Inicio Columnas Importancia del trabajo colaborativo en la era Millennial

Importancia del trabajo colaborativo en la era Millennial

Compartir

Por Ignacio Dogliotti, Gerente  Comercial de Tigabytes

Las modernas tecnologías de la información y comunicación ofrecen las herramientas suficientes para que la empoderada y decidida generación joven se entregue con total pasión sin ver coartadas sus aspiraciones por un marco laboral flexible

Cuando se habla de conceptos tales como Transformación Digital, Revolución 4.0 y Disrupción Innovadora se piensa casi fundamentalmente en avances tecnológicos, pero las organizaciones que emprenden estos caminos olvidan un componente fundamental para el éxito de cualquier estrategia: El capital humano.

Precisamente, uno de los mayores cambios experimentados en el presente es la evolución profunda de dicho capital, el cual hoy aparece dominado por otro concepto que revolucionará todos los paradigmas conocidos en el mundo del trabajo: Los Millennials.

Y al referirnos a esta particular generación, hablamos de esos profesionales, o incluso estudiantes, de entre 20 a 40 años, nacidos en las postrimerías del siglo XX o en los albores del nuevo milenio, y que pueden ser tanto amados como odiados por el resto de sus congéneres.

De hecho, no son pocos quienes los consideran perezosos, impacientes y poco afectuosos para el trabajo; pero lo cierto es que la realidad es completamente distinta. Un reciente estudio de Bloomberg establece que este grupo, a pesar de ser “particularmente egocéntrico y amantes de la exposición pública, es, al mismo tiempo, extremadamente esforzado, cuidadoso  y eficiente en su trabajo”.

Su nivel de preocupación desborda las tareas cotidianas y se enmarca en criterios amplios de empatía y responsabilidad social, aspectos que incluso los motivan a estar siempre preocupados por la forma en que las empresas u organizaciones desarrollan sus actividades de acuerdo a parámetros de sustentabilidad, conciencia social y cuidado del medioambiente.

En una encuesta realizada a 31.945 Millennials de 186 países, en el marco de la tercera edición del “The Global Shapers Survey 2017”, lanzada por el Foro Económico Mundial, se advirtió que estos jóvenes están solicitando activamente la oportunidad de contribuir a la sociedad, mostrando en forma continua su preocupación por el trabajo realizado y un razonable compromiso a largo plazo.

Entre estos destacan la preocupación de la generación Millennial por desempeñarse en compañías verdaderamente responsables; que tengan buena cultura laboral; hagan cosas valiosas por la sociedad; les brinden amplias oportunidades de crecimiento y desarrollo; sean a la vez más flexibles tanto en sus procedimientos como en la distribución de las jornadas laborales.

Este último punto se enmarca dentro de otro parámetro irrenunciable para la nueva generación: El equilibrio entre trabajo y vida personal, aun cuando ello signifique dedicar menos horas al desempeño in situ dentro de una oficina. ¿Y cómo logra un Millennial eficiencia sin tener que (en sus palabras) “marcar asistencia como robot” todos los días? Pues aprovechando las bondades y ventajas de las nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Todas estas cualidades y características son un arma de doble filo y marcan un claro llamado de atención para las empresas: Los Millennials suelen entregarlo todo y son extremadamente eficientes, pero si no se cumplen sus condiciones respecto al clima laboral, se aburrirán y su compromiso será cada vez más fugaz hasta que llegue el momento en que busquen cambiar de aire para sentirse renovados.

Y se trata de un punto crucial para el propio éxito de las organizaciones. No debemos olvidar que según estudios de la consultora Deloitte, los Millennials conforman actualmente el 35% de la fuerza laboral a nivel mundial y en un futuro muy cercano (a más tardar durante la próxima década), alcanzarán ya el 75%, lo cual va acentuando cada vez más su poder de acción y decisión dentro del mundo laboral.

Pero las respuestas a la encrucijada lo dan los propios agentes de la actual Transformación Digital, porque esta generación que se caracteriza por ser 100% digital, consumidora, informada, exigente, sociable, colaborativa, autosuficiente, innovadora, creativa y con alta capacidad de entrega precisamente tiene como eje central de su entrega laboral la maximización de las herramientas tecnológicas que permiten mantenerse conectado en forma permanente, tanto desde una oficina, un café, como desde el propio hogar. Así, utilizan ampliamente avances tales como la interconexión digital a distancia, los sistemas de almacenamiento Cloud o el concepto de full mobile, para obtener máximo rendimiento en su trabajo diario.

Por ello, si una empresa u organización quiere ser disruptiva y buscar nuevos caminos de éxito, debe necesariamente considerar este vital factor humano en sus planes de transformación, porque un Millennial desencantado, que no tiene respuestas adecuadas a sus demandas por mayor flexibilidad y libertad laboral, será un profesional que muy pronto perderá su compromiso con la institución y buscará nuevos rumbos, con todo lo que ello significa en términos de ceder valor y capital a la competencia, así como perder tiempo y recursos en preparar o entrenar a nuevo personal.

Algunas de las grandes compañías más innovadoras y exitosas del mundo, como Google y Hoostsuite, ya han aplicado exitosamente esta nueva filosofía y son impulsadas hoy por las ideas y el trabajo de Millennials motivados, que les transmiten sus ideas de sociabilidad, responsabilidad o sustentabilidad. Del mismo modo, herramientas colaborativas tales como G Suite o Google Chromebook, permiten optimizar al máximo la conectividad entre profesionales de todo el mundo, trabajando desde cualquier dispositivo, aumentando de manera considerable la movilidad, optimizando el trabajo entre las diversas áreas, la inmediatez en la comunicación, solucionando los diversos requerimientos de eficiencia e instantaneidad que requieren tanto el mundo moderno como éstos profesionales, con lo cual no sólo se derriban barreras físicas o temporales, sino que también se dejan atrás paradigmas que hoy no aportan dinamismo al crecimiento.

¿Horarios flexibles?, ¿Posibilidad de trabajar desde casa?, ¿Opción de modificar procedimientos?, todos estos conceptos hoy son una realidad tanto para las empresas disruptivas como para los propios Millennials, con lo cual se evitará la fuga de talentos y los problemas asociados a la altísima rotación de personal joven. No hay mejor forma de motivar a los Millennials que ofrecerles este tipo de facilidades y hoy nuestra tecnología nos permite cumplir esta premisa.

Es por todo esto que cuando contratamos un Millennial debemos darle acceso a estas herramientas para que tenga el espacio y autonomía suficiente para que dé lo mejor de sí, capacidad creativa, innovadora y pasión por hacer las cosas. Cuando un Millennial sienta coartado este valor, se planteará si vale la pena ceder ese fragmento de libertad o será mejor pasar al siguiente proyecto.