Inicio Noticias Banca mexicana fija su mirada en la tecnología biométrica

Banca mexicana fija su mirada en la tecnología biométrica

Compartir

En el 2014, el uso de las tecnologías para el reconocimiento de datos biométricos podría ser la nueva forma de bancarización en México, y sumar afiliados a los programas sociales como Oportunidades a fin de evitar fraudes o duplicidades en su ejercicio.

MasterCard, una red de procesamiento de pagos bancarios, buscará iniciar el próximo año la implementación de un sistema para el registro y de información biométrica como huellas digitales, rostro o huella de voz para el registro de los beneficiarios de programas sociales, y bancarizarlos con una tarjeta de débito. Su operación estará a cargo de los bancos y los gobiernos que decidan implementar esta tecnología.

Los objetivos principales de este sistema se centran el uso la tecnología para la reducción de fraudes y duplicidades en el ejercicio de los programas gubernamentales al verificar la identidad de sus usuarios con una “prueba de vida”, y fomentar la penetración de los plásticos bancarios en el país, explicó César Espinoza Rommyngth, director de nuevos negocios de MasterCard para México.

“Cada vez que vas a recibir tu beneficio social, en vez de ir a identificarte a las sucursales, puedes hablar por teléfono y con huella de voz detecta que eres tú, o ir a kioscos a identificarte”, explicó el directivo.

Un modelo similar se realizó con la Agencia Sudafricana de Seguridad Social en marzo del 2012, donde se realizó la reinscripción de los beneficiarios a los programas de seguridad social. Con la emisión de 10 millones de plásticos bancarios emitidos por Grindrod Bank junto con esa agencia y el proveedor de tecnologías Net1, se han logrado ahorros por 15.1 millones de dólares por año.

Mediante un “kit” integrado por una computadora móvil, un lector de huella digital, un codificador de tarjeta de débito, un micrófono para detectar huella de voz, una cámara y una impresora, MasterCard busca incrementar la afiliación mediante tarjetas de débito –que también funcionan como identificación– a los programas sociales.

La firma está en conversaciones con el gobierno federal y gobiernos estatales así como con los emisores de las tarjetas de débito para el otorgamiento de los apoyos, como Bansefi.

“Estamos trabajando con entidades federales y estatales. Si se da, el año que entra estaremos enrolando a beneficiarios. También estamos en pláticas con el emisor de la tarjeta como Bansefi o Telecomm”, dijo.

Pero existen retos para la viabilidad de este proyecto, como el fomento de la cultura financiera y el crecimiento de las corresponsalías bancarias, así como aumentar el uso de las terminales bancarias para fomentar el uso del dinero electrónico.

Según MasterCard, en el mercado mexicano existe medio millón de terminales bancarias mientras. En contraste, Brasil cuenta con por lo menos dos millones.

“Se necesitan más terminales. Estamos trabajando en alianzas con bancos de nicho nuevos cuya labor es ir a poner estas terminales”, afirmó.

De esta forma se podrá además reducir la brecha en el uso de dinero efectivo, pues actualmente sólo el 12% de las transacciones se realiza con dinero electrónico a través de plásticos bancarios.

La seguridad en el uso y manejo de la información de los usuarios por parte de las instituciones financieras es otro factor para la aceptación del uso de las nuevas tecnologías en el sistema financiero.

El Índice de Seguridad de la firma de tecnologías Unisys da cuenta de ello. De acuerdo con una encuesta realizada en México mostró que al menos el 91% de los consultados mostró preocupación por posibles pérdidas o robo de información de los usuarios en el sistema bancario; mientras que el 85% mostró esta preocupación en agencias gubernamentales.

“Las instituciones financieras deben invertir en soluciones que puedan encriptar los datos, así como proteger sus redes de accesos no autorizados para mejorar la seguridad. Las agencias de gobierno deben desplegar soluciones que manejen y mitiguen apropiadamente los riesgos de seguridad, monitoreando y respondiendo a ataques tanto internos como externos”, recomendó Unisys.

Aunque reconoció que el uso de los datos biométricos permitirá elevar los niveles de protección para los usuarios.

Fuente: eleconomista.com.mx