Inicio Noticias Apple Pay podría destronar definitivamente a las billeteras

Apple Pay podría destronar definitivamente a las billeteras

Compartir

El datáfono de la droguería CVS de Palo Alto, California (EEUU), acepta pagos mediante un pequeño toque con un smartphone. El empleado no tiene muy claro cómo funciona, pero sabe que funciona porque “algunos chavales” lo han usado. Pero un cliente lo intenta sacando su teléfono Android, activa la aplicación “wallet” de Google para permitir pagos inmediatos, y toca el terminal. No pasa nada. Después prueba la aplicación de pagos de PayPal. Nada. Y acaba teniendo que sacar la cartera de cuero.

Apple-Pay-FeatureA lo largo de la última década empresas de tecnología como Google, PayPal de eBay y la recién llegada Square, junto con operadores móviles, empresas de tarjetas de crédito y distintos comercios han proclamado la “muerte de la cartera”. Su promesa: el equivalente en forma de sus respectivas carteras digitales hará que pagar por cosas en las tiendas físicas sea mucho más fácil. Pero lo que ha pasado es que se han encontrado con innumerables fallos técnicos, la oposición de las tiendas, bancos y operadores móviles, y la indiferencia de los consumidores.

Aunque los pagos con móviles en las tiendas estadounidenses se duplicarán este año, hasta llegar a un valor de 3.500 millones de dólares según la empresa investigadora de mercados eMarketer (unos 2.765 millones de euros), siguen siendo una cifra de redondeo para los 4 billones de dólares en transacciones con tarjeta de crédito y efectivo (unos 3,16 billones de euros) anuales. Según el experto en medios de pago de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de California en Irvine (EEUU), Bill Maurer, el efectivo y las tarjetas son lo bastante buenos. “Todas estas carteras móviles buscan un problema que resolver”.

Eso fue antes de que Apple entrara en el mercado con Apple Pay, apostando por generalizar el uso de los pagos móviles. Colocado delante de la foto de una cartera a reventar, el director ejecutivo de Apple Tim Cook desveló su cartera móvil en el mismo acto del 9 de septiembre donde presentó los nuevos iPhones y el Apple Watch. Cuando se lance Apple Pay este mes en los nuevos modelos de iPhone 6, todo lo que tendrás que hacer para pagar un sándwich en Subway o un pollo congelado en el supermercado es colocar tu iPhone cerca de un lector inalámbrico y tocar el botón de inicio.

A pesar del reciente problema de seguridad con iCloud que ha sacado a la luz fotos de famosas desnudas, Apple Pay “probablemente sea la solución de pago móvil más segura que ha aparecido hasta la fecha”, explica el director tecnológico de Sequent Software David Brudnicki.

Apple-Pay-privateEl sensor de huella digital del iPhone, que ya se usa para desbloquear el teléfono, reconoce que eres tú. Por detrás, un procesador de pagos como Visa reconoce una versión encriptada de tu tarjeta de crédito, como la que usas para una cuenta de iTunes, junto con un código de seguridad de un solo uso para esa transacción en concreto y autoriza la venta, todo en menos de 10 segundos.

Desde luego el proceso es más fácil que con otras carteras digitales, que exigen que desbloquees el teléfono, abras una aplicación, te registres en una tienda, teclees un código u otros pasos que pueden llevar mucho más tiempo que simplemente pasar una tarjeta de crédito. La capacidad de Apple para crear productos elegantes de uso sencillo ha servido a la empresa para popularizar y colocarse en posiciones dominantes en el campo de los reproductores de música y los smartphones. Si Apple Pay funciona como promete podría hacer algo parecido para los pagos, consiguiendo que las carteras móviles resulten atractivas a los ojos de las masas, empezando por su influyente ejército de usuarios de iPhone. “Los pagos móviles por fin están llegando a ese momento crucial en el que todas las piezas encajan”, afirma el vicepresidente de Producto y Comercio para Softcard, Matthew de Ganon, cuya empresa es un emprendimiento conjunto de T-Mobile, AT&T y Verizon que tiene un producto de cartera móvil rival.

En Estados Unidos sólo hay unos 220.000 comercios con terminales que permitan el sistema de comunicaciones para pagos inalámbricos que se conoce como comunicación de proximidad (NFC, por sus siglas en inglés). Sólo es una pequeña fracción de los más de seis millones de comercios estadounidenses. Se usan tan poco que circula un chiste que dice que las siglas NFC lo son de las frases “not for commerce” o “nobody freaking cares” (“no apto para el comercio” o “a nadie le importa un pimiento”).

Pero la conocida habilidad de Apple para llegar en el momento preciso puede repetirse una vez más, ya que ahora mismo se está produciendo un cambio que podría servir para llevar la NFC a muchas más tiendas. En un intento por obligar a la adopción de tarjetas de crédito más seguras que usan un chip y un número PIN para autentificar los pagos en vez de una tira magnética, a partir de este mes de octubre Visa y otras redes de pago harán a los comerciantes responsables de los pagos fraudulentos a menos que usen los nuevos lectores compatibles con las nuevas tarjetas. Se espera que esto acelere la instalación de nuevos lectores y la mayoría contará con la función de NFC.

apple_mobile_payments-600x300Y Apple también llega justo a tiempo en lo que respecta a la seguridad. En los últimos meses se han producido robos de datos de tarjetas en Home Depot, Target y otros comercios que han hecho ver a los consumidores que las tarjetas de crédito y de débito no son muy seguras. Estos fallos exponen al cliente al robo de su identidad y a la incomodidad de tener que cambiar los números de sus tarjetas de crédito registradas en línea con decenas de comercios distintos. Al mismo tiempo, el 38% de los consumidores encuestados este año por Javelin Strategy & Research citó la seguridad como el principal motivo por el que no hacen pagos móviles.

Aunque con Apple Pay estás usando una tarjeta de crédito, es más seguro porque los números de la tarjeta no se almacenan directamente ni en el teléfono ni en los servidores de Apple. Lo que sucede es que una  red de pago como Visa asigna un identificador digital, un número encriptado que parece un número de tarjeta, a cada tarjeta y este se almacenan en un chip seguro en el teléfono. Durante una transacción, ese identificador y un código específico de un único uso se envían para procesar el pago, así que incluso aunque alguien intercepte los números no pueden hacer nada con ellos. Google Wallet y otros ya han usado identificadores, pero Apple Pay hará un uso más generalizado de los mismos.

Mejorar la seguridad es algo aún más importante para los bancos y comercios que para los consumidores, que tienen una responsabilidad limitada en el caso de pagos fraudulentos con tarjetas robadas. Apple Pay ya ha firmado acuerdos con las tres grandes redes de pago, Visa, MasterCard y American Express así como con los bancos que manejan el 83% de las transacciones de tarjetas de crédito en EEUU, entre ellos Bank of America, Capital One, Chase y Citibank. Un mejor sistema de seguridad parece haber compensado por cualquier duda que los bancos podrían tener sobre el papel de Apple como un poderoso intermediario en las transacciones, o el pequeño porcentaje de los ingresos por transacciones que tendrán que pagar a la empresa. Otra ventaja potencial: Apple Pay podría ayudar a las redes de tarjetas a conseguir las transacciones que actualmente se hacen con dinero en efectivo.

Iphone_5A pesar de todo lo dicho, al principio el impacto de Apple será pequeño. Para empezar, sólo los usuarios de iPhone 6 y con el tiempo los de iPhone5 con un Apple Watch podrán usar Apple Pay. Es más, hay comercios y bancos que no quieren ceder las relaciones con clientes y sus datos a Apple, explica el director ejecutivo de la firma de asesoría sobre pagos Crone Consulting, Richard Crone. Las grandes cadenas comerciales, entre ellas Walmart y Best Buy, que forman parte del consorcio Merchant Customer Exchange, que tiene su propia aplicación de cartera móvil, ya han dicho que no aceptarán Apple Pay. La asociación de T-Mobile, AT&T y Verizon, Softcard, usa como argumento de venta el hecho de que sirve para más de 80 teléfonos Android y la posibilidad de pagar en comercios como McDonald’s, Subway y Walgreens. Paypal, que pronto se escindirá de eBay, y Google, también quieren imponer el uso de sus propias aplicaciones.

Los comercios individuales que ya han convencido a sus clientes para que usen sus aplicaciones no tienen ninguna intención de sustituir estas por Apple Pay. Starbucks, por ejemplo, permite a sus clientes pagar abriendo una aplicación y sujetando la pantalla del teléfono con un código QR delante de un lector en sus cajas. Pero la portavoz de la empresa Maggie Jantzen afirma que la razón principal por la que el 15% de las ventas en Starbucks, unos seis millones de transacciones semanales, se hacen ahora a través del móvil es el atractivo combinado del pago, un programa de puntos y un localizador de tiendas en una misma aplicación.

Apple tendrá que ofrecer mucho más a los comercios de lo que ofrece actualmente si espera conseguir el apoyo de más locales, afirma la directora de Estrategia Móvil de Javelin, Mary Monahan. En concreto, Apple Pay tendrá que incorporar programas de fidelización y ofertas de descuentos. Los expertos en cuestiones de pagos creen que la empresa permitirá a desarrolladores externos crear aplicaciones capaces de añadir estas funciones a Apple Pay.

Por lo que parece, aún quedan años para que se generalice el pago móvil. Al final el éxito de Apple Pay tendrá que ver con convencer a los consumidores de que cambien unos hábitos arraigados a la hora de usar métodos de pago que, al fin y al cabo, funcionan bastante bien.