Regulación ‘fintech’: tendencias de una nueva era

ley-fintech.jpg

Fuente: www.bbva.com

La importancia de la regulación ‘fintech’, consecuencia de la transformación digital, no entiende de fronteras: en Europa, tanto la Comisión Europea como la Autoridad Bancaria Europea (EBA) publicaron a mitad de 2018 sus planes de acción, fijando una hoja de ruta hasta mediados de 2019. Por su parte, el Tesoro de EE.UU. elaboró un informe de más de 200 páginas sobre financiación no bancaria, ‘fintech’ e innovación. También en México se han producido importantes novedades, al aprobarse una Ley integral de tecnología financiera (conocida como Ley ‘fintech’) que pretende aprovechar las oportunidades que ofrece la digitalización para avanzar en materia de inclusión financiera.

A pesar de que estos informes o leyes tienen contextos y situaciones completamente distintas, sí se pueden establecer unos denominadores comunes a todas ellas, tal y como detalla BBVA Research en su informe:

1. Identificación de medidas para favorecer el desarrollo de nuevos modelos de negocio controlando apropiadamente los riesgos. Un ejemplo, el entorno de los criptoactivos. Ya a principios de 2019 se han visto en Europa algunos frutos de este trabajo. Por ejemplo, en paralelo a la publicación del Plan de Acción, la Comisión presentó un propuesta legislativa para regular el ‘crowdfunding’ en la UE.

2. Identificación y eliminación de barreras a la adopción de tecnologías innovadoras en el sector financiero, como la computación en la nube o la inteligencia artificial.

3. La puesta en marcha de esquemas para facilitar la innovación (los ‘sandboxes’ regulatorios y ‘hubs’ de innovación). Recientemente, las Autoridades Europeas de Supervisión han publicado un informe aconsejando a la Comisión sobre aspectos relevantes en relación a los ‘sandboxes’ regulatorios.

Los grandes desafíos

“El desafío ha trascendido también a las autoridades internacionales, que deberán encontrar la forma de cooperar y coordinarse para responder a los desafíos de la digitalización. Por suerte, son varios los reguladores globales que han señalado esta necesidad en los últimos meses de 2018”, asegura Lucía Pacheco, economista de BBVA Research. De hecho, durante los últimos dos años se han identificado varios retos que constituyen los grandes desafíos del futuro, y que van a continuar en la agenda del sector financiero y las autoridades.

  • En el entorno de los pagos, el gran hito de 2018 ha sido la entrada en vigor de la nueva Directiva de Servicios de Pago (PSD2), que busca fomentar la competencia y reforzar la seguridad de los pagos en Europa. Para ello regula el acceso a las cuentas de pagos de los clientes por parte de terceros, que podrán ofrecer servicios de agregación de información e iniciar pagos. Durante el año las autoridades han continuado trabajando en definir los detalles técnicos.
  • Normativas sobre el acceso, uso y protección de los datos. Durante el último año el valor de los datos se ha constituido como un activo estratégico en la economía digital. Esto provoca que se creen propuestas de valor atractivas para los clientes, pero a su vez aumenta la preocupación en materia de privacidad. En Europa, esto se ha materializado en dos reglamentos: el reglamento general de protección de datos (GDPR por sus siglas en inglés), que entró en vigor en mayo de 2018, y el reglamento e-Privacy, todavía en discusión. La preocupación por la privacidad también se ha intensificado en otras geografías, como EE. UU., donde algunos estados ya han comenzado a actualizar su normativa al respecto. En paralelo, se han extendido las normativas de open banking, similares a la ya mencionada PSD2 , como en el caso de México. En la recién aprobada Ley fintech se regulan la accesibilidad y el derecho a la portabilidad de los datos.
  • Ciberseguridad: el aumento en la frecuencia y la sofisticación de los ciberataques explican porqué en 2018 se continuó trabajando en mejorar la armonización y la cooperación internacional. La ciberseguridad se situó en el centro de la agenda de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo en 2018.
  • Competencia en la era de las empresas ‘bigtech’.Durante 2018 se ha intensificado el debate público sobre el papel de las grandes empresas tecnológicas en la economía digital y en el sector financiero. En Europa, la Comisión presentó una propuesta de reglamento para delimitar algunas de sus obligaciones en su rol como plataformas de intermediación de servicios en línea en términos de transparencia y equidad. Es de esperar que esta tendencia continúe en 2019.

La importancia de la regulación ‘fintech’, consecuencia de la transformación digital, no entiende de fronteras: en Europa, tanto la Comisión Europea como la Autoridad Bancaria Europea (EBA) publicaron a mitad de 2018 sus planes de acción, fijando una hoja de ruta hasta mediados de 2019. Por su parte, el Tesoro de EE.UU. elaboró un informe de más de 200 páginas sobre financiación no bancaria, ‘fintech’ e innovación. También en México se han producido importantes novedades, al aprobarse una Ley integral de tecnología financiera (conocida como Ley ‘fintech’) que pretende aprovechar las oportunidades que ofrece la digitalización para avanzar en materia de inclusión financiera.

A pesar de que estos informes o leyes tienen contextos y situaciones completamente distintas, sí se pueden establecer unos denominadores comunes a todas ellas, tal y como detalla BBVA Research en su informe:

1. Identificación de medidas para favorecer el desarrollo de nuevos modelos de negocio controlando apropiadamente los riesgos. Un ejemplo, el entorno de los criptoactivos. Ya a principios de 2019 se han visto en Europa algunos frutos de este trabajo. Por ejemplo, en paralelo a la publicación del Plan de Acción, la Comisión presentó un propuesta legislativa para regular el ‘crowdfunding’ en la UE.

2. Identificación y eliminación de barreras a la adopción de tecnologías innovadoras en el sector financiero, como la computación en la nube o la inteligencia artificial.

3. La puesta en marcha de esquemas para facilitar la innovación (los ‘sandboxes’ regulatorios y ‘hubs’ de innovación). Recientemente, las Autoridades Europeas de Supervisión han publicado un informe aconsejando a la Comisión sobre aspectos relevantes en relación a los ‘sandboxes’ regulatorios.

Los grandes desafíos

“El desafío ha trascendido también a las autoridades internacionales, que deberán encontrar la forma de cooperar y coordinarse para responder a los desafíos de la digitalización. Por suerte, son varios los reguladores globales que han señalado esta necesidad en los últimos meses de 2018”, asegura Lucía Pacheco, economista de BBVA Research. De hecho, durante los últimos dos años se han identificado varios retos que constituyen los grandes desafíos del futuro, y que van a continuar en la agenda del sector financiero y las autoridades.

  • En el entorno de los pagos, el gran hito de 2018 ha sido la entrada en vigor de la nueva Directiva de Servicios de Pago (PSD2), que busca fomentar la competencia y reforzar la seguridad de los pagos en Europa. Para ello regula el acceso a las cuentas de pagos de los clientes por parte de terceros, que podrán ofrecer servicios de agregación de información e iniciar pagos. Durante el año las autoridades han continuado trabajando en definir los detalles técnicos.
  • Normativas sobre el acceso, uso y protección de los datos. Durante el último año el valor de los datos se ha constituido como un activo estratégico en la economía digital. Esto provoca que se creen propuestas de valor atractivas para los clientes, pero a su vez aumenta la preocupación en materia de privacidad. En Europa, esto se ha materializado en dos reglamentos: el reglamento general de protección de datos (GDPR por sus siglas en inglés), que entró en vigor en mayo de 2018, y el reglamento e-Privacy, todavía en discusión. La preocupación por la privacidad también se ha intensificado en otras geografías, como EE. UU., donde algunos estados ya han comenzado a actualizar su normativa al respecto. En paralelo, se han extendido las normativas de open banking, similares a la ya mencionada PSD2 , como en el caso de México. En la recién aprobada Ley fintech se regulan la accesibilidad y el derecho a la portabilidad de los datos.
  • Ciberseguridad: el aumento en la frecuencia y la sofisticación de los ciberataques explican porqué en 2018 se continuó trabajando en mejorar la armonización y la cooperación internacional. La ciberseguridad se situó en el centro de la agenda de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo en 2018.
  • Competencia en la era de las empresas ‘bigtech’. Durante 2018 se ha intensificado el debate público sobre el papel de las grandes empresas tecnológicas en la economía digital y en el sector financiero. En Europa, la Comisión presentó una propuesta de reglamento para delimitar algunas de sus obligaciones en su rol como plataformas de intermediación de servicios en línea en términos de transparencia y equidad. Es de esperar que esta tendencia continúe en 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

scroll to top