Inicio Noticias Queda menos de un mes para que empresas y usuarios se adapten...

Queda menos de un mes para que empresas y usuarios se adapten a la norma de pagos SEPA

Compartir

Queda menos de un mes para que empresas, instituciones y el resto de agentes económicos adapten sus medios de pago y cobro a las normas de la futura Zona Única de Pagos en Euros (SEPA, por su siglas en inglés), que entra en vigor el 1 de febrero de 2014.

Queda muy poco para que empresas, instituciones y el resto de agentes económicos adapten sus medios de pago y cobro a las normas de la futura Zona Única de Pagos en Euros (SEPA, por su siglas en inglés), que entra en vigor el 1 de febrero de 2014.

La SEPA permitirá tanto a empresas como a particulares hacer y recibir pagos electrónicos en euros, con las mismas condiciones básicas, derechos y obligaciones, independientemente de donde estén y de que esos pagos impliquen o no procesos transfronterizos.

El principal cambio consiste en disponer de un nuevo código de cuenta, denominado IBAN por sus siglas en inglés, a través del que se canalizarán todas las operaciones bancarias.

Cualquier usuario que quiera efectuar una orden de pago o cobro -entre las que figuran las transferencias de nóminas, facturas, pago de cuotas de colegios, comunidades y asociaciones, o recibos de suministros o seguros- deberá conocer su IBAN.

Este dato, que sustituye al código de veinte dígitos utilizado hasta ahora en España -código cuenta cliente o CCC-, aparece en el extracto de cuenta y otras comunicaciones de los bancos, y también está disponible en las aplicaciones de banca electrónica de las entidades financieras.

Diversas fuentes financieras han alertado en los últimos meses del retraso que soporta la adaptación a la SEPA, principalmente en las pequeñas y medianas empresas (pymes).Un retraso que entraña sus riesgos, tal y como advirtió hace unas semanas el miembro francés del comité ejecutivo del BCE, Benoît Coeuré, responsable de SEPA: “Todo el mundo tiene que estar preparado el 1 de febrero de 2014 o se producirán riesgos de interrupciones en el manejo individual de órdenes de pago”.

Según datos de la Asociación Española de Financieros de Empresa (Asset), sólo un 58 % de las transferencias bancarias realizadas en España están adaptadas a la nueva normativa europea.

Y ello a pesar de que, como explica Asset, todos los cajeros automáticos de las entidades financieras llevan más de un año adaptados al nuevo sistema.

Actualmente 33 países europeos participan en la Zona única de Pagos en Euros (los 28 países miembros de la UE e Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza) y más de 4.400 entidades de crédito han pasado a formar parte del esquema de transferencias SEPA.

Fuente: noticias.lainformacion.com