Chile, en camino a ser líder del mercado de datacenter y cloud...

Chile, en camino a ser líder del mercado de datacenter y cloud en Latinoamérica.

Compartir

Por: Sergio Rademacher, Gerente Corporativo de Servicios de Datacenter y Cloud de SONDA.

Nuestro país, alejado geográficamente del resto del mundo, gracias a la tecnología y la adopción de un sistema de mercado abierto y con una institucionalidad robusta, ha podido acercarse y abrirse al mundo. Si bien históricamente nuestra economía se ha sustentado principalmente en la exportación de materias primeras (el salitre antes, el cobre en la actualidad), la volatilidad e incertidumbre de estos mercados hacen necesario que diversifiquemos nuestra oferta y la hagamos más sofisticada, agregando valor.

Nuestro país, tiene hoy en día una gran oportunidad para ser líder en el mercado de los centros de datos, al tener varios de ellos certificaciones Tier III del Uptime Institute en sus diferentes niveles (Diseño, Construcción, Sustentabilidad Operacional). Además, contamos con un mercado de telecomunicaciones sano y eficiente, muy competitivo, lo que se traduce en que las empresas de cloud de hiperescala evalúen a Chile como una buena alternativa para instalar sus nodos con servicios al resto de Latinoamérica.

A esto se suma el creciente interés por soluciones de IoT, Big Data, y “machine learning” (estos tres paradigmas pueden operar en un sistema integrado para convertir a una ciudad en una Smart City o diseñar soluciones “inteligentes” para cualquier mercado), impulsados por las iniciativas de marketing y poder de análisis de los clouds de hiperescala, que ofrecen la capacidad de procesamiento para este tipo de soluciones.

En 2012, Datacenter Dynamics se refirió al potencial de Chile de convertirse en un hub de cloud computing para la región, tras anunciar Google su intención de ubicar allí su data center. Chile continúa siendo líder en Sudamérica por su estabilidad macroeconómica, seguridad y la madurez de su mercado tecnológico, pero no debemos dormirnos en los laureles. La industria de las TI en general y particularmente quienes entregamos servicios de data center y cloud debemos estar a la altura del gran desafío que plantea la híper digitalización de la vida y los negocios de nuestros países. Existen factores educacionales, barreras idiomáticas, necesidad de contar con profesionales capacitados en tecnologías de transformación digital, limitaciones demográficas que deben constituir el foco para complementar y luego sustituir la exportación de materias primas por la exportación de servicios. La industria de data center debe entonces internalizar la necesidad de entregar servicios de calidad que estén alineados con los más altos estándares mundiales.

En línea con lo anterior, más allá de proyectos puntuales, existe un objetivo transversal de empresas como SONDA que se traduce en utilizar las mejores prácticas de gestión de servicios TI. Muestra de ello constituye la obtención de la máxima calificación de Sustentabilidad Operacional Tier III Gold emitida por el UpTime Institute, pasando a ser parte del selecto grupo de 16 centros de datos a nivel mundial que ostentan esta calificación.

Hay algunas materias pendientes para alcanzar el liderazgo, como la necesidad de incorporar tecnologías de IoT en la operación para realizar análisis preventivo en tiempo real, mejorando de esa manera el uptime de nuestros centros de datos. Al mismo tiempo, los servicios de cómputo y almacenamiento deben tender a entregarse utilizando tecnologías de hiperconvergencia y se debe continuar impulsando la automatización de más servicios y procesos para hacer más eficiente la utilización de la mano de obra.

El convertirnos en un hub tecnológico de las tecnologías de data center y cloud propiciará automáticamente la creación de un ambiente amigable para que más empresas, desde start-ups hasta transnacionales, aumenten su presencia en nuestro mercado (tanto físico como virtual), instalando a nuestro país como un exportador de tecnología, sin necesidad de cruzar ninguna cordillera ni surcar ningún océano.