Inicio Destacados Un desafío cero tradicional

Un desafío cero tradicional

Compartir

El pasado 3 y 4 de octubre tuvo lugar el Desafío Fintech organizado por Banco de Chile con el apoyo de Digital Bank LATAM. El encuentro funcionó bajo la dinámica de Hackathon, término usado para referirse a un encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software. Estos eventos pueden durar entre dos días y una semana. El objetivo es doble: por un lado hacer aportes al proyecto de software libre que se desee y, por otro, aprender sin prisas.

Algunos hackatons tienen propósitos educativos o sociales, aunque en muchos casos el objetivo es crear un software utilizable. Los Hackatons tienden a tener un enfoque específico, que puede incluir el lenguaje de programación utilizado, el sistema operativo, una aplicación, una API, el destinatario o el contexto de la organización o de los programadores. En otros casos, no hay ninguna restricción sobre el tipo de software que está siendo creado en el evento.

El encuentro que tuvo lugar en el Stadio Italiano en Santiago de Chile, consiste en una de las formas más dinámicas y en realidad creativas, para fomentar el emprendimiento desde el sector financiero. Fueron dos días, en los que los equipos de desarrolladores seleccionados se dedican por completo a solucionar las necesidades de innovación propuestas por el mismo Banco y que buscan fortalecer los sistemas que requieran mejor desempeño al interior de la organización.

Para esta oportunidad se postularon más de 80 equipos de todos los rincones de América Latina, de los 28 solo 23 lograron llegar hasta la presentación de su solución que se realizó en el segundo día, y muchos de ellos sin dormir, compitiendo en el desarrollo de soluciones efectivas para mejorar la relación con el cliente, generar ofertas personalizadas, facilitar el acceso a los servicios del Banco, mejorar la seguridad de los canales digitales, apoyar en la educación financiera de los clientes, incorporar a las nuevas generaciones de clientes y promover la inclusión financiera. Categorías fijadas por el Banco de Chile.

Los equipos, con un máximo de 4 integrantes cada uno, tuvieron la oportunidad de libre creación en torno a App Móviles, IoT, NFC, OCR, iBeacons, Raspberry, Oculus Rift, Square, Wearables, Biometría, Realidad Aumentada, Robótica, Big Data y Analytics, entre otras.

Sin embargo, las categorías nunca son las mismas y eventos como el Desafío Fintech, caso del Banco de Chile, cada vez son más tenidos en cuenta en el sector financiero, pues es una oportunidad de fomento al emprendimiento que rompe los esquemas tradicionales de los certámenes a los que estamos acostumbrados. También permite el posicionamiento de los jóvenes talentos en el ecosistema fintech y acerca la innovación a los bancos, orientada a las verdaderas necesidades de estos.

Dentro de los tres finalistas pudimos ver la aplicación de realidad aumentada aplicada a la banca, al igual que una innovadora solución de biometría y el desarrollo tanto de un hardware como software para acercarse al cliente cuando lo necesita.

La experiencia, además de los beneficios presentados antes, es un punto de partida altamente significativo en la innovación constante de nuestra industria financiera.