Inicio Noticias ¡El NFC ha muerto, larga vida a Bluetooth LE!

¡El NFC ha muerto, larga vida a Bluetooth LE!

Compartir

Andrew Dark, CEO de ZBD, habla de la muerte del NFC y su aparente heredero, el Bluetooth LE.

Ha estado haciendo compras últimamente? Por supuesto. Diciembre fue la temporada en que pagó por un montón de regalos mientras era sometido a las mismas canciones de Navidad, una y otra vez.

La experiencia de las compras navideñas se ha vuelto un poco más alegre en los últimos años gracias al Smartphone, ofreciendo a los usuarios la capacidad de verificar la información del producto. Pero ¿por qué algunos minoristas y proveedores de tecnología promueven el NFC como un facilitador para la interacción de los consumidores?

La instalación de un pequeño número de “Touch and Go”  dentro de las tiendas, donde los clientes puedan obtener datos generales de los productos, podría ser una solución moderadamente útil  para los usuarios. Sin embargo, se propone insertar etiquetas NFC en cada estante, y así permitir la auto-exploración. Demasiado agotador.

Este método requeriría que los compradores presentaran su teléfono habilitado para NFC (que son relativamente escasos), dentro de un radio de 5 cm de algún producto que haya despertado su interés.

También se pasa por alto a los humildes códigos de barras, lo que hace redundante a las etiquetas NFC, ya que cada teléfono inteligente puede descargar una aplicación móvil de “código de barras-scanner” que puede tener acceso  a  escanear el código de barras real del producto.

En su lugar, suenan cada vez más las balizas Bluetooth, las que se ven como el próximo elemento clave en la participación del cliente dentro de las tiendas. Bluetooth Low Energy o BLE, como se le conoce comúnmente, cuenta con el apoyo de todos los fabricantes de teléfonos inteligentes y es compatible con algunas de las primeras versiones del Bluetooth que todos usamos para conectar nuestros dispositivos de audio externos.

BLE es un mecanismo de comunicación que se conecta con los teléfonos inteligentes, desde una corta distancia, (unos pocos centímetros hasta un máximo de 20 metros). Un etiquetado electrónico (ESL) que se combina con BLE, permitirá a los comercios minoristas ofrecer a los consumidores una experiencia más interactiva dentro de la tienda. También son considerablemente más baratos que las etiquetas NFC. Su supermercado habitual podría estar cubierto por ESLs BLE, por una décima parte del costo de habilitar el NFC.

ESLs BLE permite a los minoristas impulsar proactivamente promociones y mensajes individualizados a los consumidores cuando llegan a la tienda. Pero más que eso, sus capacidades de micro-localización pueden rastrear el pasillo en que el cliente se encuentra y qué productos está examinando. Cuando se combina con aplicaciones propias de un comerciante minorista, esto hace posible brindarles a los compradores  ofertas promocionales que se adaptan de forma única para ellos, en función de sus hábitos históricos de compras o comportamiento durante una visita a la tienda.

En el futuro, la terrible experiencia de las compras de Navidad, será transformada por las recomendaciones e información de las tiendas y le dirigirá a determinados productos. Sin perjuicio de de los consumidores, una solución para los operadores de la tienda, basada en ESL BLE, es que este sistema puede proporcionar un análisis detallado de cómo los clientes navegan a través de sus tiendas, ayudándoles a comprender mejor las áreas en las que los clientes se detuvieron y las ofertas que examinaron. La coincidencia de estos datos con las compras reales, darán a los minoristas una ventaja más en la orientación de la mercancía y el precio justo, para el comprador más adecuado.

Los puntos fuertes de la NFC se encuentran en el pago. Durante el último año, hemos visto que una serie de tiendas ya introdujeron el pago NFC / sin contacto y sí, simplifican la interacción entre el cliente y el recibo o boleta. También se ha implementado con éxito en las redes de transporte de algunas de las principales ciudades, poniendo fin a buscar efectivo en el bolsillo para el autobús.

Pero estos éxitos están en marcado contraste, con cualquier beneficio que NFC puede ofrecer a los compradores. Nos hemos convertido en un nuevo tipo de consumidor. No queremos poner nuestros teléfonos en frente de todos los productos y desde luego, no queremos  cambiarnos a una determinada marca de teléfono inteligente que posea NFC.

Los minoristas necesitan tomar ventaja de la sed de conocimiento de los consumidores y de manera proactiva, proporcionarles información, recomendaciones y comentarios. Minoristas más inteligentes atraerán a compradores más inteligentes, que compran mejores regalos.

Fuente: m.thedrum.com