Inicio Noticias SONDA equipa primera zona paga autosustentable de Transantiago

SONDA equipa primera zona paga autosustentable de Transantiago

Fuente: SONDA 

La primera zona paga autosustentable de Chile,  equipada con modernas soluciones del portafolio Smart City Transport de SONDA, comenzó exitosamente sus operaciones en el sector de Estación Barrancas, comuna de Pudahuel, Santiago.

Esta infraestructura, diseñada para ofrecer mejor servicio al usuario, combatir la evasión y optimizar el sistema de transporte público, es la primera de cuarenta nuevas instalaciones inteligentes de este tipo que se pondrán en funcionamiento durante los próximos cuatro meses en la capital.

La ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, destacó “la combinación de esfuerzos públicos y privados, incluyendo a CORFO, ENEL, METBUS y SONDA, para implementar una zona paga que representa el estándar que queremos replicar en todo Transantiago”.

“No sólo tiene la ventaja de pagar fuera del bus, reduciendo el tiempo de parada, sino que también representa ahorro de tiempo para las personas. Además, tiene espacio suficiente y protección, que son complementos indispensables para un buen transporte público”, precisó la secretaria de Estado.

A su vez, el director de Transporte Público Metropolitano, Fernando Saka, enfatizó que Barrancas “es el primer hito de un nuevo estándar que implementaremos en el futuro próximo en Santiago. Comenzaremos con diez nuevas zonas en el corredor de Avenida Grecia, en diciembre, hasta llegar a cuarenta en marzo de 2019. Con ellas vamos a mejorar un 90% los tiempos de espera y carga de los buses, y reduciremos entre cuatro a cinco minutos los viajes de cada persona”.

El directivo precisó que “como toda primera piedra, este fue un proceso difícil, pero teniendo ya el estándar definido, y gracias al trabajo realizado con SONDA, METBUS y ENEL, para las siguientes zonas pagas hay una cronología clara, que comenzará a desarrollarse a mediados de diciembre, cuando entren en operación los nuevos buses eléctricos”.

José Orlandini, gerente de la División Servicios de SONDA, destaca que “este proyecto, donde hemos trabajado en conjunto con un equipo interdisciplinario del Ministerio de Transportes, el Operador de transporte METBUS, CORFO, arquitectos e ingenieros, ofrece alternativas para mejorar el servicio de transporte público de Santiago con las últimas tecnologías, de probada eficiencia en sistemas que hemos implementado en otras ciudades y países”.

El ejecutivo agregó que “para nosotros es realmente un orgullo mostrar lo que pueden hacer las nuevas tecnologías para entregar un mejor servicio tanto a los usuarios como a los distintos actores del sistema de transporte público de la ciudad, porque además de mejorar la capacidad de cobro y reducir la evasión, este proyecto contempla, entre otras novedades, paneles informativos que permiten, por ejemplo, verificar la ubicación del bus y el tiempo estimado de arribo, que se traducen en una serie de ventajas que finalmente mejorarán la calidad de vida de los usuarios, avanzando hacia el sueño de lograr una ciudad inteligente que esté al servicio de sus ciudadanos”.

La nueva zona paga de Barrancas incluye validadores autosustentables, cámaras de reconocimiento biométrico facial, tótems de recarga de tarjetas, paneles de Información a usuarios, sistema de cámaras de video y elementos para establecer analítica de comportamiento de evasión y de detección de paradas de buses, entre otros avances tecnológicos.

Los validadores autosustentables permiten la descarga en línea de las transacciones hacia sistemas centrales de pago vía 3G/4G, e integran cámaras de captura de imagen con reconocimiento biométrico facial. Esto permite, por ejemplo, hacer análisis para verificar el buen uso de la TNE. Cuentan, asimismo, con alimentación mediante paneles de energía solar y construcción anti-vandálica.

A su vez, los paneles de información utilizan pantallas conectadas con los sistemas centrales vía red 3G/4G, que muestran la distancia exacta a la que el bus se encuentra del paradero, así como una estimación del tiempo que falta para su arribo. Adicionalmente, permiten el envío de mensajería variable desde el centro de control del sistema a la parada.

El sistema de video vigilancia, disponible tanto para la zona paga como su entorno, utiliza cámaras de alta definición que incorporan un micrordenador que permite conectarse a la red y ejecutar aplicaciones sobre la misma. Tienen visión en 360º y puede detectar y analizar diferentes comportamientos, como por ejemplo, de evasores, definiendo zonas que se alarman cuando son traspasadas. Además, detectan las paradas de buses con un sistema de LPR (License Plate Recognition), que lee y reconoce las placas patentes, e indica si el bus se detuvo en la parada y cuánto tiempo estuvo detenido, permitiendo mejorar la gestión y control del servicio de los buses.