Inicio Noticias Reunion de Bancos Centrales en Chile

Reunion de Bancos Centrales en Chile

Compartir

Fuente: El Mercurio

Reunión privada y sorpresiva en Santiago ante complicada situación de los mercados: Presidentes de los principales bancos centrales de América Latina coinciden en la fortaleza de la región para enfrentar la crisis financiera.

El encuentro realizado en la capital fue gestado durante la reunión anual del FMI y coordinado por José De Gregorio. Las autoridades monetarias informaron sobre las medidas tomadas en sus países para enfrentar la crisis financiera.

Temprano ayer domingo, José de Gregorio, presidente del Banco Central de Chile, esperaba en el hotel Hyatt a las máximas autoridades de los bancos centrales de las mayores economías de América Latina. ¿El motivo? Debatir sobre la actual crisis financiera y de las medidas que cada país está tomando para enfrentar el complicado escenario internacional.

Luego de la llegada del presidente del Banco de México, Guillermo Ortiz, los presidentes del Banco Central de Argentina, Martín Redrado; Brasil, Enrique Meirelles; Perú, Julio Velarde; el gerente general del Banco de la República de Colombia, José Darío Uribe, junto a De Gregorio, comenzaron una reunión a puerta cerrada, que se extendió por tres horas.

El encuentro se originó el domingo pasado, cuando las autoridades monetarias se reunieron en Washington con motivo de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional. Y durante la semana fue el propio De Gregorio el encargado de coordinar la cita.

Al finalizar la instancia, el veredicto era unánime. Las condiciones en las que la región enfrenta la coyuntura internacional son mejores a las de años pasados debido a los fundamentos económicos que presenta América Latina en la actualidad. Además, se acordó establecer un mecanismo de intercambio de información y de cooperación técnica, para facilitar “la determinación de los cursos de acción a seguir en los respectivos países“, según informó el grupo en un comunicado oficial. Al finalizar la reunión el titular del Banco Central de Argentina, Martín Redrado, explicó que el encuentro sirvió para dar cuenta de los instrumentos que cada uno de los países posee para enfrentar las turbulencias financieras. Respecto a una posible coordinación de los bancos centrales de la región, planteó que “hablar de coordinación es una palabra que no califica en esta reunión“, sino que lo esencial fue observar un espíritu de cooperación que no se había visto antes.

En la misma línea, el presidente del Banco Central de Perú, Julio Velarde, planteó que en estos momentos no es necesaria una acción coordinada de todos los institutos emisores de la región, pero que sí es importante mantener el contacto entre los diferentes países, respecto a las medidas y elementos usados para enfrentar los vaivenes financieros. Frente a la forma en la que se ha actuado, y el momento en que se han tomado las medidas, el gerente general del Banco de Colombia, José Darío Uribe, enfatizó en la seguridad con que se han implementado las diferentes acciones, además de plantear que la volatilidad financiera se ha enfrentado con distintas acciones.

En cuanto a los problemas que podrían enfrentar las economías, el presidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles, explicó que es necesario mantener la atención sobre la evolución de los mercados en Estados Unidos, además de la situación crediticia que se ha visto complicada desde la caída de Lehman Brothers en septiembre pasado. Meirelles agregó que pese a estar mejor preparadas, las economías de América Latina no están inmunes a la crisis internacional.

Una reunión de más de tres horas

Si bien la cita estaba convocada a las 10 de la mañana, el presidente del Banco Central de Chile, José de Gregorio, llegó hasta el hotel Hyatt antes de las 9:30 horas. Los participantes fueron llegando uno a uno, siendo el último en entrar Guillermo Ortiz, de México, quien llegó cerca de las 10:20 horas. Sólo faltó el presidente del Banco Central de Venezuela, quien se excusó de asistir por problemas de agenda. El encuentro sólo había sido informado por el Banco Central de Brasil. Tras las más de tres horas que duró la privada reunión -en donde las autoridades sólo se dieron tiempo para ir al baño-, los participantes compartieron un almuerzo en la terraza del hotel, el mismo en donde se encontraba el rey de Jordania, Abdullah II, junto a su esposa, la reina Rania.