Inicio Columnas Perú: país de emprendedores

Perú: país de emprendedores

Compartir

Por Juan Carlos Mathews.

El aporte del emprendimiento a las economías es fundamental en el corto, mediano y largo plazo. Deriva en generación de empleo y riqueza, es un motor de la innovación y contribuye en el diseño de políticas públicas y privadas más eficaces.

GLOBAL ENTREPRENEURSHIP MONITOR (GEM)

53-Formando_EmprendimientoGEM es una iniciativa de dos reconocidas escuelas de negocio: Babson College y London Business School. Se trata de un informe anual que evalúa las actividades empresariales, las aspiraciones y las actitudes de los individuos de cara al emprendimiento. Es el estudio de mayor cobertura en términos de países participantes y cantidad de conocimiento generado.

CONDICIONES PARA EL EMPRENDIMIENTO

El estudio de GEM considera tres grandes fases del desarrollo económico:

  1. Economías basadas en recursos. Se caracteriza por agricultura de subsistencia y negocios extractivos. Existe, por tanto, una fuerte dependencia de mano de obra no calificada y recursos naturales.
  2. Economías basadas en eficiencia. Significativo incremento de la industrialización, dominan las grandes empresas pero se abren oportunidades a lo largo de toda la cadena de suministro.
  3. Economías basadas en innovación. Identificadas por creciente investigación y desarrollo (I&D), intensidad del conocimiento y fuerte expansión del sector servicios. Es en este nivel en el que se genera un gran potencial para la actividad emprendedora.

MOTIVACIONES PARA EL EMPRENDIMIENTO

Básicamente existen dos tipos de motivación: mayor independencia y mayores ingresos.

En el Perú, la motivación por independencia subió el último año de 9% en el  a 42%. Por su parte, la motivación por incrementar ingresos subió de 46% a 55%.

Así, las actividades emprendedoras con mayor participación corresponden a hoteles, restaurantes y afines como consecuencia de la expansión del turismo.

ENTORNO ESTIMULADOR

emprendimientos-de-alto-impactoDurante las últimos dos décadas, el estímulo al emprendimiento por parte del Estado, la Academia y los gremios empresariales ha mejorado progresivamente. Sin embargo, falta un impulso aún mayor y más coordinado. Existen evidentes limitaciones:

a)     Simplificación Administrativa: se requieren trámites sencillos que impliquen menos tiempo, menos pasos y menor costo para el emprendedor. Para actividades internacionales, un avance es la implementación de la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), el despacho anticipado y el Exporta fácil.

b)    Reducción de sobrecostos: laborales (flexibilización para las contrataciones), tributarios y logísticos (infraestructura, etc.).

c)     Reforma Educativa: partiendo de una evaluación del mercado laboral para identificar actividades de mayor demanda en el futuro y una adecuación de la oferta educativa a estas necesidades.

d)    Capacitación continua y especializada. El mercado es dinámico y se requiere una permanente actualización de conocimientos y de herramientas para poder participar en mercados de creciente competencia.

e)     Confianza, entendida como una variable clave, tanto para desarrollar iniciativas individuales como para participar en esfuerzos de asociatividad.

Hace poco más de una década era inusual encontrar en la prensa atención a algún caso empresarial destacado. Hoy, pese a los preocupantes niveles de inseguridad del país, son cada vez más visibles los casos de éxito empresarial. Vemos programas televisivos (Mundo Empresarial, Somos Empresa, etc.) dedicados casi exclusivamente a tratar el caso de nuestros “héroes empresariales”, periódicos (Día 1 de El Comercio, etc.) y revistas (Semana Económica, Business, etc.) también involucrados en este esfuerzo. Asimismo, se aprecia una decidida participación de la universidades –públicas y privadas – (Centro de Emprendimiento y Centro de Educación Ejecutiva de la Universidad del Pacífico) y del Estado (MINCETUR, PRODUCE, PROMPERÚ, etc.). Buena señal.

Fuente: Semana económica.