Inicio Noticias Empresas obstaculizan a sus proveedores el uso de Factoring

Empresas obstaculizan a sus proveedores el uso de Factoring

Compartir

Emol: Envían cartas en las que afirman que por ordenamiento interno o políticas de la compañía no aceptan el traspaso de facturas a terceros, y que sólo se relacionan con sus proveedores.

Nuestra empresa no acepta factoring” y “deseamos cancelar directamente al proveedor“. Son algunos de los argumentos que distintas empresas utilizan a la hora de justificar su rechazo al cobro de facturas por parte de terceros.

“El Mercurio” tuvo acceso a varias cartas y pudo comprobar al menos cinco casos de empresas que presionaron a sus proveedores para que no realicen factoring.

Este escenario llevó a la Asociación Chilena de Factoring (Achef) a denunciar las irregularidades que algunas compañías cometen para que sus proveedores no externalicen el cobro de sus facturas, entre las que se cuentan la retención de copias de los documentos o errores voluntarios en su elaboración.

En los últimos meses se han vuelto más comunes las cartas de empresas advirtiendo a sus proveedores que no cancelarán las facturas a las empresas de factoring, sino de forma directa.

Consultadas algunas firmas por su rechazo a la cesión de facturas de sus proveedores, compañías como Yolito Centro Ferretero o la Viña Misiones de Rengo afirmaron que esto se debe a que no emiten pagos a otro nombre que no sea el del proveedor, pero que permiten que la empresa de cobro con la cuarta copia de la factura actúe como mandante y reciba el pago.

Germán Acevedo, vicepresidente de la Achef, afirma que estos argumentos sólo revelan un desconocimiento de la ley y perjudican la naturaleza del negocio.

Es más, esto agrega un riesgo extra que encarece el contrato. Porque además del riesgo financiero, que es algo calculable, ahora tenemos que sumarle un riesgo operacional, de que la empresa rechace la gestión de factoring y pague directamente al proveedor“, asegura.

La Achef estima que actualmente más del 50% del costo que las empresas de factoring cobran por su gestión se justifica por este riesgo operacional.

¿Abuso de poder?

El gremio explica que muchas veces se produce un abuso de poder desde grandes empresas con proveedores pequeños que no tienen capacidad de negociación.

Además, el plazo del crédito entregado por los proveedores se convierte en una de las fuentes de financiamiento más baratas para algunas compañías, que por ello persuaden a sus proveedores para no tener que enfrentarse a la cobranza de una empresa especializada.

Es el caso de Mulpulmo, donde reconocen que el factoring es menos flexible. En la empresa aseguran que ellos siempre pagan pasados los 30 días. “Un día más o uno menos, te entiendes con el proveedor directamente. En cambio, con el factoring, si tú no pagas en el plazo queda un tremendo desorden financiero“, reconoce Patricia Cárdenas, encargada del área de pagos.

Pero algunos motivos apuntan en otra dirección. “La empresa no tuvo la deferencia de avisarnos que nos cobraría una empresa de factoring“, explicó la subgerenta de administración de SCAF, Gabriela Mercado, consultada sobre el no pago de una factura a través de este sistema.

Y hay otras formas de presión. “Algunos deudores, aun cuando se han comprometido a pagar a 30 o 60 días, sólo por el hecho de que les llegue una notificación (de factoring), prorrogan el pago por 30 días más“, ejemplifica Alan Lolic, presidente del gremio.

Los líderes de la asociación gremial argumentan que dada la actual coyuntura económica, las trabas que algunas compañías ponen a sus proveedores para que no vendan sus facturas complica a las pequeñas y medianas empresas (pymes), dado que este mecanismo es una importante fuente de financiamiento, sobre todo si se considera que los bancos están más restrictivos para otorgar préstamos a este segmento.

Afirman que si se hiciera más fluido el factoring y se eliminaran las trabas, probablemente podría cobrarse más barato por el servicio para las pymes.

Cabe señalar que nuestra empresa no acepta factoring, por lo cual ustedes deberán entenderse directamente con la empresa acreedora…“.

Nuestros sistemas administrativos internos están bloqueados para realizar cualquier pago de facturas a quien no tenga la calidad de proveedor“.

Sólo por el hecho de que les llegue una notificación (de factoring), prorrogan el pago por 30 días más“, afirma Alan Lolic, del gremio de los factoring.

Gremio acude a ministro Lavados en busca de apoyo

En esta línea, la Asociación Chilena de Factoring afirma que ha dado a conocer los problemas que existen en esta industria al ministro de Economía, Hugo Lavados, en varias oportunidades.

El ministro afirma que “a pesar de nuestros requerimientos, las empresas de factoring no han entregado un estudio que compruebe dicha anomalía, limitándose a exponer casos puntuales“.

Sin embargo, asegura que para enfrentar el problema el Ministerio ha colaborado con la elaboración de un estudio y pronto despacho de una moción parlamentaria que busca perfeccionar la ley que actualmente está en vigencia, evitar posibles abusos y aplicar sanciones en los casos que corresponda.

El proyecto de ley se encuentra en segundo trámite constitucional en la Comisión de Economía del Senado.