Inicio Noticias La tarjeta no matará al efectivo: el 79% de los pagos en...

La tarjeta no matará al efectivo: el 79% de los pagos en Europa se hace en efectivo

Compartir

Talaris es experto a nivel mundial en tecnología de tratamiento del efectivo para gestionar cada etapa de su ciclo comercial. En su opinión, el efectivo sigue siendo el principal medio de pago. Carlos Molina, director de Marketing para el Desarrollo de Nuevos Mercados nos explica por qué.

¿Cuál es la labor de Talaris?

Talaris es experto a nivel mundial en tecnología de tratamiento del efectivo, es decir, diseñamos y fabricamos maquinaria para el conteo, dispensación y gestión de billetes y monedas, tanto para entidades financieras como para pequeños y grandes negocios. Pero si tengo que definir nuestra labor, me gustaría destacar la innovación, porque sólo potenciándola se puede mejorar el rendimiento en el tratamiento del efectivo.

Por ello, Talaris está comprometido absolutamente con la innovación e invierte en conocimiento y tecnología. Más de 140 expertos trabajan en el área de I+D, en estrecha colaboración con las fábricas, con los especialistas de Servicio al Cliente, con los ingenieros de hardware, y con los especialistas en el diseño y características de seguridad de los billetes. Con una cifra de negocio de más de 290 millones de libras, tenemos una posición de liderazgo en todo el mundo, con una cuota de mercado del 67% de la base instalada a nivel mundial según se ha publicado en informe Global Teller Assist Units 2009, publicado por Retail Banking Research Limited.
 
¿Qué soluciones ofrece Talaris a empresas y particulares?

Las soluciones de Talaris se centran en la optimización y aumento de la seguridad del tratamiento de efectivo en todo su ciclo comercial, es decir, en todos los intercambios de efectivo entre las Autoridades Monetarias, los centros de efectivo, las sucursales financieras, los comercios, las empresas y los ciudadanos.

En todos esos procesos está presente Talaris con soluciones para dispensación y reciclaje de efectivo, tratamiento de billetes y monedas, autoservicio, tecnología integrada (OEM), software de conectividad y optimización. Además ofrecemos a nuestros clientes lo que llamamos Servicios de Asistencia Total, más de 1.000 técnicos de campo especialistas en atención al cliente, actualización de equipos, solución de problemas y garantía de continuidad; así como un Centro de Reparaciones Mundial situado en Madrid que está dotado con una capacidad de reparación de alta calidad, pudiendo reparar al año más de 30.000 módulos de TCD, TCR, DTP y Vertera, y dando soporte de forma efectiva a los requerimientos de Servicio tanto en Europa como en el resto del mundo. Y por supuesto, consultoría y gestión de proyectos.
 
¿Con la globalización y las nuevas tecnologías no cree que el dinero en efectivo será desplazado por el uso de tarjetas?

Creemos que hay sitio para todos los nuevos medios de pago, pero sin ninguna duda, el efectivo seguirá existiendo. Es más, estamos seguros de que seguirá siendo clave en todas las economías. De hecho hoy sigue siendo el método de pago más utilizado del planeta, y es manejado a diario por más de 5 billones de usuarios en todo el mundo. Cerca del 79% de los pagos efectuados en Europa (307.000 millones de transacciones) se realiza en efectivo.

Hoy en día, hay más billetes y monedas en circulación que en cualquier otra época de la historia. Solo en Europa, el valor en euros del efectivo en circulación se ha triplicado en los últimos siete años. Durante el año 2009, la fabricación de billetes se elevó a 10.900 millones de unidades, esto supone un aumento del 41% respecto a la del año anterior. No parece que esté desapareciendo, ¿verdad?
 
¿Es el efectivo más seguro que las tarjetas?

Aunque es cierto que siguen existiendo falsificaciones y fraudes con efectivo, éstos son relativamente pocos en relación a la cantidad de billetes y monedas circulantes, mientras que el 60% de los fraudes financieros se debe a la falsificación de tarjetas de crédito. Además, el efectivo cuenta con una ventaja importante, al no necesitar de otros recursos o componentes para realizar su función, hay menos posibilidades de que un fallo o engaño se produzca.

Finalmente, y ésta es una de las principales ventajas, estaría el tema de la protección de los datos. El uso de ‘dinero digital’ o ‘dinero plástico’ deja un rastro que puede suponer, en manos malintencionadas, una invasión inaceptable de la privacidad. Con el efectivo eso no sucede.

¿Cómo se puede aumentar la seguridad en el manejo del efectivo? ¿Cómo evitaría las falsificaciones?

Afortunadamente, las unidades falsificadas representan un porcentaje muy pequeño, si se las compara con los billones de billetes en circulación, y esto se debe casi exclusivamente a los sofisticados procesos de producción que han “protegido” a los billetes durante generaciones.

Diría que para evitar falsos hay que defender y atacar. Defender la moneda haciéndola más segura. El euro, por ejemplo, se caracteriza por la multiplicidad de sus elementos de seguridad: pasta de papel especial, marcas de agua, láminas de luz ultravioleta, diseños detallados… Pese a todo, lo más importante es concienciar al ciudadano de la importancia de verificar todos esos elementos, y familiarizarse lo más posible con estas medidas de seguridad. El BCE aconseja el método “toque-mire-gire”: tocar los motivos en relieve, que deben estar más ásperos al tacto; mirar el billete al trasluz para ver lmarca de agua, el hilo de seguridad y el motivo de coincidencia; y girar para ver la imagen cambiante de los hologramas.

Y atacar, por supuesto por parte de las autoridades, para evitar y castigar este tipo de delitos. Pero también por parte de las entidades implicadas en la fabricación y tratamiento de dinero. En Talaris no nos rendimos, seguimos trabajando en este sentido, y nos esforzamos siempre por ir un paso por delante de los falsificadores, aunque eso signifique a veces pensar como ellos.

¿El problema del efectivo es que tanto billetes como monedas se deterioran, cómo lo evitaría?

Este problema no se puede evitar o eliminar al cien por cien, por el propio uso, la suciedad, el tacto continuo…, pero sí que se puede controlar y mejorar. De hecho, el Banco Central Europeo emitió una normativa que buscaba asegurar que todos los billetes de euro en circulación cumplan unos requisitos mínimos de calidad y buen estado físico. El 31 de diciembre de 2010 es el plazo máximo que tienen las entidades bancarias para equiparse con mecanismos que les permitan reconocer y retirar de la circulación los billetes en mal estado, para su devolución al BCE y su posterior destrucción. Talaris ofrece una completa gama de soluciones, adaptadas a las necesidades específicas de la tipología de cada cliente, que permiten identificar y retirar los billetes no aptos para el uso, según esta normativa. .

Para terminar, ¿qué le gustaría resaltar de la labor que realiza su empresa?

Por un lado, me gustaría destacar que Talaris está comprometido absolutamente con la innovación e invierte en conocimiento, y tecnología, porque sólo potenciándola se puede mejorar el rendimiento en el tratamiento del efectivo. Por otro lado, en Talaris sabemos que las empresas son el fruto de las personas que las conforman y de cómo se las motiva y desarrolla, y por ello participamos en programas como Great Place To Work. Y por último, en Talaris creemos firmemente que únicamente las organizaciones que tienen pasión por cumplir y superar las expectativas de sus clientes, disfrutarán de un éxito de larga duración.

Fuente:finanzas.com