Inicio Noticias Los profundos cambios en Apple, a tres años de la muerte de...

Los profundos cambios en Apple, a tres años de la muerte de Steve Jobs

Compartir

Bajo el mando de Tim Cook, la compañía ha lanzado un iPhone más económico y otro más grande, dos ideas rechazadas de plano por el recordado ejecutivo, y que son señal de un marcado giro.

Hace tres años, falleció Steve Jobs, el recordado fundador de Apple y uno de los principales protagonistas de la revolución de la computación personal. El ejecutivo, quien había dejado su rol activo en la compañía unos meses antes, sigue siendo un referente en la empresa y la industria, siendo “¿qué habría hecho Steve Jobs?” una de las preguntas más comunes de los medios al analizar el trabajo actual de Apple.

Pero lo cierto es que, por más reverencia que el sucesor Tim Cook y el resto del equipo le tenga a Jobs, Apple ha experimentado una serie de steve-jobscambios, tanto en su imagen pública –a través de sus productos– como en su estructura interna.

Jobs murió el 5 de octubre de 2011, un día después de la presentación el iPhone 4S, el último equipo de Apple con una pantalla de 3,5 pulgadas, tamaño descrito por el ejecutivo como “ideal” para un teléfono. En eventos anteriores, el líder de Apple ya había criticado la idea de smartphones más grandes, afirmando que “nadie comprará eso”.

Aunque, tomando en cuenta el ciclo de producción, es casi seguro que haya participado en las reuniones en que se empezó el trabajo del iPhone 5 (2012), con su pantalla de 4 pulgadas, es poco probable que Jobs supiera de la intención de la compañía de lanzar dos equipos con displays aun más grandes: el iPhone 6 de 4,7 pulgadas y el 6 Plus de 5,5.

Si bien la idea parece ir en contra de los planteamientos del líder de la compañía, con ella Apple está respondiendo a una tendencia del mercado que ya no podía ignorar. Compañías como Samsung y LG estaban armando negocios importantes, particularmente en Asia, con teléfonos sobre las 5 pulgadas, en un formato conocido informalmente como “phablet”.

La decisión de sacar una versión “económica” del iPhone en 2013, a través del plástico iPhone 5c, también es algo que Jobs supuestamente habría rechazado, dado su interés por desarrollar productos que estuvieran en la gama alta del mercado. Ambos cambios en la línea de productos de Apple son señal de los cambios planteados por su sucesor.

Apple por dentro

STEVE JOBSCuando se anunció la licencia médica de Steve Jobs a comienzos de 2011, Tim Cook fue nombrado como presidente ejecutivo interino. El hasta entonces jefe de operaciones de la compañía debió tomar las riendas de una empresa que dependía de su jefe para ordenarse y producir. Pocos meses después, la salida de Jobs del puesto de CEO fue anunciada como definitiva, dejando a Cook como sucesor.

Un reciente perfil de Tim Cook en Bloomberg plantea la situación que heredó el sureño ejecutivo: equipos especializados dedicados a hardware, software, diseño, marketing; todos trabajando separados y compartiendo poca información. Según personas que trabajaban ahí en ese momento citadas por Bloomberg, “no estaba claro si esa estructura descentralizada podría sobrevivir sin una voz poderosa en la punta”.

Los cambios de la nueva era se empezaron a notar casi un año después, cuando se despide a Scott Forstall, el hombre a cargo de iOS. Ahí, el área de software quedó bajo el mando de Jony Ive, el jefe de diseño de la compañía. Es parte de una tendencia aplicada por el CEO: reforzar los roles de los ejecutivos fuertes de la empresa y hacerlos públicos. Por eso, en las presentaciones de productos, Cook pasa sólo unos minutos en el escenario, dejando a Ive (en videos), Craig Federighi, Phil Schiller y Eddy Cue hacer el fuerte de los anuncios. Es un cambio importante, frente a los monólogos de dos horas que Steve Jobs solía hacer.

Los cambios, que también han incluido adquisiciones (como la de Beats, anunciada en mayo) y acuerdos con otras compañías (IBM), no han sido bien recibidos por todos los empleados. Según Blomberg, el desarrollo centrado en equipos de trabajo más grande y el creciente interés de Cook por el impacto financiero de los distintos proyectos de la empresa (con participación de funcionarios de finanzas en reuniones de productos que antes estaban relegadas a diseñadores e ingenieros), han generado reacciones negativas.

Fuente: Emol.