Inicio Columnas Siete razones por las que los bancos estadounidenses deberían preocuparse de la...

Siete razones por las que los bancos estadounidenses deberían preocuparse de la tendencia T-Mobile Money

Compartir

Escrito por Jim Marous

La empresa de telefonía celular que prometía revolucionar la industria inalámbrica, se ha alejado del sector bancario, mediante la introducción de una forma gratuita para los clientes (y no clientes) para mantener el dinero en una cuenta de cheques, con la que se podría realizar depósitos directos y móviles, pagar cuentas y obtener una cuota de acceso a cajeros automáticos, sin dinero en efectivo, mediante una tarjeta de débito Visa.

Respaldado por AT & T, Verizon y otros, la solución de T-Mobile Money, es el último de una ola de competidores, como Neobank, Simple, Moven , GoBank y Amex. La principal diferencia es que esta oferta viene con una amplia red de distribución, una base de clientes establecida y un músculo de marketing importante.

Cuando me enteré de esta última solución bancaria, inmediatamente me imaginé los rumores en los pasillos de los bancos y las cooperativas de crédito. Algunos ejecutivos financieros estarían actuando como si fuera el fin del mundo,  mientras que otros caerían inmediatamente en la trampa de decir: “No es gran cosa”. La realidad está probablemente, en algún punto intermedio.

Aunque esto no es lo mismo que convertir teléfonos inteligentes en billeteras móviles, es una solución que ofrece un proveedor de telefonía móvil y que tiene claras ventajas sobre los bancos tradicionales y cooperativas de crédito. También quiero advertir a los que ven esto como “sólo una mera solución para los ‘sub-bancarizados” (definición aún en discusión), que esto podría ser mucho más en el futuro.

De hecho, en algunas partes del mundo, los teléfonos móviles se han convertido en una forma ya común para manejar las transacciones financieras del día a día (a diferencia de los bancos).

El ejemplo más conocido probablemente sería M-PESA de Kenia, solución movil que actualmente utilizan 20 millones de personas e incluye préstamos y productos de ahorro. Así que, ¿por qué los banqueros estadounidenses deberían preocuparse de T-Mobile?

1. T-Mobile cuenta con una base de clientes establecida

A diferencia de la mayoría de los participantes de Neobank (los cuales llevan un tiempo respetable en el mercado), T-Mobile ya tiene una base de clientes establecida. T-Mobile EE.UU. ofrece servicios a través de sus filiales y opera sus marcas insignia, como T-Mobile y MetroPCS, servicios que cuentan con al menos 46.7 millones de suscriptores a celulares.  (Haciendo una comparación, Bank of America cuenta con 55 millones de clientes).

 T-Mobile también no es nuevo en el campo de las finanzas personales. Al separar los costos de los servicios y los dispositivos inalámbricos de T-Mobile, ya ofrece a los clientes la opción de comprar teléfonos inteligentes a crédito.

Además, T-Mobile ha facilitado miles de millones de dólares en préstamos para los teléfonos de los clientes (todo sin cobrar un solo centavo en intereses). “Una de las principales razones de por qué estamos haciendo esto es para profundizar nuestra relación con nuestros clientes”, dijo el ejecutivo de marketing de T-Mobile, Andrew Sherrard.

La estrategia de precios de celulares T-Mobile (barato y sin contratos,) debe correlacionarse bien con la demografía que inicialmente están tratando de alcanzar. Hay clientes definitivamente más prósperos y ricos, que utilizan los teléfonos de T-Mobile, un segmento superior a la media de su base de clientes, incluye probablemente, a los clientes que no tienen acceso a los servicios financieros tradicionales y que están buscando los precios más bajos.

2. T-Mobile utiliza una estrategia de precios de bajo costo

La empresa hizo hincapié en que los clientes de T-Mobile no incurrirán en cargos por activación, mantenimiento mensual dentro de la red retiros en cajeros automáticos, saldos mínimos o para el reemplazo de tarjetas perdidas o robadas. La compañía también dijo que no hay cargos por sobregiro.

Cabe señalar que Wall-Mart ofrece una tarjeta de prepago, prácticamente sin tasas, pero cobra U$ 3 por cheques y hasta U$ 1,000 en sus tiendas. El servicio de T-Mobile se lleva un honorario de 1 % del valor de los cheques del gobierno o de nómina y el 4 % del valor de todos los otros controles. Un no cliente  T-Mobile puede inscribirse para Mobile Money, pero tendría que pagar solamente los honorarios más tradicionales (lo que permite una oportunidad de venta inalámbrica).

“Es ridículo que las familias, especialmente aquellos que menos pueden permitírselo, tienen que pagar tanto por los servicios básicos de cambio de cheques, los que tal vez muchos de nosotros damos por sentado. Una  familia típica que use un cambiador de cheques, podría ahorrarse alrededor de U$ 1.500 por año, y los clientes ya se cansaron de ser golpeados con cargos por sobregiro, por lo que podrían ahorrar un promedio de 225 dólares al año”, comentó  Mike Sievert, jefe de marketing de T-Mobile.

Mientras que la oferta de T-Mobile puede tomar un tiempo para ganar fuerza (ya que los consumidores odian a transferir las cuentas), el énfasis en el precio, fácil disponibilidad, funcionalidad móvil, etc,  sin duda hará que los clientes de todas las instituciones financieras sean conscientes de lo que está disponible en el mercado. Esto podría poner presión sobre los ingresos y requerir un aumento gradual de la innovación de la banca móvil.

3. T-Mobile entiende el Mobile Money

El dinero móvil de T-Mobile ha firmado un acuerdo con The Bancorp, similar a sus otros acuerdos bancarios, incluyendo al realizado con simple. El acuerdo con The Bancorp, contempla usar su carta bancaria para apoyar el nuevo servicio de dinero móvil de T-Mobile que la compañía introdujo. Al igual que hizo con Simple, utilizaría una tarjeta Visa prepagada emitida por The Bancorp y producida por Blackhawk Network Inc., pero el producto Mobile Money en sí, es definitivamente Móvil como su nombre lo dice, por lo que se da por sentado que las operaciones de back office serían similares a lo que ya tienen asociado con la marca Simple, eliminando gran parte de la prueba anticipada y prueba de error, hecha por los participantes anteriores. Además, a diferencia de la mayoría de los neobanks, T-Mobile no hace mención de las «listas de espera» o una introducción por etapas.

Como se ha mencionado, además de la tarjeta de débito, el cliente puede utilizar su nueva aplicación para móviles de dinero en un iPhone o Android,  para tomar fotos de los cheques, hacer un depósito en una cuenta, pagar facturas, añadir fondos, ver transacciones, transferir fondos, y encontrar los cajeros automáticos. También la aplicación tiene la simplicidad en el diseño y la facilidad de uso asociado con una oferta Neobank.

Un inconveniente con el servicio de T-Mobile en este momento es, que sólo le permite enviar dinero a otros titulares de la tarjeta T-Mobile y usted necesitará saber su número de teléfono y los últimos cuatro dígitos del número de tarjeta. Si bien esto puede cambiar en el futuro, sí limita la funcionalidad en comparación con los bancos tradicionales.

4. T-Mobile es un vendedor agresivo

Conocido por sus tarifas económicas, la falta de contratos vinculantes y marketing agresivo, la aplicación tomó la personalidad altamente competitiva de su  presidente y jefe ejecutivo, John Legere.  En un comunicado de prensa comentó: “T -Mobile libera a los consumidores de las tasas de cambio de cheques, mediante  innovadoras soluciones de los  Smartphones”. Mi cita preferida en el comunicado de prensa fue:

“Ya nos hemos habituado a la forma en que los estadounidenses utilizan y pagan por los teléfonos, tabletas y servicio inalámbrico; ¿por qué detenerse ahí? Millones de estadounidenses pagan honorarios indignantes para cambiadores de cheques, prestamistas de solo un día y otras empresas depredadoras, sólo por el derecho a usar su propio dinero. Mobile Money cambia el equilibrio de ese poder para los clientes de T-Mobile y mantiene más dinero en sus bolsillos”. Dijo John Legere, presidente y director ejecutivo de T-Mobile.

5. T-Mobile cuenta con una red de distribución física

Se cree que muchos de los innovadores en el espacio móvil y de prepago,  podrían verse afectados negativamente por la falta de una red de distribución física.

Varios pueden argumentar que la presencia física no debería ser una preocupación importante para la oferta móvil. El dinero móvil de T-Mobile se apoya en una red ATM gratuita, con más de 42.000 máquinas (en comparación con los 18.000 de Bank of America) y de 70.000 puntos de distribución (Bank of America tiene 6.100 oficinas).

Curiosamente, mientras que T-Mobile está haciendo un duro trabajo en  su red de cajeros, Simple, en realidad tiene más lugares, con 55.000 cajeros automáticos en todos los puntos del país y es la mayor red sin recargo. Pero por otra parte, los clientes de T-Mobile pueden sacar dinero en efectivo a través de los comercios minoristas, al igual que operar con cualquier tarjeta de débito del banco y además recargar su cuenta en cualquier minorista Reloadit, MoneyGram y Visa Ready Link, así como en cualquier tienda T -Mobile o en los mercados de Safeway.

 

6. El dinero móvil no es sólo para la sub-bancarizados

Mientras que el formato del servicio ofrecido por T-Mobile se estructura como una tarjeta de prepago, los clientes que se inscriban para Mobile Money están recibiendo esencialmente una cuenta de chequera tradicional. Los clientes pueden tener el dinero depositado directamente en su cuenta de Mobile Money o depositar cheques mediante la adopción de una fotografía con su Smartphone.

Los clientes también reciben una tarjeta de débito Visa, la que pueden utilizar para hacer compras, pagar cuentas o retirar dinero en efectivo de una red de 42.000 cajeros automáticos repartidos por todo Estados Unidos.

En otras palabras, mientras se podría pensar que el producto es para personas que  han dejado el sistema bancario, la realidad es que el público objetivo se podría ampliar mucho más allá, de lo que está  actualmente, hacia personas bancarizadas .

En una  entrevista John Adams de Payments Source, declaró: ” Estados Unidos, un país de su nivel de desarrollo, tiene un alto nivel de personas no bancarizadas”, añadiendo  que estos poseen una población no bancarizada de alrededor de 12%, en comparación con el 3% que alcanza el Reino Unido.

Por otra parte,  T-Mobile señaló que mantuvieron un piloto en Miami y tuvieron un éxito mejor de lo esperado. Si bien se suponía, serían los clientes prepago los principales interesados en Mobile Money, se sorprendieron al ver  que el 40 % de los usuarios, eran clientes solventemente bancarizados.

7. Sincronización

Por último, el pick de T-Mobile viene cuando la confianza en los bancos tradicionales es todavía baja, los consumidores son cada vez más digitales y están cómodos con sus dispositivos móviles, y cuanto más innovador sea el espacio de los servicios financieros, los clientes encontrarán mejores formas de utilizar su banco.

Empresas como Square, PayPal, Google o los Neobanks mencionados anteriormente, se han beneficiado de los bancos y cooperativas de crédito, en cuanto estos se han dormido.

 Mientras exista un mercado para la simplificación y mejora de la utilización de las nuevas tecnologías, más participantes irán abandonando lo que antes era el dominio de los bancos y cooperativas de crédito.

Lamentablemente, muchos bancos no se consideraron lo suficientemente eficaces en la  captura de los “mejores” clientes y puede ser difícil volver a tener la posición de confianza con los clientes.

Fuente: jimmarous.blogspot.com