Inicio Noticias La situación de los emprendimientos Fintech en A. Latina

La situación de los emprendimientos Fintech en A. Latina

Compartir

A nivel global, más de 2.000 millones de personas -la mitad de los adultos del mundo- no tienen ninguna conexión con el sistema financiero formal, siendo los servicios financieros un ingrediente clave para la construcción y el acrecentamiento de activos de la gente en situación de pobreza. Por esta razón, los nuevos emprendimientos Fintech (finanzas y tecnología) deben promover sistemas más abiertos a la innovación y atentos a la realidad de las comunidades de bajos recursos económicos.

El uso de la banca móvil resulta clave para la inclusión financiera, y se han notado grandes avances en este área, sobre todo en algunos países de África. Latinoamérica está avanzando en este sentido, como lo hacen Tanzania y Kenia; y en la creación de un entorno de inclusión financiera, al igual que India y Filipinas en Asia.

En este sentido, la tecnología tiene un gran potencial para superar la brecha de la dispersión rural, lo que va de la mano del gran compromiso por parte de los gobiernos en la implementación de formas innovadoras de llegar a sus poblaciones. Dos ejemplos de liderazgo por parte de los gobiernos en América Latina son los casos de Colombia y Paraguay, que presentan gran cantidad y variedad de programas sociales que abordan temas de inclusión financiera y productiva a varios niveles. Esto incluye el uso de la billetera electrónica para llegar a poblaciones rurales en Paraguay, y el trabajo en inclusión productiva para poblaciones víctimas del conflicto en Colombia.

Sin embargo, si hablamos en términos de exclusión financiera, podemos decir que ésta no se distingue tanto por las barreras geográficas, sino por las diferencias en la propia población atendida. En Latinoamérica, como en muchas otras regiones del mundo, las barreras que enfrenta la población vulnerable y de bajos ingresos incluyen el acceso a productos y servicios financieros accesibles y adecuados a sus necesidades (oferta), pero también el fomento de la demanda y la regulación.

Las comunidades vulnerables necesitan acceso a la información y capacitaciones adecuadas a sus necesidades; a tecnologías y aplicaciones nuevas y potentes que ayuden a fomentar la demanda, y a políticas públicas inclusivas e incluyentes que empleen los medios y el conocimiento de los actores gubernamentales para alcanzar a millones de personas.

Los esfuerzos de inclusión financiera a nivel mundial tienden a focalizarse generalmente en el problema del acceso a los servicios financieros ya disponibles, sin embargo, es necesaria una capacitación en el uso de estos servicios que incluya el conocimiento de los productos adecuados, construcción de confianza y habilidades de manejo.

En el mundo Fintech hay muchas oportunidades de ampliar el acceso a los servicios financieros, como son los programas que permiten determinar el riesgo crediticio con base en el análisis de las redes sociales del solicitante, el pago de los servicios públicos o la participación en novedosas capacitaciones financieras, sin embargo, todas las startups Fintech deben considerar la escalabilidad y pertinencia de los proyectos, pues tener una buena idea o desarrollar una buena tecnología no es suficiente, ya que es necesario comprobar que la idea o la tecnología sean aplicables a la gente con la que se quiere trabajar, y que tenga la capacidad de ir más allá de un territorio o grupo concreto.

Las innovaciones Fintech nos acercan a un futuro más inclusivo, en el cual los clientes considerados rentables ya no son solamente aquellos con altos ingresos o ingresos fijos, sino todos aquellos que necesitan de sus servicios.

Por lo tanto, el gran reto para el mundo Fintech es encontrar modelos rentables, capaces de lograr que las innovaciones tengan un retorno que las haga sostenibles, pero que también faciliten una segmentación del mercado y que superen potenciales cuestiones sobre la regulación, como el tema de la recepción de remesas internacionales. Esto requiere más trabajo, más investigación y capacidad de mejora, pero a cambio ofrece un mercado grande e interesante en el que está el futuro.