Inicio Noticias Prestamos entre personas online: ¿El futuro del credito?

Prestamos entre personas online: ¿El futuro del credito?

Compartir

Crédito

Fuente:Emol/Luz María Zambrana:

La crisis subprime y la dificultad de acceso al efectivo han potenciado este fenómeno.

Hoy funcionan páginas Web que conectan a prestamistas con personas que necesitan un dinero y cuya meta es saltarse a los bancos. En Europa y EE.UU. están autorizados y los llaman “P2P Lending” o préstamos persona a persona.

Ana María Núñez necesitaba US$ 1.000 para ampliar su galpón donde fabrica “chipas”, una comida típica paraguaya, y a pesar de que vive en una remota localidad de ese país, el chileno Andrés Soto le prestó parte de lo que requería. Lo hizo a través de Kiva.org, un portal de EE.UU. que está revolucionando el crédito. La página web busca financiar con microcrédito a personas en países en desarrollo, a través de fundaciones u ONG locales que buscan los casos y los postulan en la página Web.

Soto, ejecutivo de la empresa UES Comunicaciones, decidió inscribir a su firma y probar cómo funcionan estas tecnologías del futuro. “Es muy interesante porque está la posibilidad de ayudar a gente que además es emprendedora, lo que nos parece la mejor manera de superar la pobreza” cuenta. Mensualmente sin falta, a su cuenta de PayPal (sistema de pagos) llega la devolución del dinero que prestó a Ana María, que debería terminar con su última cuota a fin de año.

Cada 37 segundos una persona invierte a un emprendimiento en alguno de los 37 países a los que llega Kiva.

Saltándose a los bancos

Pero donde este concepto se ha convertido en un verdadero fenómeno es cuando se aplica a préstamos entre personas. Estas páginas web que funcionan con un lógica similar a la de Kiva viven un boom en países de Europa y EE.UU.

Se trata del P2P Lending o préstamos persona a persona que buscan saltarse a instituciones bancarias y otras alternativas tradicionales, conectado a prestamistas con personas que buscan créditos de consumo. Páginas web como la británica Zopa.com y la norteamericana Prosper son algunas de las plataformas que buscan crear una nueva alternativa de crédito basada en la filosofía de las redes sociales o Web 2.0 como Facebook, en el marco del cual, por cierto, nació una de las más importantes: Lending Club.

“Mi hijo se casa y como papá me gustaría poder ayudarle en los preparativos, para lo que necesito US$ 3.000,” escribe uno de los miembros del portal de EE.UU. que quiere pagar en 3 años a 7% de interés anual. En pocos días la solicitud ha recibido 68 interesados en prestarle el dinero.

Y es conveniente para todos. La tasa promedio de interés de Lending Club es de 7,8% anual y la de un crédito de consumo en EE.UU es de 12,16%, según datos de la Reserva Federal. La morosidad del portal es de sólo 0,2%, afirman sus dueños, los que ganan cobrando comisiones anuales a los inversionistas y por préstamo a los deudores.

El éxito ha sido tal que Lending Club – que tiene menos de un año- movió en sus primeros 6 meses US$ 3,5 millones y crece a una tasa del 100% cada mes. La misma historia se repite con los otros portales. Estos están regulados por distintos organismos en los países en los que operan. Por ejemplo, los préstamos de Lending Club son regulados por las leyes del Estado de Utah, que le permiten operar en todo EE.UU. y Zopa tiene licencias de crédito de la Oficina de Libre Competencia británica.

En Chile todavía no hay iniciativas similares, pero el crédito no es exclusivo de las instituciones financieras y los prestamistas deben atenerse a las normas generales de la Ley 18.010. Sin embargo, para que funcionen es imprescindible la disponibilidad de información financiera fiable. Zopa.com, por ejemplo, tiene una red de acuerdos con empresas como Equifax que verifican el historial de deudas y otros datos de las personas que se prestan antes de admitirlas como deudores.

Partizipa.com: Una nueva forma de hacer negocios

La crisis subprime ha empujado aún más el desarrollo de este modelo de negocios llevándolo al P2C, es decir, a préstamos de personas a compañías. Esta fue la idea de Agustín Cárdenas (A.C.) y Juan José Martínez (J.J.M.), socios fundadores del portal español Partizipa.com, que conecta a pequeños inversionistas directamente con proyectos empresariales, los en que, en muchos casos, también son ideas aportadas por los usuarios.

¿Cómo surgió la idea?

J.J.M.: “El trasfondo de todo esto es que la gente comienza a desconfiar del modelo”. “Los productos financieros son cada vez más complejos y opacos. Ni preguntándole al propio gestor y dónde se iba a invertir nuestro dinero, era capaz de dar una respuesta clara. Lo mismo pasa en la bolsa, donde buenas compañías se ven envueltas en movimientos especulativos“.

Decidimos crear una plataforma para hacer posible que pequeños inversores pudieran colaborar directamente con grandes proyectos“.

¿Cómo les ha ido hasta ahora?

A.C.: “Empezamos a funcionar como empresa en enero de 2008. En este tiempo hemos financiado ya varios proyectos por importes superiores a los 2 millones de euros y tenemos 1.000 usuarios en varios países