Compartir

Samsung dio a conocer su servicio de pagos Samsung Pay cuando presentó en marzo los nuevos Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge. A diferencia de éstos, que llegaron al mercado el pasado día 10 de abril, Samsung Pay aún no ha hecho acto de presencia. Se rumoreaba que llegaría en julio, pero parece que finalmente aterrizará el próximo mes de septiembre en Estados Unidos y Corea, para después llegar también a Europa. Mucho se ha dicho y escrito acerca de la tecnología que impulsa Samsung Pay, pero lo que los usuarios realmente quieren conocer es si será fácil o no pagar con este servicio.

Un vídeo publicado en SamMobile nos muestra, en 22 segundos de duración, como funciona el sistema de pagos. Podemos ver la sencillez del servicio, tanto para el cliente como para el comerciante. Samsung Pay funcionará en la mayoría de los establecimientos en el momento del lanzamiento, ya que los vendedores no tendrán que invertir en nuevo hardware: podrán utilizar sus máquinas existentes, utilizando Samsung Pay a través de MST (transmisión magnética segura) y NFC (Near Field Communication).

Samsung-Pay-01Samsung pay

Eso es precisamente lo que se muestra en el vídeo. El comerciante le ofrece al cliente el terminal de punto de venta cuando es el momento de pagar, y éste simplemente autoriza desde su móvil el pago a través del sensor de huellas digitales. Lo último que tiene que hacer, es acercar el dispositivo a la máquina para pagar. Tan sencillo como eso. Samsung Pay no será lo único que se espera para septiembre. La compañía presentaría en el IFA de Berlín el nuevo Galaxy Note 5, su próxima phablet.

Por lo que se conoce hasta ahora, el nuevo dispositivo podría montar una pantalla de nada más y nada menos que 5,9 pulgadas. Sobre la resolución hay algunas dudas, ya que se han filtrado dos prototipos diferentes del terminal, uno con resolución QHD y otro con resolución 4k. Esto nos lleva a pensar, que quizá Samsung esté pensando lanzar dos variantes diferentes con dos tipos de pantalla distinta. En lo que respecta al procesador, todos los rumores coinciden en que el nuevo Galaxy Note 5 podría estar alimentado por el nuevo SoC de la casa Exynos 7422. Se trata de un modelo más potente y que le otorgará un rendimiento mayor.

Sobre la cámara también se han filtrado algunos datos, y se habla de que equiparía la misma que la de su actual buque insignia. Por tanto, estaríamos hablando de una con sensor de 16 megapíxeles. Aún así, no sería complicado que la surcoreana sorprenda y añada mejoras y nuevas características. Por su parte, es muy posible que el Galaxy Note 5 llegue gobernado por Android 5.1.1 Lollipop, la última versión de la plataforma móvil de Google. Esto supondría, que no tendría el problema de la memoria RAM, ya que ha quedado solucionado en esta actualización. De momento, estos son los únicos datos que podemos daros. Eso sí, suponemos que conforme avancen los meses y se acerque el mes de septiembre iremos consiguiendo una información más precisa sobre la nueva phablet.