tan positiva era su situación antes de la pandemia?. La situación es muy compleja; como cualquiera podrá imaginar, son los trabajadores informales, emprendedores locales y freelancers quienes sufrirán las peores consecuencias.

Si eres digital, puedes sobrevivir 

Llevar tu negocio, oficio o profesión a digital no es difícil. No necesitas hacer un Master en Economía ni ser un Ingeniero en Computación.

Una tienda de abarrotes puede sentir que la tiene difícil, especialmente, si es de barrio. Sin embargo, no es así; existen decenas de almacenes que están vendiendo sus productos, a través de Whatsapp, y despachan por sí mismos.

Si podemos hablar con nuestros seres queridos de Arica a Punta Arena sin problemas, ¿por qué un abogado, contador o psicólogo debe trabajar exclusivamente desde su oficina? No es necesario.

El mundo digital tiene una posibilidad para cada negocio. Es real.

Internet = arriesgar sin altos riesgos. Tener mucho que ganar y poco que perder es la magia del mundo digital

No es costoso: nadie tiene que sacarse un ojo de su cara

Llevar un negocio a digital no es costoso. Es normal escuchar a muchas personas decir que no intentan usar los canales digitales porque no cuentan con los conocimientos ni el dinero. Pues, es hora de desmentir ese mito:

La digitalización consiste en todo lo contrario: hacer las cosas más fáciles. Existen un montón de herramientas que te pueden ayudar a ahorrar tiempo y dinero. Durante los últimos meses, hemos colaborado en un montón de iniciativas para ayudar a empresas tradicionales y emprendimientos que necesitan dar el salto a digital. Más adelante, compartiré algunas de los proyectos más recientes -probablemente te puedan servir mucho-.

Digitalizar tu oficio o negocio no es una tarea de meses, tampoco es una responsabilidad que debes asumir solo. En el mercado existen muchas opciones de servicios que puedes contratar, las cuales te pueden ayudar a generar un cambio y obtener resultados positivos en pocas semanas.

¿Cuál es el desafío más grande? Decidir lanzarse a la piscina.

No es que el cliente no existe, es que no has llegado a él 

Muchas personas ya lo están intentando y están obteniendo resultados impresionantes.

En mi empresa trabajamos con clientes que, debido al Coronavirus, comenzaron a llevar sus negocios a digital. Conozco de primera mano experiencias súper interesantes de psicólogos, escuelas de futbol, abogados, escuelas de tenis, profesores de yoga, abarrotes, entre muchos otros.

Es cuestión de intentarlo.

¿Por dónde empezar?

Acá las cinco etapas que muchos de estos negocios aplicaron:

Primero: los menos digitales (y de oficio más físico) crearon y enviaron links de cobros por internet.

Segundo: crearon su sitio web para su negocio.

Tercero: transformaron su sitio web en un ecommerce.

Cuarto: comenzaron a difundir ese ecommerce.

Quinto: rentabilizaron.

¿Ves? No es difícil. Comienza actualizando tus métodos de pago. Crea nuevos canales de venta y comienza a difundirlos. Las ventas llegarán en pocos días o semanas. 

Las personas necesitan saber lo que se vende para poder comprarlo. Ya sea vender pan, frutas, arreglar zapatos, coser pantalones o hacer jardines, siempre habrá una oportunidad en el mundo digital. En tiempos normales y, sobretodo, en contingencias, las personas confían en las recomendaciones de sus pares. Amigos y familiares se envían constantemente los datos de ofertas y sitios de confianza por Whatsapp. Si ganas 1 cliente, probablemente, lograrás 3 nuevas ventas en el corto plazo.

Existen personas que necesitan de tus productos o servicios. Solo deben hacerse más visibles.

El abasto, la lavandería, la peluquería son negocios necesarios en cualquier barrio. A pesar de las contingencias, los clientes están allí.

No voy a mentir: migrar a digital da miedo, yo también pasé por eso en su momento. Tememos a los fraudes, a que los clientes habituales no nos crean, a que la tecnología falle; pero existen soluciones cada vez más democráticas y transparentes para cada uno de esos escenarios.

No hay que dejar que el miedo se convierta en un impedimento cuando se tiene todo por ganar y muy poco que perder.

Si no estás en Google, igual existes. Tu producto o servicio son reales y valen. Solo debes atreverte a intentarlo. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top