Inicio Noticias Proyecto de Deuda Consolidada: Nuevos antecedentes del Ministerio de Hacienda

Proyecto de Deuda Consolidada: Nuevos antecedentes del Ministerio de Hacienda

Compartir

Fuente: El Mercurio

Hacienda aclara polémico proyecto de Boletín Comercial: Las personas decidirán si se publican sus deudas. La subsecretaria puntualiza: “Esta iniciativa trasciende a los intereses de la Banca y del comercio“. Cuenta además que se establecerán una serie de derechos, entre ellos la posibilidad de obtener indemnizaciones por mal uso de los antecedentes.

El Ministerio de Hacienda quiere cambiar el eje que hasta ahora ha tenido la discusión sobre el nuevo sistema de información comercial, o deudas, de las personas. María Olivia Recart, la subsecretaria de la cartera, es clara en este punto: “Nos hemos centrado en los beneficios para las personas“, enfatiza a! respecto del proyecto de ley que ingresará al Congreso en los próximos quince días. Y es taxativa: “esta iniciativa va mucho más allá de los intereses de la banca y del retail, dos actores que son aportantes centrales de la nueva base de datos consolidadas de las deudas de los chilenos. Y explica que será decisión de cada persona divulgar su información positiva o de deudas al día.

Bastó que el Gobierno dijera que legislaría sobre las bases de datos para que se desatara la polémica. Uno de los cambios es licitar el actual boletín comercial, gestionado por la Cámara de Comercio de Santiago y crear lo que se llamó en un primer momento una registro central de riesgos y que ahora se denomina “Registro Central de Obligaciones Económicas“.

El presidente del Comercio, Peter Hill, afirmó con fuerza que el Boletín Comercial “ha constituido un aporte significativo al sistema crediticio nacional. Hoy se plantea licitarlo y nos preguntamos ¿cuál puede ser el beneficio de hacerlo considerando que ha operado en forma óptima durante más de 80 años?“.

La subsecretaria responde a algunos de los cuestionamientos: “Hemos conversado con todos los actores del sistema y diría que hoy día las críticas al proyecto son absolutamente infundadas“.

-¿Hoy día qué tipo de infracciones se cometen en el sistema de información comercial?
Hay información que es asimétrica. Hay algunos que tienen más información que otros. Hay algunos a los que se les vende la información, y a otros se les transfiere. Al cometer infracciones con las bases de datos no existe sanción, más allá de los Tribunales. Lo que estamos haciendo es tomar las mejores prácticas que existen en el mercado internacional y en el sistema nacional y convirtiendo esto en un proyecto de ley“.

-La Cámara de Comercio ha dicho que el boletín comercial ha funcionado bien durante ochenta años…
Ha funcionado bien. Yo he conversado con la gente de la Cámara, hemos conversado con la gente del retail y de los bancos. Creo que ellos han establecido autorregulaciones tardías, y desde el punto de vista de beneficiar a los dueños de la información, que son los titulares, han trabajado poco“.

El proyecto va mucho más allá de los intereses de la banca y del retail“, recalca Recart. “Hoy día salir mal en una foto es síntoma de que no eres fotogénico. En el futuro, salir mal en una foto tú lo vas a analizar en el contexto de cuántas fotos te han sacado y vas a poder decidir si eres o no fotogénico“.

Hoy si tienes un hecho aislado de mora, eres un mal pagador, porque además no tienes deuda positiva. En el futuro vas a poder mirar el historial de la persona. Toda su vida pasada fue un buen pagador, ahora tiene un evento, puede estar desempleado, pero su historia para atrás demuestra que fue un buen pagador y cuando has tenido mora ha logrado salir“.

-¿Qué implica la consolidación de las bases de datos?
La consolidación se hace al nivel de lo que hemos llamado registro central de obligaciones económicas. Las discusiones que hemos visto son de los actores del sistema y en realidad el proyecto va mucho más allá de ese debate. Nosotros valoramos el hecho de que el comercio y el retail hayan sido promotores de que un montón de gente tenga acceso al crédito que antes no tenía“.

Valoramos el esfuerzo que ellos han hecho, como decía Laurence Goldborne, con sangre, sudor y lágrimas con respecto a la construcción de sus bases de datos y no le estamos pidiendo que liberen este activo. Este activo va a seguir siendo de las casas comerciales y del retail. Ellos lo construyeron. Lo que decimos es que si la persona considera que esa información que ellos tienen, que la construyeron con ella, si la persona decide que alguien más la use, yo la pueda liberar“.

“Valoramos el hecho de que el comercio y el retail hayan sido promotores de que un montón de gente tenga acceso al crédito“.

Todo el detalle sobre el nuevo sistema

Fiscalización: será una intendencia al interior de la Superintendencia de Bancos la que regulará todo el sistema de información comercial. En la actualidad, los aportantes de información son básicamente dos: las casas comerciales y los bancos. Eso se amplía.

Nuevo pilar: el Boletín Comercial es reemplazado por un Registro Central de Obligaciones Económicas. El Recoe será licitado y gestionado por los privados. No podrá hacer pública por su cuenta toda la información que reciba. Sólo venderá a los denominados buros (como Dicom) información de la deuda en mora.

Mercado transparente: la deuda completa de una persona debe ser visada por el mismo deudor y no se informará de quiénes son los acreedores, sólo se identificarán áreas que aún no están definidas completamente. Se establecerán tarifas homogéneas para la venta de información.

Los deudores son los dueños de su información

Cambios importantes: Las personas deudoras serán las dueñas de su información de deuda vigente que no esté vencida o en mora. Es decir, la información positiva. El ReCOE sólo podrá venderla a los buros (como Dicom) con consentimiento expreso del titular de la deuda y en caso de que la persona estime que tal visión de sus acreencias le permite mejorar su acceso al crédito. El Gobierno está empeñado en conseguir que esta entrega de información sea libre, y que no termine siendo obligatoria para la entrega de algún tipo de crédito. Las personas son sujetos de otros derechos que consagra el proyecto. Por ejemplo, pueden solicitar a un banco cuál fue la información utilizada, las fuentes, que se empleó para rechazar o aprobar un crédito. Hay derechos de rectificación y los informes dirán que tal corrección fue realizada. Además se establecen derechos de indemnización, en caso de mal uso de la información. Se creará un proceso administrativo, para que no sea tan costoso el sistema ! actual, que sólo resuelve la justicia.